Search This Blog

Loading...

Saturday, September 13, 2014

¡Mi hijo es un “NiNi”!

Ribas, M.J.   (2014, 3 de septiembre).  ¡Mi hijo es un “NiNi”! Recuperado el 3 de septiembre de 2014, de http://www.elnuevodia.com/mihijoesunnini-1846121.html



Culto al hedonismo, elevado desempleo, fracaso escolar, alteraciones propias de la adolescencia…. Son algunas de las circunstancias, personales o sociales que, según Cristina Martín Herrera, psicopedagoga y directora de ISEP Clínic Las Palmas (islas Canarias, España) (ISEP CLP), influyen en la aparición de los denominados “NiNis” –jóvenes que ni estudian, ni trabajan-.
“En muchas ocasiones esta situación se produce como consecuencia del fracaso escolar, coincidiendo con la etapa de abandono de la enseñanza obligatoria, cuando el adolescente comienza a plantearse cosas como ‘estudiar no sirve para nada’, ‘no quiero estudiar’ o ‘estudiar me aburre’ ”, señala, la directora de ISEP CLP (laspalmas.isepclinic.es) .
Según Martín, en esta etapa los padres se encuentran con que sus “hijos adolescentes tienen un cuerpo de adulto y un cerebro de niño. Aún no han desarrollado una memoria de razonamiento, lógica, de planificación y de trabajo, la cual no se alcanza, al menos, hasta los 17 años”.
En esta etapa “el adolescente está comenzando a ser adulto y vive profundas transformaciones biológicas y alteraciones emocionales. Esto le provoca multitud de inquietudes y, en algunas ocasiones, le surgen dudas acerca de su futuro e incluso de su propio presente. Comienza a cuestionarse la utilidad y el sentido de lo que está estudiando, disminuyendo su motivación y, como consecuencia, su rendimiento”, añade.
Según Martín, el adolescente está atravesando en esos años un proceso de autoafirmación y conocimiento de sí mismo. “Es una época de cambios profundos, una crisis de crecimiento indispensable para pasar de la niñez a la edad adulta y consolidar su estructura física y psíquica. En este momento se produce un antes y un después en la relación entre padres e hijos”, explica.
“Si a esto le unimos el uso de la televisión, Internet, el iPod, la PSP, la Play Station y otras tecnologías que incentivan la pasividad y la pereza, nos encontramos con un adolescente impaciente, cómodo, perezoso, anárquico, todo lo cual se opone al estudio”, enfatiza esta experta.
Ante esta situación ¿qué pueden hacer los padres? Para esta psicopedagoga “lo primero que debemos hacer es preguntar a nuestros hijos ¿qué es lo que te gusta? y ¿qué te ves haciendo en el futuro?”.
“Debemos respetarles, entenderles y buscar juntos soluciones para acompañarles en este proceso, olvidándonos de las expectativas que como padres nos hemos creado. Debemos ayudarles a descubrir lo que más les gusta hacer”, señala.
Cristina Martín aconseja a los padres que establezcan un diálogo franco e igualitario con sus hijos ya que “averiguar cuál es la causa por la que rechazan los estudios les indicará cómo deben abordar el problema, aunque en muchas ocasiones el propio adolescente es incapaz de reconocer la razón de su rechazo”.

“La falta de seguridad les hace entrar en una etapa de indecisión que les empuja a rechazar cosas de su vida que antes no se habían cuestionado. Para ayudarles debemos poner en su conocimiento las diferentes alternativas que se le presentan, intentando vincular las diversas asignaturas con futuros puestos de trabajo o estudios universitarios” recomienda.
La directora de ISEP CLP también aconseja acudir al orientador del centro educativo u otro orientador externo, para que les facilite la información sobre las posibles salidas educativas y/o profesionales.
Estas son otras recomendaciones prácticas de Martín a los padres de un “NINI”, para que consigan que su hijo salga del limbo en el que tal vez se encuentra.

Consejos
Gánate  su confianza a través del diálogo, ofreciéndole ayuda y tratándolo como un adulto.

Limítale  el uso y tiempo dedicado a juegos electrónicos e Internet, motivándole con actividades novedosas que sustituyan a aquellos pasatiempos.

Enséñales  a administrar su tiempo y a asumir responsabilidades, haciéndoles consciente de que cada acción o decisión tiene unas consecuencias que deberá asumir.

Utiliza metas y recompensas  a corto plazo. Permitirle asistir a una fiesta o acompañarlo a un concierto al que el adolescente quiere acudir son premios que ellos valorarán muchísimo.

Anímale  a realizar actividades deportivas. La buena forma física conlleva a la neutralización de las tendencias perezosas.

Dale confianza  a la hora de tomar iniciativas que le gusten y sean saludables. Esto mejora su autoestima.
Ayúdale  a establecer una conexión entre sus estudios y sus intereses personales.

Recuérdale  que, como padres, siempre están a su lado.

Transmítele  “pasión por la vida”, comparte tus pasiones (leer, trabajo, aficiones…)  con tu hijo y descubran juntos las del adolescente.

Organiza  actividades conjuntas con la familia y ayúdale a planificar el tiempo para que pueda estar con sus amigos.

Crea un clima de confianza,  mostrándole respeto y ofreciéndole su apoyo.
Ayúdale  a descubrir sus metas.

Responsabiliza  a tu hijo de sus propias decisiones.

Evita presionarle  o intentar dirigirle hacia los deseos o expectativas que tienes como padre respecto a su futuro.

Utiliza tu conocimiento sobre las habilidades y aptitudes de tu hijo para guiarle, ayudándole a desarrollar sus intereses.

Refuerza su autoestima,  ayudándole a fijar unos objetivos realistas y alcanzables en consonancia con sus características.

Proporciónale  un tiempo de aprendizaje para que alcance las pequeñas metas que le llevarán al objetivo final.

Manten la disciplina,  potenciando la fuerza de voluntad de tu hijo, dándole confianza, comunicándole que crees en ella o él, y que no te defrauda.

El educador infoempresarial (Revolución Educativa Puertorriqueña)

Por: Norman Joel de Jesús de Jesús (2010)
La sociedad actual se ha ido moviendo de la era industrializada a la era de la información. El educador debe, por obligación magisterial, moverse a una gestión del conocimiento que sea cónsona con las realidades actuales del mundo y el país. Sin duda alguna, el educador debe convertirse en un infoempresario.
            El conocimiento es información. El empresarismo es la capacidad de ofrecer un servicio. La información es un servicio necesario en la comunidad, por tanto, es responsabilidad del que posee el conocimiento el ofrecerla mediante la empresa, o sea, convertirse en un infoempresario.
            Pero, en qué radica el infoempresarismo en la educación. Este concepto se fundamenta en tres pilares importantes: el aprender, el compartir y el patrocinar. Una formula sencilla, pero con un gran potencial que cambia vidas.
            El educador tiene la responsabilidad de aprender. El proceso de aprendizaje es constante durante la vida, pero es imprescindible que se adquieran las herramientas necesarias para saber distinguir en qué es útil y qué no lo es. El educador debe desarrollar esa intuición en beneficio propio y de los demás.
            Como educador, el maestro es el encargado de enseñar y, por consiguiente, el responsable de compartir adecuadamente lo que sabe o conoce. Este proceso es el que genera una verdadera gestión del conocimiento, pues activa la información y la hace viva en la sociedad. Le da pertinencia y validez a lo que ha aprendido. El compartir la información es la responsabilidad absoluta del educador.
            Finalmente, el educador tiene el deber de patrocinar la educación. Este debe poseer las destrezas empresariales para hacer del proceso de enseñanza y aprendizaje un verdadero ambiente positivo, reflexivo y útil. El patrocinio es la capacidad de generar acción con lo aprendido y ser capaz de enseñarlo a los demás.
            Sin duda alguna es necesaria esa movilidad hacia el infoempresarismo. El educador  debe ser el mejor comerciante de la sociedad, pues su servicio es el de la información y el conocimiento. Un servicio que no pesa ni ocupa espacio, pero que transforma vidas.