Search This Blog

Friday, March 29, 2013

Abuelos criando nietos

Por Ileana Delgado Castro / idelgado@elnuevodia.com




El cambio en la estructura familiar en muchos hogares puertorriqueños es una realidad constante.



Sobre todo, el que tiene que ver con los abuelos que se han tenido que encargar de criar y sacar adelante a sus nietos, una situación en aumento en Puerto Rico.



Y las razones son muchas y variadas, señala el director estatal de la American Association of Retired Persons (AARP), José Acarón.



Entre ellas menciona el abuso de sustancias por parte de los padres, maltrato y negligencia infantil, trastornos psiquiátricos de los padres, el encarcelamiento de estos y homicidios a consecuencia de eventos de violencia doméstica, entre muchas otras.



Según la Encuesta de la Comunidad del Negociado del Censo de 2010 encontró que, a esa fecha, en Puerto Rico había 56,214 abuelos que eran responsables por nietos menores de 18 años. De esa cantidad, el 40% tenía 60 años o más.



Se trata de una situación sumamente retante para muchos abuelos, resalta Acarón. Más que nada, porque es una responsabilidad que no habían planificado y para la que muchos no están preparados.



“Es una población que se tiene que enfrentar a muchos retos, que está exhausta y que necesita apoyo. Por eso debe ser un asunto de prioridad para desarrollar una política pública clara que les de herramientas y las ayudas necesarias para que esos niños puedan ser ciudadanos de bien en el futuro”, recomienda Acarón.



De hecho, según la guía para abuelos de la AARP, las necesidades de los niños pueden parecer abrumadoras, especialmente cuando se asume el papel de encargado principal de su crianza de manera inesperada.



“Primero, concéntrese en las necesidades básicas, como buscar un lugar adecuado para que el niño duerma; brindarle alimentos, ropa y los medicamentos que pudiera necesitar; y tratar de conseguir el equipo adecuado como un cochecito, un asiento para el automóvil o una cuna. Si es un niño mayor, obtenga toda la información que pueda sobre su escuela y demás actividades en las que participe”, recomienda la organización en su página cibernética.



Precisamente, para lidiar con esa realidad la Oficina de la Procuradora de las Personas Pensionadas y de la Tercera Edad (OPPTE) cuenta con varios programas de apoyo dirigidos a esta población. Uno de ellos, Abuelos Criando Nietos, los ayuda con la compra de materiales escolares para sus nietos, además de información sobre los recursos que pueden ayudarlos en su rol.



Otro de los programas de ayuda se conoce como Abuelos Adoptivos, compuesto por personas que ofrecen sus servicios de forma voluntaria a la comunidad y beneficia a niños con necesidades especiales, además de a personas de edad avanzada con ingresos limitados.





Ajustes necesarios



• Establece una rutina diaria para comer, acostarse a dormir y otras actividades. Esto le dará a los niños cierto sentido de estabilidad en sus vidas.



• Ayuda a tus nietos a sentirse bienvenidos en su nuevo hogar haciendo espacio para ellos y sus pertenencias. Su hogar debe ser acogedor, seguro y apto para niños.



• Practica tus destrezas de comunicación. Habla con tus nietos y asegúrate de que los niños tengan la confianza de que siempre pueden hablar contigo.



• Usa la disciplina positiva, enfatizando la educación y no en el castigo. Premia la buena conducta con elogios.



• Establece unas cuantas reglas de comportamiento y se consistente en lograr que se obedezcan.





Fuente: Administration for Children & Families (www.childwelfare.gov)

Mal comportamiento no tiene que ver con la televisión

Por BBC Mundo


Expertos señalan que pasar horas mirando la televisión o con juegos de computadora al día no afecta el desarrollo social de los niños.

Un equipo del Consejo de Investigación Médica del Reino Unido (MRC, por sus siglas en inglés), que estudió a más de 11,000 estudiantes en educación primaria, informó que es incorrecto relacionar el mal comportamiento con la televisión.

A pesar de que los especialistas descubrieron una pequeña correlación entre las dos, aseguran que otras influencias, como el estilo de educar de los padres, es probablemente la mejor explicación.

No obstante aclararon que todavía aconsejan "limitar el tiempo frente a la pantalla".

Esta advertencia cautelar se debe a que, según los expertos, pasar mucho tiempo al día mirando la televisión podría reducir cuánto tiempo el niño utiliza en otras actividades importantes como jugar con amigos o hacer tareas.

Un estudio publicado hace diez años había sugerido que mirar TV durante la primera infancia puede causar problemas de atención a la edad de siete años.

En Estados Unidos, las directrices de pediatría recomiendan que los niños no deben ver más de dos horas al día de TV y que esos programas deben ser educativos y no violentos.

El estudio sugiere que el vínculo entre TV y comportamiento infantil es complejo.

Para el estudio del MRC, publicado en la revistaArchives of Diseases in Childhood, la doctora Alison Parkes y sus colegas le pidieron a madres de todos los estratos sociales, culturales y económicos que dieran detalles sobre los hábitos televisivos de sus hijos y sus comportamientos.

Casi dos tercios de los 11,014 niños de cinco años (65%) que formaron parte del estudio miraron la TV entre una y tres horas al día, el 15% más de tres horas y menos del 2% no miró televisión.

Estar al frente de la pantalla durante más de tres horas al día a esa edad predijo un pequeño aumento en problemas de conducta al cumplir los siete años.

De acuerdo con la información proporcionada por las madres, después del séptimo cumpleaños, estos niños y niñas eran un poco más propensos de involucrarse en peleas, decir mentiras y atemorizar a sus compañeros.

El tiempo que dedicaba a los videojuegos no generó esta relación.

Y no hubo asociación entre la TV o cualquier tiempo de pantalla con otros asuntos como la hiperactividad o problemas de interacción con amigos.

Parkes, quien es jefa de la unidad de ciencias de la salud pública y social del MRC, dijo que era incorrecto culpar a la TV de los problemas sociales.

"Descubrimos que no había ningún efecto con el tiempo frente a la pantalla para la mayoría de los problemas sociales y de comportamiento que estudiamos, y que sólo había un efecto muy pequeño en problemas de conducta como peleas e intimidación".

"Nuestro trabajo sugiere que limitar la cantidad de tiempo que el niño pasa frente al televisor es, en si mismo, improbable que mejore los cambios psicosociales".

La especialista agregó que las intervenciones enfocadas en la dinámica familiar y el niño podían hacer más la diferencia y eso podría depender mucho de lo que mira el niño y si lo hace bajo la supervisión de sus padres.

Por su parte, Sonia Livingstone, profesora de psicología social de la London School of Economics, dijo que el estudio ofrecía una buena oportunidad para preguntarnos "por qué algunos niños pasan tanto tiempo mirando la televisión".

La profesora Annette Karmiloff-Smith, de la Universidad de Londres, señaló que en vez de enfocarse en los posibles efectos adversos de la TV y los videojuegos, sería bueno estudiar los posibles impactos positivos que estos podrían tener en los niños.

Mientras que Hugh Perry, miembro del cuerpo de salud mental y neurociencia del MRC, considera que "estamos viviendo en un mundo que está cada vez más dominado por el entretenimiento electrónico, y los padres están preocupados por el impacto que esto podría tener en el bienestar y la salud mental de sus hijos".

"Este estudio sugiere que la relación entre la TV y el videojuego con la salud es compleja y está influenciada por muchos otros factores sociales y ambientales".

_____________________

Recuperado de: http://www.elnuevodia.com/malcomportamientonotienequeverconlatelevision-1480440.html