Search This Blog

Sunday, March 22, 2009

Los hijos y las crisis financieras

Por Yaritza Santiago Caraballo para La Revista de ENDI.COM

Cuando sus padres le anunciaron que lo cambiarían a una escuela pública para poder ahorrar dinero ante la precaria situación financiera que vivía la familia, Gabriel, de 15 años, se sintió inundado por la tristeza, el miedo y la renuencia al cambio.
Milagros Meléndez, madre del joven, sostuvo que la familia mantuvo por años una vida holgada. Pagaban cómodamente las cuotas del colegio de sus tres hijos adolescentes, y salían en familia al cine y a comer varias veces al mes.
Pero en el 2006, su esposo perdió uno de sus dos trabajos y el dinero no alcanzó para las cuentas. “Si pagaba el colegio no podía pagar el carro, y si pagaba el carro no podíamos pagar el colegio”, relató la mujer, quien trabaja en una oficina médica.
Urgió hacer ajustes económicos, por lo que notificaron a sus hijos que reducirían las salidas y que los dos varones iban a estudiar en una escuela pública. “El grande lo entendió, pero el menor se puso bien reacio porque sentía que iba a dejar sus amistades de toda la vida. Pero era un ajuste que llevábamos tiempo pensando hacer, porque las cosas no estaban saliendo bien”, apuntó.
El diálogo fue esencial para que el jovencito pudiera superar la situación. “Tuvimos que trabajar con él poco a poco, hablarle que iba a estar en una escuela muy buena donde iba a conocer otras personas y hacer nuevos amigos, pero que también seguirá compartiendo con los amiguitos que había conocido antes”, dijo Meléndez. El esfuerzo rindió frutos, pues el joven se acopló en pocos días a la nueva escuela, donde estudia hace ya dos años.
Y lo mejor de todo es que él también contribuye a minimizar los gastos de la familia, al vender gorras y camisas que él mismo confecciona.

Crece la inestabilidad emocional
Según expertos consultados por LaREVISTA ENDI, la inestabilidad emocional familiar, especialmente en niños y adolescentes, es cada vez más palpable en muchos hogares durante este período de recesión económica, donde por tercer año escasean el dinero y el empleo.
La tasa de desempleo ya alcanza el 13% y podría aumentar con el inminente despido de más de 30,000 empleados públicos, como parte del plan del Gobierno para ayudar a reducir el gasto gubernamental y el déficit de $3,200 millones.
Para lidiar con la presión, frustración o miedo que viven las familias, la consejera sicológica familiar Glorisely Ortiz recomienda el diálogo como herramienta fundamental para aliviar esta tensión.
“Es sumamente importante poner al tanto a los hijos de lo que está sucediendo. Ellos captan y absorben lo que ven por televisión, la radio y lo que escuchan de otros adultos y compañeros. Si los padres prefieren callar, los hijos pueden sentirse culpables por lo que está pasando en la familia”, sostiene.
Para Wanda Ucci, de Naranjito y con ocho meses de embarazo, no fue fácil explicarle a sus hijos de 4 y 7 años por qué no tendrían este año una gran fiesta de cumpleaños. A su esposo le redujeron las horas de trabajo en una empresa de construcción y en vez de trabajar cinco días a la semana hoy sólo trabaja un día.
“Yo tengo el problema de que el cumpleaños de los nenes es bien cerca uno del otro. Yo les dije que como no había muchos chavitos no podía hacerles una fiesta, pero que cuando diera a luz les iba hacer algo. Y lo entendieron”, afirma Ucci. Agrega que a veces le cuesta trabajo manejar los corajes del hijo menor cuando no puede complacerle en sus gustos como solía hacerlo antes.

Callar es peor
Según el sicoanalista Alfredo Carrasquillo, dialogar con los hijos sobre el tema de crisis no es una tarea complicada si se sabe cómo hacerlo. Resaltó que el problema de muchos padres es que callan por temor a las reacciones de angustia y coraje de los hijos, y no saber manejar las suyas propias.
“Es falso decir que ‘no quiere hablar de la crisis porque quiere proteger al niño’. La realidad es que a muchos padres, especialmente los que están en riesgo de perder el empleo, el tema les angustia y no quieren aceptarlo”, sostiene Carrasquillo, quien señala que el no hablar del tema aumenta la tensión familiar.
Esto, por ejemplo, provoca que los hijos adolescentes se tornen rebeldes y no quieran ir a la escuela, y los niños se orinen en la cama o exploten con rabietas. “Todo el mundo estalla a la menor provocación y eso afecta la relación familiar”, dice.

Cómo dialogar con los hijos
Muchos padres se preguntarán cómo hablar con los hijos sobre la crisis económica.
El primer paso es estar calmado. “Hay que manejar las emociones frente a los hijos”, dice Ortiz. “No podemos hablarles con ansiedad, porque una de las lecciones que aprende el niño o el joven es cómo mantener la calma ante la situación difícil. En la medida que mantengamos la calma, que no es fácil, podremos tomar decisiones con claridad”.
Ser honestos y concretos sobre la situación que enfrenta la familia es otro consejo que da Vivian Fortuño, gerente general de Careers Transition, empresa que orienta a empleados desplazados. No obstante, dijo que los padres tienen que elegir las palabras correctas al comunicar.
Comentarios como “podría perder mi empleo” o “¡no podemos costear eso!” son preocupantes para los hijos. Por eso, hay que ofrecer palabras tranquilizadoras y más positivas como “tenemos suficiente dinero para pagar la comida y nuestra casa”, “tenemos que gastar menos en comer fuera”.
“Las personas desplazadas tienen que explicar a los hijos que debido a la situación económica su puesto de trabajo se eliminó, pero que lo están ayudando, y que tienen apoyo para explorar oportunidades. No es decirles: me quedé sin trabajo, me botaron”, dijo Fortuño, al destacar que uno de los miedos principales de muchos niños y adolescentes es perder su hogar o no ir más a la escuela.
Los entrevistados destacaron que hablarle a un niño no es igual que a un adolescente. Con los niños, la explicación debe ser breve y sencilla.
Luz Méndez, de Caguas, lo hizo con su hija. Cuando la niña tenía cinco años, vivían en Aguadilla y como el esposo fue despedido de una empresa, sólo consiguió trabajo en el área metropolitana. No pudieron mudarse todos, por lo que el padre estuvo un mes fuera del hogar, algo que la niña no entendía.
“Ella preguntaba por qué su papito no estaba con ella en la casa. Fue bien triste porque lo extrañaba. Le dije que como en el trabajo de papá se acabaron los chavitos, papá ya no tenía trabajo. Pero que él encontró un lugar donde podía conseguir esos chavitos para seguir pagando la casa, y pagarle la escuela”, señaló Méndez, quien agregó que aunque no fue fácil, la niña lo asimiló.
El dialogar con un adolescente puede resultar un poco complicado, según el sicoanalista Carrasquillo, pues están en la etapa en que todo lo cuestionan, en comparación con los niños, que creen todo lo que el adulto les dice.
“Si es necesario, los padres pueden presentar a los jóvenes la evidencia de que los gastos del hogar están más altos y los ingresos no están a la par. El padre le puede decir: ‘suma tú mismo, no dan los chavos. Hay que recortar por aquí hasta que las cosas mejoren’”, señaló Carrasquillo.
Agregó que el problema actual es que hay muchos padres “alcahuetes” que no lo conversan y dejan a los hijos despilfarrar el dinero con la excusa de que no quieren que pasen las necesidades que ellos vivieron cuando jóvenes.
Hacer partícipes a los hijos de la conversación y escuchar sus interrogantes es otro consejo que dan los expertos, pero advirtieron que los padres no deben hablar con posibilidades sino con certezas.
“Si como padre no tengo claro que nos mudaremos de casa, no le voy a decir a mis hijos que nos vamos a mudar”, señaló Ortiz. “Cuando el padre esté seguro que así será, le puede decir al hijo: ‘por lo que hablamos anteriormente hemos tenido que tomar decisiones y como eres partícipe de la familia nos vamos a mudar’”, apuntó.
Otra recomendación es involucrar a los hijos en encontrar maneras para ahorrar dinero. Si son niños, que no pueden trabajar ni traer dinero a la casa, los puede orientar sobre cómo gastar menos en agua y energía y la importancia de reciclar.
Eso hizo Marisel Colón, de Trujillo, Alto con sus tres hijos de entre seis y 21 años, la última con necesidades especiales.
“Les indiqué que para bajar los gastos de luz no podíamos prender el aire acondicionado, sino usar abanicos. Además, la niña más pequeña, que le gusta pedir mucho, está aprendiendo cómo ahorrar”, resaltó.
Colón agregó que la niña, a quien le gustan los juegos de vídeo PSP, es de las que “patalea y llora” cuando no le compran cosas, por lo que tuvo explicarle en una forma sencilla la realidad económica.
“En el momento que pide le digo en un vocabulario sencillo que las cosas están más caras y que el dinero no es suficiente para comprar lo que quiere. También le enseñé que del dinerito que le doy para la escuela eche una parte a la alcancía para que ahorre y compre lo que le quiera, y así lo ha hecho”, manifestó.
Explicar el plan financiero de la familia, si tiene uno, también es crucial. El padre puede dar detalles específicos o generales, lo importante es dejarles saber que hay un plan para sobrepasar la crisis, según Jorge Cardona, gerente de operaciones de Consumer Credit Counseling, entidad que ofrece asesoría financiera gratuita.
Si no cuenta con un plan, dijo, existen entidades como ésta que lo orientan. La empresa tiene siete oficinas a través de la Isla donde educan al ciudadano sobre el manejo de sus finanzas personales y ayudan a establecer estrategias para que pueda cumplir con sus responsabilidades y conocer sus derechos.
Mantener la comunicación abierta con los hijos y los lazos de amor también es esencial. “Que a pesar de la situación mantengan la rutina y que no falten los besos ni los abrazos”, sostuvo Ortiz, quien además recomienda a las familias buscar alternativas que sean gratis o menos costosas para poder compartir y reforzar esa relación.
De hecho, las familias entrevistadas lo pusieron en práctica.
“Aunque ya no salimos mucho al cine, vemos películas DVD en la casa”, dijo Meléndez, de Bayamón. “Como no puedo quedarme en un hotel, nos vamos un fin de semana a la casa de mi hermana en Quebradillas donde los nenes pueden disfrutar de la playa”, sostuvo Méndez, de Caguas. “Yo doy una vuelta por San Juan con los nenes y nos llevamos nuestras botellitas de agua”, señaló Colón, de Trujillo Alto, quien aconseja a todos los padres mantener el diálogo, pues eso fomenta la unión familiar, “y en estos tiempos difíciles todos tenemos que estar unidos”.

Referencia:

Santiago Caraballo, Y. (2009). Nuestros hijos ante la crisis. Recuperado el 22 de marzo de 2009, de http://www.elnuevodia.com/nuestros_hijos_ante_la_crisis/547466.html

Saturday, March 14, 2009

La pediculosis en los niñ@s

Preguntas y respuestas

¿Qué tipo de parásitos son?Los piojos son insectos como la avispa o el mosquito. Los que parasitan en el hombre se diferencian en tres grupos: los de la cabeza, del cuerpo y del pubis. Tienen cabeza, tórax y abdomen separados, así como tres pares de patas. Son hematófagos (comedores de sangre). (Girona, 2009)

¿Cómo se reproducen? Son ovíparos y tienen una fase larvaria. La hembra puede poner hasta 300 huevos o liendres, pequeñas motas blanquecinas de menos de un milímetro que se fijan a la raíz del cabello por una sustancia pegajosa secretada por el piojo hembra. A los 7 ó 10 días salen las larvas, que se transforman en piojo adulto en otros 7 ó 12 días. Y luego se repite el ciclo. (Girona, 2009)

¿Cómo se contagian? Por contacto directo de cabeza a cabeza. Los piojos no nadan, ni saltan ni vuelan. (Girona, 2009)

¿Por qué parecen preferir el pelo de los niños? Porque tienen más riesgo de contagio. Con frecuencia, los niños juntan la cabeza con las de sus compañeros, en clase o jugando. Otra razón es que el cuero cabelludo de los niños no secreta grasa y el insecto se agarra mejor. (Girona, 2009)

¿Qué productos son los más adecuados para combatir los piojos de la cabeza?Existe una amplia gama de antiparasitarios en distintas presentaciones. Se conocen como pediculicidas. (Girona, 2009)

¿Cómo actúan los tratamientos? Los pediculicidas son sustancias tóxicas con características insecticidas que, en general, actúan sobre el sistema nervioso del insecto. Como consecuencia, los piojos se paralizan, pierden la adhesión al cabello, se caen y mueren. (Girona, 2009)

¿Por qué los antiparasitarios no erradican los piojos?Por el uso incorrecto de los pediculicidas, las reinfestaciones y la actividad residual de algunas sustancias. Muchos padres no repiten el tratamiento a los 7 o 10 días del primero, otros lo aplican poco tiempo, y sobre todo, lo que más influye es el uso indiscriminado de estos productos con la creencia errónea de que previenen la infección. (Girona, 2009)

¿Es útil el vinagre? Sí, pero como complemento a los otros tratamientos. El ácido acético del vinagre es tóxico para piojos y liendres, y permite arrastrarlos más fácilmente. Se usa en una proporción de una cucharada sopera por litro de agua. Cuanto más caliente esté la mezcla, mejor. Si se utiliza como tratamiento o de manera simultáne al producto, se debe aplicar un día diferente al del tratamiento farmacológico y con el pelo seco. Para ello, se cubre la cabeza con un gorro de baño o una toalla, y se deja actuar unas dos horas. Este proceso se debe realizar dos veces a la semana durante un mes. (Girona, 2009)

SI DESEA UNA LISTA DE PRODUCTOS Y SUS DISTINTAS CLASIFICACIONES PUEDE VISITAR: http://www.healthline.com/health/lice-buyers-guide (aportación de Maggie Danhakl, Assistant Marketing Manager from Healthline • The Power of Intelligent Health
660 Third Street, San Francisco, CA 94107). 

Referencia del texto completo:

Girona, Carmen (2009). Contra los piojos, paciencia y buena luz. Publicado en El País Internacional. Recueprado el 14 de marzo de 2009, de http://www.elnuevodia.com/contra_los_piojos,_paciencia_y_buena_luz/544589.html

Saturday, March 07, 2009

Conoce cómo debes cuidar ese primer año de tu bebé

Por Francisco Galindo/EFE

Del cuidado con esmero de un bebé en su primer año de vida dependerán muchos aspectos importantes de cara al futuro, tanto de su personalidad como de sus cualidades físicas, así como de sus defensas frente a la enfermedad. Hay que estar muy pendientes de casi todo en esos doce decisivos meses: desde su proceso de crecimiento hasta las razones de llantos inesperados.
El bebé impone una serie de rutinas derivadas de su alimentación y de su descanso que nos obligan a ser responsables y a renunciar a ciertas libertades que nos permitíamos cuando vivíamos solos en pareja, sin la presencia del nuevo ser. La lactancia y el destete son dos momentos muy importantes en el desarrollo del recién nacido, así como el momento de la separación de la madre cuando debe volver al trabajo.

FAMILIAS DIVERSAS
En nuestros días, la familia tipo ha sido complementada con una casuística de lo más variada. Existen familias con hijos habidos en distintos matrimonios, monoparentales, integradas por cónyuges de un mismo sexo, con descendientes fruto de inseminación artificial o de vientres de alquiler, etc.
También han aumentado notablemente en los últimos años las familias formadas por padres con descendientes propios y adoptados, o solo adoptados de distintas procedencias, así como monoparentales con niños acogidos o en adopción.
Teniendo como referencia la familia tipo, Jo Frost, la niñera británica más conocida del mundo gracias a sus publicaciones y a su influencia mediática como protagonista del programa “Supernanny”, asegura en su libro “Ya eres mamá” (Confident baby care, Planeta 2009), que uno de los mayores enemigos de cualquier madre en ciernes es el miedo a no dar la talla como progenitora.
La “supernanny” advierte de que todo hay que aprenderlo sobre la marcha y que hay cosas que son de auténtico perogrullo. Por ejemplo, para saber cuándo hay que cambiar un pañal a un bebé no hay más que fijarse en el momento en que el pequeño comience a llorar. Esto es señal de que se siente incómodo. Póngale otro pañal y verá como cesa el llanto.
Sin embargo, Frost asegura haber observado que cuanto más cuidado ponen algunos padres primerizos al tomar al bebé en sus brazos, más suele llorar éste. Ello obedece al sexto sentido del niño que percibe inseguridad en sus progenitores. Si tomamos al bebé con firmeza y le sujetamos bien la cabecita, el lactante se sentirá protegido y, en consecuencia, mucho más tranquilo.

PLANIFICARLO TODO
Antes del parto hay que planificarlo todo al milímetro y procurar que los padres se sientan relajados. No hay que tener miedo al dolor si los doctores han advertido de que la llegada del niño no tiene previstas complicaciones graves.
Procuremos dejar la nevera llena, sobre todo el congelador, en los días previos a la salida hacia el hospital, así como la maleta con la ropa limpia que le pondremos al bebé en cuanto nazca. Tengamos controlados los números de teléfono de emergencia y de radio-taxi, y avisados los parientes más cercanos para recurrir a ellos en caso de necesidad.
Una vez que el niño ha llegado, Frost recomienda la lactancia materna el máximo tiempo posible, ya que la leche de la madre contiene la combinación justa de grasas, proteínas, hidratos de carbono, vitaminas y minerales para el recién nacido, además de los anticuerpos que estimulan su sistema inmunitario ante los previsibles ataques de virus y bacterias. También se ha demostrado que la lactancia natural reduce los gases y el estreñimiento.
No obstante, “Supernanny” entiende a las madres que, por diversas razones –adopción, enfermedad, medicación-, han optado por dar el biberón a sus hijos desde el primer momento. Hay generaciones enteras de niños criados con lactancia artificial y se han convertido en adultos perfectamente sanos. Las leches infantiles de laboratorio han progresado mucho en los últimos y ahora existen algunas en el mercado que imitan la fórmula materna, salvo los anticuerpos.
Es recomendable que el recién nacido se instale al principio en la misma habitación que los padres. El niño debe sentirse próximo a sus progenitores, quienes deben interpretar sus demandas de alimento o sus llantos en una primera fase de la vida tan importante.
Son recomendables también las vacunaciones contra todo tipo de enfermedades así como el almacenamiento de la sangre del cordón umbilical para utilizarla en aso de que el bebé sufra después determinados tipos de cáncer, desórdenes sanguíneos o genéticos, o con el fin de usarla para curar a hermanos enfermos.
En relación con la circuncisión, “Supernanny” recomienda llevarla a cabo en los primeros tres meses de vida del bebé varón, pero siempre que los dos progenitores estén de acuerdo previamente. Según parece, esta práctica hebrea puede resultar muy beneficiosa para prevenir infecciones posteriores del tracto urinario y de transmisión sexual.

LOS PRIMEROS PELIGROS
En los primeros meses de vida hay que tener en cuenta una serie de elementos que pueden resultar peligrosos para el bebé y que conviene desechar.
Almohadas: se pueden asfixiar con ellas.
Colchas o edredones: también se pueden asfixiar o acalorarse en exceso.
Mantas con demasiada pelusa: ésta puede introducírsele en la nariz o en la boca y provocarle dificultades respiratorias.
Moisés o cuna sobrecargados de muñecos de peluche: pueden acumular polvo, lo cual genera alergias, aparte de que el bebé se puede asfixiar con estos objetos.
Polvos de talco: las partículas pueden producir lesiones pulmonares.
Pañales sucios al alcance del bebé: contienen gérmenes que el niño no debe tocar bajo ningún concepto.
Baño: jamás debe dejarse a un niño solo en el baño. En cuestión de segundos puede producirse cualquier tipo de accidente irreparable.
Durante las primeras semanas de vida y antes de que la mamá se reincorpore a su trabajo, hay que sentar las bases del vínculo materno que determinarán el futuro psíquico del niño. Frost asegura que con mostrarle amor y cariño al bebé reiteradamente en esos primeros doce meses ya es bastante.
Con relación al descanso del bebé hay que procurar que se alimente bien durante el día y reciba los estímulos correspondientes. También es recomendable sacarle de paseo antes de que se duerma y, sobre todo, hay que asegurarse de que su pañal no está mojado.
Según Frost, existen una serie de animales con los que no debe estar nunca en contacto un niño de 0 a 12 meses porque se ha comprobado que transmiten salmonelosis u otras enfermedades infecciosas. Se trata de pollos, patos, sapos, ranas, lagartijas, serpientes y tortugas.
En los hospitales modernos, es habitual que se someta a exploraciones rigurosas a los recién nacidos para determinar si existe algún tipo de lesión neurológica, aunque hay veces que ésta se presenta una vez que el bebé está en casa. Por esta razón, la experta recomienda acudir al médico a toda prisa cuando se den esta serie de síntomas:
El bebé presenta rigidez o inmovilidad, come demasiado despacio o succiona poco, no responde a los estímulos fuertes, o le tiembla constantemente la mandíbula cuando no llora ni está nervioso.


Referencia:

Galindo, F. (2009). ¿Primeriza? Recuperado el 7 de marzo de 2009, de http://www.elnuevodia.com/¿primeriza?__/542153.html

Todos los derechos de autor del artículo anterior pertenecen al señor Galindo (2009). Este blog es una mera publicación de artículos relacionados a la educación preescolar y desarrollo psicomotor de los niños.

Sunday, March 01, 2009

Cultiva el hábito de la lectura

Según Valdivieso y Puyana, es inegable que la lectura es uno de los mejores hábitos que podemos adquirir a cualquier edad. Padres y maestros tartan de inculcarla en sus alumnos e hijos, conociendo los beneficios que ella aporta. Gracias a ella y durante nuestra formación escolar, vamos adquiriendo y reforzando el conocimiento de un idioma y es a la vez un instrumento clave para el estudio y aprendizaje de otros conocimientos que iremos adquiriendo a lo largo de nuestra vida.
Esto es referente a una formación académica, sin embargo, la lectura en sí una forma de entretenimiento y aprendizaje a cualquier edad. Gracias a ella, podemos utilizar los libros como instrumentos de trabajo, de investigación, de referencias, y además, a través de ellos, poder viajar a lugares y situaciones reales o ficticias.
La lectura a la vez que nos prove de un conocimiento general y nos cultiva, enriquece nuestra mente, amplía nuestro criterio y expande nuestros horizontes de manera ilimitada.
Es muy importante mencionar también, que a los niños debemos leerles durante sus primeros cinco años de vida. Ello los ayuda a fundar una base más sólida para el aprendizaje del lenguaje y a la vez estimula ciertas areas en el cerebro que son muy importantes en el area cognitiva, cuya funsión es determinante en el aprendizaje de otras disciplinas durante su educación escolar.
Existen libros para recién nacidos e infantes con una fuerte estimulación visual, libros con fotos y textos simples para prescolares y más adelante material de lectura adecuados para pequeños en la escuela primaria. Para los chicos de secundaria y bachillerato, existen una amplia variedad de libros para explorer, tales como novelas, ciencia ficción libros, enciclopedias, clásicos de la literatura, etcetera (Valdivieso & Puyana).
Algunas instituciones como las bibliotecas públicas de la ciudad, ayudan a los padres de familia con sus libros y programas educativos a lo largo del año escolar. Cada estación cuentan con temas para ofrecer material de lectura para todas las edades y de las cuales usted puede disfrutar con sólo visitar las bibliotecas públicas y obtener una credencial que lo haga miembro y con la cual podrá adquirir libros, material audiovisual y otros (Valdivieso & Puyana).
Las bibliotecas de la ciudad ofrecen también una serie de actividades infantiles de lectura y otras específicas para cada edad, además de programas tales como presentaciones musicales, actuación de magos y payasos y algunas interesantes excursiones.
Además de lo anterior, las bibliotecas ofrecen también clases de computación, servicio de Internet, conferencias y talleres, clubs de lectura y otros excelentes programas para la educación de toda la familia. Visite con sus hijos las bibliotecaslibrerías esta Navidad y aproveche la oportunidad de explorar a través de la lectura una fuente inagotable y enriquecedora de conocimientos y saber (Valdivieso & Puyana).

Referencia: Valdivieso, R. & Puyana, Y. Recuperado el 1 de marzo de 2009, de http://www.roanoke.com/columnists/spanish/wb/143425