Search This Blog

Tuesday, July 17, 2007

La escritura preescolar

Los preescolares deben practicar el uso de los músculos cortos de los dedos y las manos.

  • Anime a su hijo a cepillarse los dientes, abrocharse la ropa, abrir y cerrar cremalleras y usar cuchillo y tenedor sin ayuda.
  • Pídale a su hijo que le ayude con tareas de verdad, como separar y doblar la ropa lavada, barrer la entrada de la casa y tender las camas.
  • Juegue con su hijo. Juntos pueden enhebrar cuentas, armar rompecabezas y jugar con masilla casera.
  • Pregúntele al cuidador de su hijo qué ideas le puede dar.

Los preescolares aprenden sobre la escritura cuando ven que las personas mayores usan la escritura todos los días.

  • Deje que su hijo lo vea escribiendo todos los días. Cuando anote algo en el calendario, haga la lista de la compra, escriba su nombre en la lista de pacientes en el consultorio del médico o escriba un mensaje telefónico, explíquele a su hijo lo que está haciendo: "Le estoy escribiendo una carta a la tía Alicia. ¿Quieres contarle lo que vimos en el paseo a la biblioteca?"
  • Muéstrele a su hijo las palabras que nos rodean, en los libros de cocina, en las botellas de champú, los nombres de calles y edificios, y explíquele para qué sirven. Tome dos latas de sopa y pregúntele: "¿Qué sopa vamos a tomar? ¿De pollo o de verduras?"


A los preescolares les gusta escribir sin ayuda.

  • Procure que su hijo tenga materiales y un lugar donde escribir. Busque en la casa materiales que su hijo pueda usar para escribir: toda clase de papeles, crayolas, marcadores, lápices. Coloque los materiales en una caja abierta en una repisa baja o en un cajón bajo en la cocina para que el niño pueda alcanzarlos sin que usted le ayude.
  • Aparte un lugar para escribir en el cuarto donde su familia pasa la mayor parte del tiempo. Por ejemplo, puede cortarle las patas a una mesa y a una silla viejas para que sean de la altura apropiada para su hijo, o a veces se pueden encontrar muebles infantiles de segunda mano en liquidaciones de los vecinos o tiendas de mercaderías usadas. Mantenga catálogos y otros materiales para escribir en cajas de zapatos sobre la mesa.
  • Hable con su hijo sobre la escritura. Si le pregunta cómo se escribe una letra, deletrea un nombre o escribe una palabra, muéstrele cómo se hace. De lo contrario, déjelo que él escriba a su manera. Tal vez usted no pueda leerlo, pero él se lo puede leer a usted. Con el tiempo aprenderá a escribir palabras de modo que otros las puedan leer.

Referencia: Recuperado el día 17/07/07 de http://www.ed.gov/Family/Familias/preescol.html

Saturday, July 14, 2007

La ansiedad por separación (artículo)

La ansiedad por separación por la que pasan los niños despues de un divorcio es preocupante. Es muy típico que luego de una separación ocurran cambios en la conducta de los adultos involucrados, pues ambos tendrán que ajustarse a un nuevo estilo de vida ante la ausencia del compañero(a). Independientemente de la razón del divorcio, ocurren cambios que generan ansiedad en las personas y podrían surgir problemas si los mismos no se manejan bien. Es típico que algunos adultos presenten síntomas de depresión mayor o ansiedades y esto empeora la salud mental del adulto, lo que se refleja en dificultad para mantener el control al momento de disciplinar a los hijos.
En el caso de los menores, la situación podría ser más difícil, toda vez que a los niños les cuesta trabajo comprender el divorcio y por qué los padres se tienen que ir a vivir por separado. Se les hace difícil porque no saben cómo expresar sus miedos y preocupaciones; incluso, se pueden sentir culpables.
También a los niños les toca adaptarse a los cambios y por no tener la madurez emocional de un adulto podrían mostrar problemas de conducta. La situación podría empeorar más si los padres no saben manejar la situación, en especial entre padres que hablan mal del que era su cónyuge. Los más chicos también se pueden deprimir o padecer de una condición mental que se conoce como ansiedad por separación.
Es importante aclarar que no todos los niños y/o adolescentes se afectan de la misma manera ante el divorcio de sus padres. Esto depende de muchos factores, entre los que hay que considerar si eran muy apegados o no al padre o madre que se fue de la casa, la madurez emocional y si el ambiente antes del divorcio era uno violento.
La norma es que ocurran cambios en la conducta, tal como está mostrando tu hija. Algunos podrían verse afectados en la parte académica. Si a esto se le añade que alguno de los padres o ambos no están bien emocionalmente luego de su separación, la situación se complica.
Existen diferentes profesionales que te pueden ayudar. Si tu hijo(a) presentaba problemas de disciplina y aprendizaje desde pequeño(a), mucho antes de ocurrir el divorcio o la inestabilidad matrimonial, una evaluación neurológica y sus recomendaciones podrían servir de gran ayuda. Por otra parte, es el sicólogo quien puede ayudar a modificar esa conducta, mediante las terapias.
Es muy importante dejar establecido que los padres pueden ayudar mucho en esto. Algunas de las cosas que podrían hacer, es ponerse de acuerdo en cómo disciplinar a su hijo(a), nunca hablar mal de su ex cónyuge, demostraciones de cariño y mantener un ambiente de confianza y diálogo con su hijo(a).
Un profesional de ayuda o hasta el mismo sicólogo(a) quien atienda a tu hijo(a), si decides llevarlo(a), podría orientar a ambos padres para manejar la situación de manera saludable. La buena salud mental de ambos padres y la buena comunicación podría hacer la diferencia para facilitar el proceso de adaptación de tu hijo(a). Recuerda que los padres se divorcian entre ellos, pero no así de los hijos.

Por: Dr. Eduardo A. Lugo Díaz; psicólogo del Centro Girasol en Caguas. crcarrios@yahoo.com
Publicado en el Nuevo Día el 14 de julio de 2007
http://www.endi.com/noticia/familia/vida_y_estilo/ojo_a_la_ansiedad_por_separacion/245841

Nota: Editado para ser presentado en esta página web. No se hizo arreglos de consejos ni estilo, sino de palabras o frases para mejor entendimiento. Este artículo es basado en una pregunta hecha al Dr. Lugo por una madre preocupada (W.V.) por su hja de 10 años de edad.

Thursday, July 05, 2007

Debate sobre el apego a los videojuegos (artículo)

Nota: Esta información es muy interesante para entender los gustos de sus hijos hacia los videojuegos y sus consecuencias.

Un grupo de médicos dio marcha atrás a una controvertida propuesta para designar la adicción a los videojuegos como un desorden mental comparable al alcoholismo, y añadieron que los siquiatras deberían estudiar más el tema.
Los expertos en adicciones además se opusieron a la idea en un debate en la reunión anual de la Asociación Médica de Estados Unidos y dijeron que eran necesarios más estudios para considerar que el uso excesivo de los videojuegos es una enfermedad mental.
El juego excesivo es un problema que afecta a alrededor del 10% de los jugadores de videojuegos.
“No hay nada que sugiera que es una compleja enfermedad sicológica comparable al alcoholismo u otros desórdenes por el consumo de sustancias, y no podemos ponerle el nombre de adicción”, dijo el doctor Stuart Gitlow, de la Sociedad Médica Estadounidense de Adicciones y la Escuela de Medicina Mt. Sinai en Nueva York.
Un comité de un grupo de siquiatras relevantes había propuesto que la adicción a los videojuegos entrara en la lista de problemas psíquicos del Manual Diagnóstico y Estadístico de Desórdenes Mentales de Estados Unidos, una guía usada por la Asociación Siquiátrica para diagnosticar dolencias mentales.
Antes de que comenzara el debate sobre este asunto, el comité que hizo la propuesta dio marcha atrás y recomendó que la Asociación Siquiátrica considerara el cambio cuando revise su próximo manual de diagnóstico dentro de cinco años.
El uso ocasional de videojuegos es inofensivo y puede incluso ayudar en algunos desórdenes como el autismo, pero los médicos dicen que en casos extremos puede interferir con actividades diarias como trabajar, ducharse o incluso comer.
El doctor Louis Kraus, de la Academia de Siquiatría Infantil y Juvenil de Estados Unidos, y siquiatra del Centro Médico de la Rush University, dijo que no está claro aún si los videojuegos son adictivos.
Adictivos o no, pasar mucho tiempo jugando ante una videoconsola puede hacer abandonar otras actividades importantes.
“Cuanto más tiempo pasan los niños con los videojuegos, menos tiempo tienen para socializar, estar con sus familias y hacer ejercicio”, dijo Kraus.

Artículo por:MedlinePlus
Referencia: http://www.endi.com/noticia/familia/vida_y_estilo/debate_sobre_el_apego_a_los_videojuegos/238639