Search This Blog

Wednesday, December 30, 2009

Videojuegos: Diversión que puede ser perjudicial

Por Rubén Román Martínez, OD

En estos días, los asistentes de Santa Claus y los Reyes Magos hacen malabares para comprar uno de los regalos más solicitados por los chicos: los videojuegos.

Aunque prometen horas de diversión, el uso extremo de estos aparatos podría representar riesgos a la visión, en especial en los niños.

De acuerdo con la literatura científica, largas horas de juego pueden producir múltiples dolencias a los usuarios.

Entre ellas, visión borrosa, dolores de cabeza, mareos, malestar ocular y fatiga visual. Además, puede ocasionar problemas de enfoque e irritación ocular.

En nuestra práctica, los padres destacan que los hijos acercan sus ojos a sólo pulgadas de la pantalla, lo que, sin duda, causa estrés del sistema ocular.

En otros casos, el juego es tan intenso que los niños ni siquiera parpadean con tal de pasar la etapa.

Cuando eso sucede, cosa que también hacemos los adultos de manera inconsciente, la lubricación ocular disminuye, lo que produce irritación.

Por otra parte, en el caso de pacientes con epilepsia, también se ha concluido que el uso intensivo de los videojuegos podría estar asociado con ciertas convulsiones.

De hecho, según la Fundación de Epilepsia y otras organizaciones de salud, las convulsiones por fotosensitividad ocurren entre el 3% y el 5% de los pacientes.

En términos generales, la convulsión -a veces impercetible a simple vista- se produce cuando las imágenes que se observan en la pantalla cambian más rápido que el tiempo que necesita el sistema ocular y, posteriormente el cerebro, para decodificar tales imágenes.

Pero como los videojuegos han llegado para quedarse, es importante establecer reglas en torno a su uso. Entre ellas, te recomendamos que:


• Aunque resulte más interesante jugar en total oscuridad, procura que el niño utilice el videojuego en un lugar que esté bien iluminado. De esa forma, hará contrapeso con la brillantez de la pantalla.


• Enseña al niño a crear un “campo de fuerza imaginario” entre su rostro y el videojuego.


• La distancia idónea entre los ojos y la pantalla fluctúa entre 14 y 16 pulgadas. Eso, claro está, depende de la complexión física del menor.


• En el caso de consolas conectadas a un televisor de entre 19 y 22 pulgadas de tamaño, la distancia mínima ha de ser entre cinco a seis pies.


• A mayor tamaño de la pantalla, más amplia debe ser la distancia. Además, el juego debe sujetarse a una altura cómoda para evitar molestias en el cuello y los hombros.


• Establece un tiempo de juego total al día y períodos de descanso.


• Por ejemplo, si el niño utiliza el videojuego una hora al día, puede jugar en períodos de entre 20 minutos a media hora, seguidos de un receso.


• El receso, aunque breve, ofrecerá dos beneficios al niño: descansar su sistema visual y, como bien recomiendan los profesionales de la conducta humana, participar en otras actividades que trascienden los irresistibles videojuegos.


_____________________________________________________________________________________

El autor es optómetra clínico certificado en The Eye Doctor e instructor clínico en la Escuela de Optometría de la Universidad Interamericana. Para más información, puede enviarle un mensaje electrónico a citas.eyedoctorpr@yahoo.com o llamar al (787) 283-6567.

Referencia: Recuperado el 30 de diciembre de 2009, de http://www.elnuevodia.com/diversionquepuedeserperjudicial-653733.html

Tuesday, December 29, 2009

Hijos pequeños y groseros

Original de Associated Press (2009)


LAS VEGAS (AP) - Los padres de hoy enfrentan un nuevo tono en las conversaciones con sus hijos pequeños. ¿Qué está pasando?

Estamos en la época de los niños respondones y mientras se vuelven cada vez mejor en ello los adultos estan más cerca de perder la paciencia.

El psicólogo infantil Jim Bozigar dice que este tipo de actitud es sólo una prueba de que niño (a) está formándo su propio criterio mientras se separa de los del adulto cercano.

"... ha aprendido que puede decir que no y tener algo de poder sobre su vida", agregó Bozigar, coordinador de un programa de prevención de niños abusones en Pensilvania que antes dirigió un taller para padres que buscan lidiar con hijos respondones.

Recomienda a los padres no darle la oportunidad a sus hijos de decir que no, ofreciéndoles una opción como: ¿Quieres ducharte ahora o en tres minutos?"

Bozigar sugiere también que le dé responsabilidades domésticas a los hijos(as), diciéndole que todos los miembros de la familia tienen que ayudar. Tales sugerencias incluyen separar los platos que se van a lavar, guardar sus juguetes, alistar su mochila o poner los platos sucios en el fregadero.

"Como parte de esta dinámica de querer ser independiente, uno tiene que darles responsabilidad", afirmó.

También es necesario hablar con los hijos(as) sobre la manera correcta en la que nos comunicamos y cuándo disculparse por usar un tono grosero con alguien.

"Cuando nos hablan de esa manera, tenemos que detenerlos y preguntarles qué está pasando", dijo Bozigar.

Se recomienda aclararle cómo hace sentir a otros cuando me habla así, tan rudamente.

También hay que estar consciente de que algunas de las frases que se les puede escuchar a los hijos(as) las repiten de sus padres. "Cuántas veces le grito a otro conductor que no avanza cuando prende la luz verde del semáforo" - dice un padre (madre). "A veces le digo que "trate de nuevo" cuando se pone ropa que no hace juego. Así que cuando me contesta de una forma más diplomática sé que ella simplemente está repitiendo lo que oye".

Leah Korona, una madre de tres que reside en Henderson, Nevada, ha tomado la decisión de reducirle en algunos minutos su tiempo de dormir a su hija de 6 años cuando ella le contesta groseramente o le dice simplemente que no.

"Ella es bastante contundente al responder simplemente que no, que no va a hacerlo, cuando le pido algo", dijo Korona.

Korona agrega: "He tenido que convencerme de ignorarla. Lo hago cuando ella no consigue hacer las cosas a su manera".

Su hija de 6 años también usa la queja de "¡Este es el peor día de mi vida!".

Por ahora, lo recomendable es trabajar en cómo hablar civilizadamente entre adulto y niño(a) y en no responderse groseramente.



Referencia original recuperada el 29 de diciembre de 2009, de http://espanol.news.yahoo.com/s/ap/091228/eeuu/rep_gen_crianza_ni__os_groseros

Saturday, December 19, 2009

Más de la mitad de las familias con niños tienen computadoras

Publicado el martes, 23 de enero de 2001 en El Nuevo Herald

En esta última década las computadoras se han convertido en un objeto familiar en la vida de muchos niños, dice un informe que publicó ayer la Fundación David and Lucile Packard. El 71 por ciento de las familias norteamericanas, con hijos entre 2 y 17 años, tienen computadoras y 52 por ciento están conectadas a Internet.

La tecnología se ha diseminado con velocidad. Hace cinco años sólo el 15% de las familias con hijos entre 2 y 17 años tenía acceso a Internet y poco menos de la mitad tenía una computadora. El informe dice que el 20% de los niños de 8 a 16 años tienen computadoras en sus dormitorios, y que de éstos el 11% tiene acceso a la internet.

Pero el acceso de los niños a las computadoras varía de acuerdo con los ingresos de la familia. Sólo 22 por ciento de los muchachos en familias con ingresos anuales de menos de $20,000 tenían acceso a una computadora casera, comparado con 91 por ciento de aquellos en familias con ingresos de más de $75,000. Aúen cuando tengan acceso a una computadora, los niños en las familias de bajos ingresos lo usaron menos que los de familias de altos ingresos, quizá en parte porque las familias de bajos ingresos tienen menos posibilidades de estar conectadas a la internet.

Un sondeo nacional descrito en el informe encontró que los niños entre 2 y 5 años pasaban un promedio de 27 minutos al día en la computadora; entre 6 y 11 años, 49 minutos, y entre 12 y 17 años un promedio de 63 minutos diarios en la computadora. Mientras más tecnología haya disponible más tiempo pasan los niños frente a sus pantallas. Un sondeo en 1999 encontró que los niños entre 2 y 17 años que tenían computadoras, juegos de vídeo y televisión, pasaban unas 4 horas y 48 minutos al día frente a alguna de estas pantallas, comparado con 3 horas y 40 minutos para niños que no los tenían.

Aunque casi todas las escuelas en el país ahora están conectadas a la internet, hay grandes y evidentes disparidades en cómo utilizan las computadoras, según dice el informe, que incluye estudios de varios expertos. Henry Jay Becker, profesor de la Universidad de California en Irvine, señaló que las escuelas que sirven a niños pobres enfatizaban más el procesador de palabras y otras tareas simples, mientras que las que servían a niños más ricos enseñaban técnicas de computación que promueven la solución de problemas y una comprensión más completa.

Referencia: Recuperado el día 18 de diciembre de 2009, de
http://www.unc.edu/~hdefays/courses/span23/ninos_computadoras.html

Sunday, December 06, 2009

Regálales el valor de compartir

1 de diciembre de 2009
Janet González Bolívar / Primera Hora


Cuando llega la Navidad, los niños tienen más que preparada su lista de regalos para Santa Claus y los Reyes Magos. Ellos les comentan con entusiasmo a sus papás los juguetes que más ansían, y comparan de rabo a cabo la famosa lista de obsequios con sus amiguitos: el videojuego del momento, la muñeca más popular entre las chicas, los patines más innovadores... En fin, que en esta época de fiestas los chiquitines sólo parecen pedir y pedir, olvidándose a menudo que la Navidad es un periodo para compartir y ser agradecidos con lo que se tiene.

Para que los pequeños aprendan desde temprano el verdadero significado de la palabra compartir, los expertos destacan la importancia de la educación que reciben en el hogar. En este punto, el psicólogo Carlos Sosa explica que inculcar valores fundamentales, como la generosidad y la solidaridad, es un proceso que les cuesta tiempo a los padres y requiere un aprendizaje, máxime cuando los chiquitines son egocéntricos por naturaleza.
Los niños, por ejemplo, quieren todo para ellos, son celosos con lo que les pertenece y ven el mundo únicamente desde sus propias perspectivas. De ahí que la infancia sea la etapa del “mío”, un periodo donde dar es bastante cuesta arriba.

“La tendencia es que los niños son un poco egoístas, pero no es porque sean mala fe o porque tengan algún objetivo negativo, sino porque están desarrollando esa conceptualización de sí mismos, y por eso se centran mucho en ellos. Pero eso lo pueden ir mejorando y corrigiendo a medida que van creciendo, sobre todo con la educación que le damos”, asegura el Dr. Sosa.
Una buena estrategia para transmitirles a los pequeños el valor de compartir es felicitarlos cuando, por ejemplo, prestan sus juguetes o dividen un dulce en dos para dárselo a otro. En esos casos, los padres pueden darle una caricia a modo de “refuerzo positivo”, como se le conoce a esta táctica, logrando que “el niño se sienta contento y estimulado a que siga haciendo buenas acciones”, observa el psicólogo.

Otra técnica eficaz -y quizás la más útil- para enseñarlos a ser más desprendidos es partir del ejemplo. Los padres deben mostrarse dadivosos ante el prójimo, siendo generosos y solidarios con los demás, en especial con los que más lo necesitan. Esto hará que los hijos internalicen desde pequeños estos valores y, además, se sensibilicen ante la carencia de otros.

“A los niños hay que enseñarlos a ser pro activos en ayudar y compartir con otros, y la Navidad es un periodo en donde, precisamente, el mensaje cristiano va en esa dirección”, destaca el Dr. Sosa.

_____________________________________________

Recuperado el 6 de diciembre de 2009, de http://www.primerahora.com/diario/noticia/bienestar/vive_a_tu_manera/regalales_el_valor_de_compartir/347649

Saturday, November 28, 2009

Refuerza lo aprendido mientras duermes

Nota: Esta noticia sustenta el hecho de que los niños aprenden y crecen mientras duermen. Aprovecho el momento para orientar a los padres, cuidadores y maestros a satisfacer la necesidad de sueño de los infantes y maternales. Además de utilizar el momento para el desarrollo cognitivo mediante la utilización de CD's educativos (De Jesús, 2009).

Por El Mercurio / gda

Washington - Ruidos que se perciben durante la fase de sueño profundo pueden ayudar al cerebro a reforzar información aprendida durante el día, informó un equipo de investigadores liderado por John Rudoy de la Universidad del Noroeste en Evanston, estado de Illinois, en la revista ‘Science’ en su versión ‘online’.
Los científicos mostraron en una pantalla a 12 voluntarios 50 imágenes diferentes, asociadas con ruidos característicos, como por ejemplo el ruido de una explosión para la fotografía de la dinamita o la del maullido en el caso de un gato.
Los voluntarios debían recordar dónde aparecían las diferentes imágenes en la pantalla. A continuación, se durmieron y una vez que alcanzaron la fase de sueño profundo, los investigadores reprodujeron 25 de los 50 ruidos.
Cuando despertaron, los voluntarios fueron sometidos a una prueba de memoria, que reflejó el efecto de la reproducción de los ruidos durante el sueño: la ubicación de los objetos cuyos ruidos asociados fueron repetidos mientras las personas dormían fue recordada mucho mejor que la posición de las 25 imágenes restantes, indicaron Rudoy y colegas.
Un grupo de control de voluntarios fue sometido a una prueba de reacción, en lugar de dormir, mientras se reproducían los ruidos. En este caso, no se registró ningún efecto positivo de la repetición de los sonidos, explicaron los investigadores.
Los resultados de este estudio demuestran que el sueño tiene una gran importancia en el fortalecimiento de la memoria. Con ayuda de estímulos acústicos los expertos lograron dirigir el cerebro de los voluntarios en una determinada dirección para así reforzar determinados recuerdos.

Tomado el 29 de noviembre de 2009 de http://www.elnuevodia.com/refuerzaloaprendidomientrasduermes-641909.html

Sunday, November 15, 2009

¿El idioma del llanto de su bebé?

Por: Kate Kelland (2009, 5 de noviembre).
Editado en español por: Javier Leira
Titulo original del articulo: ¿Su bebé llora en francés o en alemán?


LONDRES (Reuters) - El llanto de un recién nacido puede sonar igual para los oídos de los padres privados de sueño en todo el mundo, pero según científicos, los bebés lloran en el idioma que sus padres hablan desde sus primeros días de vida.
Un equipo internacional de investigadores dijo que un estudio realizado con 60 recién nacidos sugería que los bebés empiezan a aprender el idioma en el útero, mucho antes de pronunciar sus primeros balbuceos y que sus llantos pueden ser distinguidos según la lengua materna.
Los recién nacidos franceses tienden a llorar con una curva melódica ascendente, mientras los alemanes prefieren una forma melódica descendente, patrones que los investigadores dijeron que encajaban con las diferencias características entre ambos idiomas.
Kathleen Wermke, de la Universidad Wuerzburg de Alemania y quien condujo el estudio con colegas de Francia y Estados Unidos, dijo que la investigación señalaba que los recién nacidos "son capaces de producir diferentes melodías de llanto" y que prefieren melodías en el patrón del idioma que escuchan desde el útero.
El equipo de Wermke grabó los llantos de 60 bebés sanos, 30 nacidos en familias de habla francesa y 30 en familias de habla alemana, cuando tenían entre tres y cinco días de vida.
Sus análisis, publicados en la revista Current Biology, revelaron claras diferencias en la forma de las melodías de los llantos de lo recién nacidos, basados en su lengua materna.
Estudios anteriores han demostrado que los fetos humanos pueden memorizar sonidos del mundo exterior durante los últimos tres meses del embarazo y se adaptan a las melodías de la música y el idioma.
Estudios de imitación vocal también han mostrado que los bebés pueden igualar sonidos de vocales habladas por adultos, pero sólo a partir de la semana número 12.
El equipo de Wermke señaló que su investigación mostraba un impacto "muy temprano" del idioma nativo y confirmó que los llantos de los bebés son su primer intento por comunicarse, específicamente con sus madres.
"Los recién nacidos probablemente son motivados a imitar el comportamiento de sus madres a fin de atraerla y (...) fomentar el vínculo", escribieron los investigadores.
"Debido a que la curva melódica podría ser el único aspecto del habla de su madre que los recién nacidos pueden imitar, esto puede explicar por qué encontramos la imitación de la curva melódica a una edad tan temprana".

Recuperado el 15 de noviembre de 2009, de http://espanol.news.yahoo.com/s/05112009/2/n-odities-bebe-llora-frances-aleman.html

Saturday, November 07, 2009

Educación: deserción escolar y pobreza en Puerto Rico

Por: Alfredo Vélez Santos. (2009). PUCPR, Ponce, PR.

Introducción
El sistema educativo de Puerto Rico ha sufrido varios cambios en su restructuración y metodología de enseñanza desde comienzos del siglo XXI. Actualmente, bajo la administración del licenciado Carlos Chardón, la empresa educativa puertorriqueña se ha envuelto en una vorágine de cambios que redundan en una verdadera reingeniería. Sin embargo, son pocos los estudios que se han realizado respecto a las consecuencias de estos cambios en la comunidad escolar, la comunidad en general y en la familia como núcleo de las dos primeras.
Según De Jesús (2005), son muchos los factores que se deben tomar en consideración al medir el desempeño y rendimiento de los estudiantes del sistema escolar de Puerto Rico. Este autor señala que se debe tomar en especial consideración la deserción escolar en las etapas tempranas de la educación formal y estudiar el impacto que tienen los niveles de desempleo que se han estado registrando en la isla y los niveles altos de pobreza que se viven a comienzos de un nuevo milenio.
Son muchos los estudiantes matriculados en las escuelas del país que por una u otra razón tienen que abandonar sus estudios. Esto para sobre llevar cargas que se esperan sean satisfechas por el gobierno y que se consideran necesidades básicas. Estas necesidades en ocasiones afectan más allá de la situación familiar obligándolos a desertar de la escuela y trabajar para sustentar a los suyos (De Jesús, 2005). En especial, en la situación actual del país que se encuentra con una tasa de 16.5% de desempleo y se considera que seguirá creciendo en los próximos trimestres económicos.
Según UNICEF, organización mundial que se encarga de velar por los derechos de los niños, la educación debe ser una gratuita y es el estado quien se ve obligado a sustentar ese derecho. Un derecho a una educación de excelencia y dirigida a crear ciudadanos capaces de ser independientes y autosustentables. Sin embargo, muchos de estos derechos se ven afectados por elementos externos como el desempleo y la pobreza.
Muchos pueden decir que en Puerto Rico no existe pobreza raspante como en otras sociedades mundiales. Sin embargo, aunque en Puerto Rico la mayoría de la gente se sustenta de ayudas gubernamentales, la pobreza es existente. Esta pobreza se refleja en la mala planificación familiar donde los núcleos familiares consisten, en su mayoría, de más de tres miembros y sólo uno de ellos es quien trabaja para sustentar a los demás. La situación se agrava cuando este miembro queda desempleado y no consigue un empleo de inmediato (De Jesús, 2005).
A continuación se desarrolla un análisis de literatura relacionada al tema de la pobreza y la educación en Puerto Rico y el mundo. Se pretende contestar preguntas tales como ¿cuáles son los niveles de deserción en la Isla? ¿Qué se está haciendo respecto al tema? ¿Cómo influye la variable de pobreza sobre el crecimiento de la deserción en las escuelas? ¿Cuáles son las recomendaciones de la política pública? Este análisis es uno reflexivo y no investigativo sobre dichas variables.
Desempleo y pobreza en Puerto Rico
El secretario del Trabajo y Recursos Humanos de Puerto Rico, el señor Miguel Romero, hizo público informes que describen el aumento del desempleo en la isla mes tras mes en el año 2009. Según las estadísticas presentadas en agosto de este año este porcentaje representan alrededor de 219,000 personas desempleadas (19.000 más que las registradas el mes anterior) y en noviembre del año en curso se espera unos 20,000 desempleados del sector gubernamental. Estos aumentos en la tasa de desempleo contrastan con los de años anteriores donde los índices eran 11.4 por ciento más bajos que en el año en curso. Estas alzas en el desempleo se deben al cierre de labores en la industria manufacturera en el país (www.centrotampa.com).
Según el Censo de 2000 el 19.2 por ciento de la población civil trabajadora se encontraba desempleada. De estas cifras el 48.7 por ciento se componía de mujeres y el 51.3 por ciento de hombres. Es importante comentar que el 40.7 por ciento de la población trabajadora en la isla la componen personas de 16 años o más y que esto representa una merma de 47.3 por ciento en comparación con el censo de 1990.
El nivel de pobreza de la población en Puerto Rico bajo un 10.7 por ciento entre los censos del 2000 y 1990. El número de hijos pobres en familias con un jefe de familia aumentó de 101,393 a 113,942 entre ambos censos. Las familias con jefe femenino sin esposo presente observaron una baja en la proporción bajo el nivel de pobreza de 9.2 por ciento, aunque el número de familias pobres aumentó (Negociado del Censo Nacional, 2000).
Es importante describir que las estadísticas del desempleo y la pobreza en la isla reflejan una baja significativa en los niveles en el comienzo del 2000, pero aún así es alarmante los aumentos estadísticos en los primeros meses del 2005. En un artículo del periódico El Diario se hace la siguiente aseveración: "La pobreza infantil en Puerto Rico es tres veces más alta que la de los Estados Unidos, pero solo se describe la pobreza sin tomar en consideración las causas de la pobreza y el impacto de la misma" (Berrios, 20004). Es aquí donde es necesario tomar acción: en encontrar esas causas y el impacto de las mismas para poder trabajarlas de manera eficaz (De Jesús, 2005).
Ahora bien, es necesario preguntarnos si el nivel de pobreza y el desempleo en las familias esta relacionado con las altas tasas de deserción escolar y el bajo rendimiento académico de los niños de la isla. ¿Es la pobreza y el desempleo los factores determinantes para que los alumnos decidan abandonar la escuela e ingresar al campo de trabajo? Estos estudiantes desertores, ¿salen realmente a trabajar para poder sustentarse a sí mismos y a sus familias, o es meramente la necesidad de dinero un disuasivo para abandonar la educación sin buscar alternativas?
La educación: deserción y rendimiento
La deserción escolar es un fenómeno que ha ido teniendo un aumento significativo en la sociedad puertorriqueña. La deserción escolar es sinónimo de varios problemas sociales que afectan directamente a todos. Existen antecedentes que demuestran que la deserción escolar se concentra mayormente en sectores de bajos ingresos económicos donde los jóvenes se ven obligados a buscar formas de aumentar sus ingresos en empleos poco remunerados y, luego de que un joven abandona los estudios es difícil que retome los mismos (Libertad de pensamiento, 2004; De Jesús, 2005).
Según el Censo de 2000, un 25.4 por ciento de la población puertorriqueña de 25 años o más no había completado el noveno grado lo que representa casi dos terceras partes de los que no tenían un diploma de escuela superior. En cuanto al nivel de educación, el 20.9 por ciento de los encuestados (20,335) por el periódico El Vocero de Puerto Rico, contaban con estudios de escuela elemental, otro 18.6 por ciento posee diploma de escuela intermedia y un 39.5 por ciento se ha graduado de escuela superior. Unas 1,239 personas encuestadas dijeron no tener ninguna escolaridad. Mientras que la deserción escolar para las comunidades pobres de todo Puerto Rico se ubicó en el 46.1 por ciento (Cruz, 2004).
Otras estadísticas importantes son los resultados de las Pruebas Puertorriqueñas de Aprovechamiento Académico (PPAA). Según las estadísticas del Departamento de Educación de Puerto Rico, 815 de 1,499 escuelas (54%) en el 2008 - 2009 no cumplen con los indicadores de calidad académica esperados lo que evidencia la necesidad de una gerencia del conocimiento más activa en beneficio de los estudiantes y la comunidad escolar para sacarlos de la situación adversa que atraviesan como entidad educativa. Además, esta acción se hace necesaria para cumplir con las metas de preeficiencia académica estudiantil para los años 2007 al 2010 en las materias de matemática (66.35% o más), español (66.35% o más) e inglés (34% o más) para garantizar un clima escolar de altas expectativas (Caro, 2008). Ambas situaciones son fundamentales en el hecho de hacer de la escuela un lugar importante para el estudio y que sea motivador al estudiante que desea permanecer allí, sin embargo, si las tendencias son a bajar los niveles de aprovechamiento se verá esto reflejado en los niveles de deserción escolar y, por ende, en la pobreza intelectual, social y económica.
En el editorial del periódico La Opinión (2005) se hace referencia a la preocupación de la comunidad respecto a los estudiantes. Menos de la mitad de los estudiantes hispanos finalizan la secundaria. El alto índice de deserción es un problema que se está agravando a pasos agigantados y donde juegan muchos factores como el medio ambiente de pobreza y la falta de motivación. Los estudiantes pobres representan la mayor tasa de deserción escolar (Centro de atención psicopedagógico Puerto Montt, 2002). Los elevados niveles de deserción aparecen vinculados a la pobreza y muchos de los jóvenes de hogares pobres se ven obligados a trabajar en la edad en que debieran tener la posibilidad de dedicarse plenamente a la escuela, lo que estimula al abandono de la misma o dificulta el proceso de aprendizaje (Kliksberg, 2001; Murillo, 2000). Aún así, aunque los recursos económicos limitados están altamente relacionados con la deserción la relación aparenta ser indirecta, sin embargo, estos estudiantes están más propensos a experimentar la enajenación y alejarse del ambiente escolar (Hale, 2005; De Jesús, 2005).
El mes en que mayor índice de deserción escolar se ha registrado es en agosto, inmediatamente después de las vacaciones del verano. Lo que ocurre es que muchos estudiantes salen de vacaciones y buscan un trabajo temporero. Cuando lo consiguen empiezan a generar ingresos y eso se convierte en incentivo para dejar la escuela. Es importante hacer referencia a que la mayoría de los estudiantes que dejan la escuela tienen mayor edad que el resto de los miembros de su grupo de estudios (Glass, 2004).
El rendimiento escolar está íntimamente relacionado con la situación laboral de los padres. Los hijos de parejas que trabajan fuera del hogar obtienen resultados significativamente más altos en comparación de aquellos estudiantes que vienen de familias desempleadas (Instituto Nacional de Calidad y Evaluación de Madrid, 2001). La repetición de grados va, igualmente, vinculada a la pobreza. La pertenencia a familias pobres va a significar desventaja para los niños en aspectos claves para su permanencia y resultados (rendimiento) en la escuela (Kliksberg, 2001). Pero, ¿cómo afectan el desempleo y la pobreza en la educación?
Los efectos del desempleo y la pobreza en la educación
Ambos factores, la pobreza y el desempleo, tienen efectos directos tanto en la familia como en el estudiante. Algunos de los efectos son evidenciados físicamente, sin embargo, muchos de ellos parecen ser casi invisibles o difíciles de detectar de primera impresión. Las investigaciones llegan al consenso de los siguientes efectos de la pobreza y el desempleo en la educación de los niños y jóvenes (Oficina Internacional del Trabajo en Ginebra, 1996; Villalobos, 1998; Kliksberg, 2001; Méndez, 2002; Herrera, 2005; De Jesús, 2005):
1. las personas desempleadas muestran síntomas de deterioro psicológico, depresión e insatisfacción. Este efecto redunda en los hijos ya que muchos de ellos manifiestan estos mismos síntomas en su actitud hacia la educación. Los hijos de personas desempleadas llevan consigo el estrés de sus padres y esto afecta el rendimiento en las prácticas educativas.
2. mayor flujo de jóvenes a los lugares de trabajo. Como se ha dicho anteriormente, muchos jóvenes desertan de la escuela en búsqueda de un trabajo para sustentarse a sí mismos y a sus familias.
3. analfabetismo y falta de calificaciones necesarias para alcanzar sus aspiraciones. Muchos de estos jóvenes desertores no alcanzan las destrezas lingüísticas necesarias para desenvolverse en sociedad y poder alcanzar un empleo de mayor remuneración económica. Es por ello que muchos de estos jóvenes se inclinan por profesiones de tiempo parcial o subempleos.
4. mayor probabilidad de obtener malos resultados en pruebas de rendimiento académico. Si los jóvenes deciden seguir sus estudios, la pobreza, los hace más vulnerables a pensamientos libres que los desvían de sus prácticas educativas.
5. hacinamiento en el hogar que impide la concentración. Muchas familias pobres son numerosas y viven en casas pequeñas. Esto afecta en la disposición de espacio para el estudio.
6. desnutrición y poco rendimiento físico. En muchas casas pobres escasea el alimento y muchos estudiantes reciben solo una comida o dos al día. Esta falta de alimentación redunda en la debilidad del cuerpo y el desgano en las actividades físicas diarias.
7. probabilidad de repetición de cursos. Según el censo de 2000 a nivel mundial el 70 por ciento de los estudiantes de nivel primario repite cursos o grados. Esto debido a las pocas motivaciones educativas por el estrés existente en las familias al tratar de arreglar sus situaciones económicas.
8. cambios frecuentes de vivienda y escuela. Muchos jóvenes se ven obligados a mudarse a apartamentos o casas más pequeñas para minorar gastos. Otros jóvenes se ven obligados a mudarse con parientes que puedan ofrecerle mayor balance económico. Esto propicia la inseguridad e inestabilidad.
9. discriminación y baja autoestima. Estos jóvenes se enfrentan a prejuicios de sus pares al no contar con los recursos necesarios para sustentar sus necesidades básicas llevándolos así a tener una baja autoestima.
10. cambios en la crianza. Muchos padres se vuelven irritables, tensos y del malhumor. Se vuelven arbitrarios y punitivos con sus hijos forzándolos a dar más de lo que realmente pueden dar.
11. consumo de drogas y alza en la agresividad. Muchos jóvenes recurren a las drogas como medio de escape y solución a sus problemas. Los jóvenes pelean más con sus pares y llegan a cometer delitos violentos.
12. incumplimiento de tareas. Los jóvenes desisten de continuar con sus metas. Se estancan y se vuelven sedentarios.
13. problemas emocionales y defectos cognitivos. Estos jóvenes enfrentan retos difíciles y emocionalmente son más susceptibles. Muchos de ellos carecen de las destrezas básicas para vivir en sociedad.
Según De Jesús (2005), estos efectos son sólo algunos a los que se enfrentan los estudiantes al estar delante de la pobreza y el desempleo. Sin embargo, los estudiantes mejoran su rendimiento educativo cuando el ingreso familiar se incrementa. Cuando el sueldo familiar sube el rendimiento escolar de los hijos también sube.
Este autor, además, señala que el sistema educativo no es el único responsable por los logros y fracasos en el rendimiento escolar, sino que, los ingresos del hogar así como las crisis económicas influyen en los resultados de los estudiantes. Ahora es importante preguntarnos cuál es la visión que tienen los estudiantes y los padres respecto a la educación.
Todos estos factores junto con el desempleo y la pobreza conllevan a que se vea la educación como algo de oscuro porvenir y de dudosa utilidad. Algunos padres consideran poco relevante la instrucción para la movilidad social de sus hijos (Hale, 2005; Puriscal, 1995). Para muchas familias el precio en la inversión educativa es muy elevado. Casi toda la educación "gratuita" es en realidad muy cara para una familia pobre que tiene que costear los libros y otros artículos escolares, los uniformes, las meriendas y demás necesidades básicas (Oficina Internacional del Trabajo en Ginebra, 1996).
Opinión comunitaria vs. Política pública
De Jesús (2005), realizó una encuesta a varias familias con hijos en la escuela para determinar cuáles consideraban los efectos del desempleo y la pobreza en la educación de sus hijos. A continuación se ofrece los resultados obtenidos por el encuestador en aquel entonces:
Mujer: " muchas veces no tenemos dinero para comprar los materiales de las asignaciones que se le dan a nuestros hijos por lo que decido no enviarlos a la escuela ese día. Ellos pierden ese día de clases y se que se aumenta el ausentismo, pero no tienen que pasar por la vergüenza de no tener lo que se les pidió. También ocurre con la merienda, a veces no tengo para darles dinero para comprarse algo de comer".
Hombre: "muchas veces no tenemos para darles dinero para las meriendas. Esto me preocupa, pues con hambre se que no se van a concentrar en lo que hacen. Así que no me molesta que mi mujer los deje en casa. A demás así ayudan un poco en casa. Se que pierden el interés en las clases y pueden ser posibles desertores, pero piden mucho en las clases".
En la actualidad, se le preguntó a un maestro sobre su pensar respecto a la influencia de la economía en la deserción escolar. Su opinión fue (Veléz, 2009):
Maestro: “La economía influye en la deserción escolar debido a que cuando las familias tienen varios hijos estudiando llega el momento en que no se tiene la capacidad económica para satisfacer las necesidades escolares. Cuando esto ocurre por lo general uno de los estudiantes se da de baja de la escuela con el propósito de irse a trabajar y poder ayudar a sus familias.”
De igual manera se les preguntó si consideraban la educación pública en Puerto Rico como un sistema gratuito para todos. Tanto las mujeres como los hombres tuvieron las mismas respuestas (De Jesús, 2005):
"La educación en Puerto Rico se supone que sea gratuita, pero piden mucho. Tanto que a veces no podemos comprar lo que se nos pide. Hay que hacer algo con eso".
La política pública en Puerto Rico es garantizar una educación de calidad y gratuita para todos los niños del país. Se ofrecen becas e incentivos monetarios a aquellos estudiantes sobresalientes para motivarlos a continuar sus estudios. Se han creado cursos de apoyo enfocados en el mejoramiento del individuo. Las escuelas están dirigidas a trabajar en beneficio de las familias y las comunidades. Recientemente se han creado las escuelas abiertas para evitar la deserción escolar y el ofreciendo de un currículo diverso y a tono con las necesidades actuales de la sociedad. Además, para garantizar que la calidad de la educación se mantenga en el más alto nivel, el Congreso de los Estados Unidos aprueba en diciembre de 2001 la Ley Pública Federal 104-110: "Que Ningún Niño Se Quede Atrás" (No Child Left Behind).
No pese a este esfuerzo de las políticas públicas en Puerto Rico la tasa de deserción escolar aumenta. De igual forma, los niveles de pobreza y desempleo continúan en aumento a paso acelerado. Por eso cabe preguntar cuán efectivas a sido la política pública y qué se va a hacer al respecto.
Sugerencias para trabajar el asunto
Es importante trabajar en conjunto para lograr erradicar el mal de la pobreza y el desempleo en Puerto Rico y ayudar de esta manera a las familias y a los estudiantes del sistema educativo del país. Este es un trabajo de equipo que dependerá de la cooperación de toda la comunidad en especial el de las familias dentro y fuera de la sociedad educativa. Entre las sugerencias que se hacen para trabajar este aspecto son las siguientes (Fundación Nacional para la Cultura Popular, 2004; De Jesús, 2005):
Es necesario fomentar y facilitar la integración de los padres al proceso educativo. Los padres deben participar de escuelas para padres que los ayuden a entender la importancia de la educación de los hijos y la necesidad de motivar la misma sin importar los factores externos que se presenten. Se deben crear centros de información familiar dirigidos a incorporar a toda la familia al proceso de aprendizaje, y a entender las situaciones que afectan el ambiente educativo, tales como la deserción escolar y la pobreza. A través de los centros se establecerá, a demás, un vínculo con la comunidad para coordinar la participación en diferentes actividades sociales.
Es importante que el gobierno comience a legislar en beneficio de la clase pobre y la clase media del país para que las aportaciones a la educación sean utilizadas en beneficio de la juventud de bajos recursos y limitar o erradicar las exigencias económicas que se llevan en las escuelas. El gobierno debe sustentar la educación de manera tal que sea mínimo el requerimiento o gasto económico de los padres en trabajos educativos para acrecentar el aprendizaje. La educación debe volver a ser gratuita en todos los aspectos del currículo y estar al alcance de todos por igual (De Jesús, 2005).
Es importante que el gobierno tome acción acelerada en la investigación de posibles soluciones en relación al desempleo. Que se creen propuestas de adiestramientos que capaciten a los padres a crear sus propias empresas o negocios y convertir las familias en autosustentables e independientes del sistema económico del gobierno.
De igual manera, es importante que el gobierno trabaje en la búsqueda de equidad en los niveles económicos de la sociedad puertorriqueña, sin caer en políticas comunistas de servicios básicos, pero sí velando por la igualdad de derechos a los servicios que se le ofrecen a la sociedad y que están cobijados en la declaración de derechos de la Constitución. Esto para garantizar la nutrición, la salud y la educación de todos.
Por último, se deben crear sistemas de apoyo psicológico a las familias que enfrentan momentos de crisis económicas y desempleo para lograr que estas familias puedan superar los efectos de estos factores. Que puedan trabajar en conjunto para que los niños y jóvenes no se afecten en su desempeño y rendimiento escolar.
Conclusión
Sin duda alguna el análisis de la pobreza y la escolaridad, en este caso la deserción escolar, es un factor importante para entender la filosofía de existencia humana que impera en el ciudadano puertorriqueño de hoy. Es además un hecho la necesidad de un estudio más profundo de las corrientes filosóficas de la educación con el propósito fundamental de crear estrategias que ayuden a disminuir el impacto de ambas variables en la comunidad y se puedan satisfacer las necesidades del educando y todos los individuos que componen la sociedad. También, es necesario crear consciencia colectiva para el entendimiento de lo antes estudiado y estimular a las comunidades a involucrarse en la educación de los niños y jóvenes con una visión de futuro.
Es imprescindible que se realicen estudios empíricos que demuestren una realidad clara sobre el asunto y que ofrezcan sugerencias alcanzables para trabajar al respecto. Son pocos los datos que relacionan ambas variables, y los que existen se basan en datos estadísticos no resiente lo que puede afectar su interpretación. Como lideres educativos es fundamentalmente necesario ser parte de la investigación activa para fomentar una idea de existencia humana digna de la sociedad moderna en la que se vive.

Referencias
__________. (1995). Determinantes de la deserción y repetición en el primer y segundo
ciclo. Puriscal: Costa Rica.
__________. (1996). El trabajo infantil: ¿qué hacer? Oficina Internacional del Trabajo:
Ginebra.
__________. (2001). Expansión y empleo. Instituto Nacional de Calidad y Evaluación:
Madrid.
__________. (26/marzo/2004). Libertad de pensamiento. Revista de Chile.
__________. (28/octubre/2004). Plataforma independentista para la cultura. Fundación
Nacional para la Cultura Popular: San Juan.
__________. (Ed.). (25/marzo/2005). Periódico La opinión: online.
Associate Press. (2009, 24 de agosto). Desempleo en Puerto Rico alcanza el 16,5%.
Recuperado 17 de octubre de 2009, de http://www2.centrotampa.com/ap-espanol/2009/aug/24/desempleo-en-puerto-rico-alcanza-el-1651/?paises-puertorico-noticias
Baez, Natalia. (2004). La deserción escolar. Argentina.
Barrios, Luis. (31/agosto/2004). Algunos desafíos puertorriqueños. Periódico El diario:
online.
Caro González, L. (2008, 15 de febrero). Con la mente en las pruebas de
aprovechamiento. Primera Hora [Edición electrónica]. Recuperado de www.primerahora.com
Censo 2000. Negociado del censo nacional.
Cruz, Liz. (5/enero/2004). Echa raíces la pobreza. El Vocero: Puerto Rico.
De Jesús, N. (2005). El impacto del desempleo y
la pobreza de las familias puertorriqueñas en el desempeño y
rendimiento escolar. [Trabajo no publicado]. Ponce, Puerto Rico: Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico
Glass, Gene. (28/julio/2004). Factores predictivos del rendimiento escolar, deserción e
ingreso a educación secundaria en una muestra de estudiantes de zonas rurales del Perú. Revista de Archivos Analíticos de Políticas Educativas: Arizona State University.
Hale, Leslie. (2005). Prevención de la deserción escolar. National Association of School
Pshicology: Okahoma.
Herrera, Claudia. (19/febrero/2005). Influye la desigualdad en el ingreso al bachillerato.
Periódico La jornada: México.
Kliksberg, Bernardo. (2001). La problemática de la familia y la educación en América
Latina: un desafío económico, social y ético. Banco Internacional de Desarrollo: Venezuela.
Méndez, María. (2002). Deserción escolar: un problema que afecta a la sociedad
argentina actual. Universidad Nacional del Sur: Argentina.
Murillo, Félix. (2000). Educación y la circularidad de la pobreza. Instituto Nacional de
Estadísticas e Informática: Perú.
Villalobos, Francisco. (1998). Empleo, subempleo y desempleo hoy. ITESO:
Guadalajara, México.
Vélez, A. (2009). Pregunta a maestro sobre su percepción relacionada a la economía puertorriqueña y su efecto en la educación. Realizada en Ponce, Puerto Rico el 17 de octubre de 2009 a un maestro de grados primarios.

________

Colaboración para el artículo de: N.J. de Jesús de Jesús. (2009).

Monday, October 26, 2009

"El desarrollo de los niños hispanos es más lento"

Este WebBlog se encarga de publicar información, la siguiente es una investigación empírica:

NUEVA YORK (AP) - Los niños hispanos de 2 ó 3 años de edad en Estados Unidos desarrollan habilidades de comprensión de lenguaje y razonamiento más lentamente que los niños blancos, según dos estudios de la Universidad de California en Berkeley.
El desarrollo cognitivo de niños hispanos de nueve a 15 meses _ como entender lo que dice una madre y empezar a usar sus propios gestos y palabras _ es estadísticamente igual entre niños hispanos y blancos, explicó Bruce Fuller, un profesor de la universidad que dirigió ambos estudios.
Sin embargo, cuando se trata de niños de entre 24 y 36 meses, los hispanos se quedan atrás en cuanto a comprensión de palabras, expresión verbal e imitación de tareas simples con sus padres en inglés o español, explicó el investigador.
Fuller y su equipo explicaron a través de un comunicado que el estudio se basa en familias hispanas de pocos recursos, las cuales fueron comparadas con familias blancas de clase media. Un desarrollo cognitivo más lento se debe a niveles bajos de educación maternal, familias numerosas y falta de prácticas educativas en el hogar, señalaron los informes.
"La gran mayoría de niños hispanos se benefician de tener a dos padres bondadosos y comprensivos en casa", dijo Fuller. "Pero las actividades de lectura y juegos educacionales, que son algo común en hogares de clase media, son menos comunes en hogares hispanos pobres".
Los resultados se basaron en el estudio continuo de 8.114 niños nacidos en 2001 y fueron publicados recientemente en la Revista Salud Maternal e Infantil (Maternal and Child Health Journal, en inglés). Otro reporte que acompaña al estudio fue publicado en la revista Pediatría (Pediatrics, en inglés).
No hay gran diferencia entre la salud de los bebés de madres de origen mexicano que hablan más español que inglés en casa y que no tienen un alto nivel educativo, comparada con los bebés de hogares no hispanos de clase media, dijo la Universidad de California, y estas madres tampoco tienen más probabilidades que las madres blancas de dar a la luz a bebés prematuros, lo que puede afectar al crecimiento cerebral del pequeño.
Lo que explica el desarrollo cognitivo más lento es la falta de prácticas educacionales en el hogar, aseguran los estudios.
Sólo una quinta parte de las madres de origen mexicano y un tercio del resto de madres hispanas han completado cursos universitarios, comparado con casi dos tercios de madres blancas.
Los autores de los estudios forman parte del Instituto de Desarrollo Humano de la Universidad de California en Berkeley, de la Facultad de Medicina de la Universidad de California en Los Angeles y del centro médico de la Universidad de Pittsburgh.

_________________________________
Nota: Estos resultados son expuestos por los autores de la investigación en referencia. No me solidarizo con los resultados de los mismos, pues como educador entiendo que el ambiente influye en el aprendizaje y los niños deben tener la oportunidad de realizar tareas en distintos tiempos antes de diagnosticar aprendizaje (De Jesús, 2009).

______________________________________________________
Referencia:

Associated Press. (2009, 26 de octubre). Estudio: Desarrollo cognitiivo de niños hispanos es más lento. Recuperado de http://espanol.news.yahoo.com/s/ap/091026/salud/amn_med_bebes_hispanos_1

Friday, October 23, 2009

Resumen histórico sobre la educación ambiental

Por: Norman Joel de Jesús de Jesús, D.Ed(c).
La enseñanza o educación verde no es una idea novedosa, pues las primeras ideas se pueden encontrar en textos de de Juan Luis Vives (1492- 1540) que insiste en que debe valorarse el papel pedagógico del medio. Según Abreu Santelises (2009), el término educación ambiental aparece en documentos de la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia, la Educación y la Cultura (UNESCO) desde 1965 y no es hasta el año 1972, en Estocolmo, durante la Conferencia de la Naciones Unidas sobre el Medio Humano, cuando se reconoce oficialmente la existencia de este concepto y de su importancia para cambiar el modelo de desarrollo. Este autor señala que fue en este simposio donde fue constituído el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), entidad coordinadora a escala internacional de las acciones a favor de la protección del entorno, incluída la educación ambiental. Acciones que desde principios del siglo XXI han ido tomando mayor énfasis debido a los cambios que se han desarrollado en el ambiente y sus efectos directos en la vida del ser humano.

La literatura relacionada a el concepto señala que existe una serie de objetivos fundamentales para la enseñanza o educación verde. Entre los objetivos principales están:

1. Conciencia: la creación de sentido de sensibilidad hacia el medio ambiente y sus problemas.
2. Conocimientos: ayudar a que los estudiantes y la comunidad desarrollen destrezas cognitivas sobre lo que es el ambiente, como funciona y cuales son las responsabilidades del ser humano como parte esencial de éste.
3. Actitudes: desarrollar valores dirigidos a la utilización adecuada de los recursos del ambiente.
4. Aptitudes: ayudar a adquirir las aptitudes necesarias para resolver problemas ambientales.
5. Capacidad de evaluación: ayudar a establecer una metodología evaluativa de qué y cómo se está trabajando el asunto del medio ambiente, para establecer protocolos adecuados.
6. Participación: desarrollar el sentido de la responsabilidad como ente activo del medio ambiente.

Abreu Santelises (2009), señala que la sensibilidad ambiental puede considerarse una meta básica o meta previa a los otros niveles y que puede ser precursora de la concienciación ambiental, o sea, de una conducta ética y responsable hacia el entorno. La enseñanza verde debe ayudar a desarrollar las aptitudes necesarias para investigar el medio ambiente en su totalidad, y para identificar y solucionar los problemas ambientales. Para lograrlo es esencial que las metodologías educativas respecto al tema ayuden a sentir una motivación de participación activa, por lo tanto se deben identificar enfoques alternativos y tomar decisiones sobre el ambiente, basándose en factores ecológicos, políticos, económicos, sociales y estéticos, así como, educativos. Por ultimo, este autor expone que la enseñanza o educación verde se debe desarrollar a través de procedimientos metodológicos que sean coherentes con sus bases éticas y conceptuales de construcción del conocimiento a partir del sujeto que aprende, o sea, destrezas que desarrollen el pensamiento global hacia una visión de acción con el propósito de solucionar problemas que nos aquejan y poder vivir en un ambiente adecuado y en armonía con nuestras vidas.

Los niños y el reciclaje

En los últimos tres años hemos visto un cambio dramático en nuestros países, los cuales de a poquito van entrando en la costumbre de reciclar. Aún nos falta mucho camino por recorrer a este respecto, por lo cual es importantísimo fomentar esta costumbre en nuestros hijos desde pequeños.
Lo mejor es hacerlo de una forma natural y divertida. En vez de darles una terrible aburrida lección sobre porqué es necesario reciclar para salvar nuestro planeta, simplemente acostumbrémoslo a hacerlo de la misma forma como les mostramos que es de buena educación taparse la boca al toser. De esta manera cuando sean más grandes ellos reciclarán de una forma natural, simplemente porque esto es lo que se hacía en casa.


Para que el reciclado sea algo divertido, mi idea ha sido reciclar los objetos que íbamos a tirar, convirtiéndolos en juguetes. Esto no sólo es bueno para cuidar el medio ambiente, sino para motivar la imaginación de nuestros hijos.
Los chiquitos pueden ver el potencial de una caja, de un frasquito o de un tarrito. Mi hijita aún no tiene dos años, y sin embargo ha sido ella la promotora de la mayoría de las ideas que les mostraré. Si no me creen, pruébenlo ustedes mismos. Dejen a sus niños solos con una caja, unas tapitas de botella o unos papeles de colores y obsérvenlos jugar. Si pueden hacer que su imaginación viaje tan rápido como la de ellos podrán "ver" lo que ellos están "viendo" en ese "juguete".


Para darles un ejemplo, cuando mis hijas y yo viajamos no cargamos con muchos juguetes, ya que esto nos conllevaría a un tremendo exceso de equipaje. Así que jugamos con lo que encontramos. Karin (mi hija mayor) tiende a asociar un juego anterior con uno nuevo. Nosotras habíamos estado jugando mucho con títeres, mayormente con los títeres pequeñitos que te pones en los dedos de las manos. A la hora del baño en el hotel, a falta de juguetitos de goma, le dí para jugar unos tarritos vacíos de shampoo. Al ratito ella se los había puesto en sus deditos y los movía mostrándomelos. Ella acababa de crear sus propios Finger Puppets (títeres para dedos).


Siguiendo con su idea, esa semana junté los frasquitos que íbamos terminando, los pinté e hice unos títeres. Cuando se los mostré su carita se llenó de alegría. Me dió la impresión que era por algo más del simple hecho de tener un juguete nuevo. De alguna forma habíamos establecido una comunicación. Mamá entendió el juego que Karin inventó en la bañera, y eso a ella le dió mucha alegría. Fue como si hubiese reconocido de inmediato el juguete. Sin que yo le dijera nada, ella tomó los títeres y se los colocó en sus deditos de la misma forma en la que antes se había colocado los frasquitos.

Para complementar nuestra educación del reciclado en casa, una actividad importante de hacer juntos es juntar objetos reciclabes (periódicos, botellas de plástico, pilas, etc.). Luego ir con nuestros hijos a los puntos de reciclaje para que ellos dispongan de los objetos y explicarles porqué es que estamos haciendo esta labor. Así estaremos doblemente estimulando a nuestros pequeños. Por un lado el ninio aprende a reusar los objetos que de otra forma dañarían el medio ambiente, y al mismo tiempo les enseñanmos que somos responsables de aquello que no podemos reutilizar en casa, y debemos deshacernos de ello en forma responsable.


Yo lo asimilo con lo que sucedía cuando yo era pequeña. En ese entonces las botellas de vidrio se devolvían al supermercado en una caja especial y por cada envase retornado te devolvían dinero. Como siempre lo hice de pequeña, ahora, años después de que la mayoría de los supermercados dejaron de aceptar envases, yo siempre que llego a un lugar nuevo verifico que exista esta opción. Me imagino que lo hago por pura costumbre. De alguna forma el hábito quedó grabado en mi mente y me parece que lo correcto es que los envases hay que guardarlos y retornarlos. La idea no debe ser tan loca, ya que de vez en cuando me llevo alguna sorpresa agradable. En los países qe están más adelantados en el tema del reciclaje, como lo es Alemania, en los supermercados hay unas máquinas que aceptan todos los envases (plástico y vidrio) y te pagan por cada uno de acuerdo con lo que te cargaron por concepto envase al comprar el producto.
Recuerden que nuestros hijos nos sobrevivirán muchos años, y serán ellos los que tendrán problemas si entre todos no aprendemos a cuidar del Planeta Tierra. ¡Ayudémoslos activamente a vivir en un mundo mejor!

Referencia:

Mundo con Familia. (2005-2009). Los niños y el reciclaje. Recuperado 23 de octubre de 2009, de http://mundoconfamilia.com/juegos/a_reciclaje_ppal_es.html

Friday, October 16, 2009

Hablar de sexo con los niños

ACLARA LAS DUDAS DE LOS CHICOS: QUE SEA EN EL HOGAR EL PRIMER LUGAR DONDE ESCUCHEN HABLAR DE SEXO.

Por Camile Roldán Soto / end.croldan@elnuevodia.com

Un hombre y una mujer se besan apasionadamente en la pantalla del televisor. Tú corres. Agarras la sábana, el cojín, las manos, lo primero que encuentras. Tapas la escena en cuestión y ¡ahhhh! Qué alivio. Llegaste a tiempo. Tu hija de ocho años no alcanzó a ver más las caricias y los besos de la pareja.
Si te identificas con esta estampa de la vida real, quizás debas revaluar el acercamiento a la sexualidad que transmites a tus hijos e hijas. No se trata de permitirles acceso indiscriminado a lo que tenga que ver con el sexo, sino de establecer el mensaje que quieres llevarles al respecto y convertir tu hogar en el primer recurso para que ellos aclaren sus dudas sobre este tema.
¿Por qué? Porque cada gesto, mirada, respuesta u omisión marcará de una u otra forma su manera de concebir las relaciones íntimas, la relación con su cuerpo y su reacción a los mensajes y modelos sobre la sexualidad provenientes de los medios de comunicación y su entorno social.
“Lo que no se habla no existe”, afirma Ada Verdejo, educadora sexual y catedrática de la Facultad de Educación de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras.
Verdejo coincide con la educadora sexual María del Carmen Santos Ortiz, al plantear que, precisamente, el mayor error respecto al tema de la educación sexual es evitarlo. A menudo, los padres parten de la premisa errónea de que hablar de sexo equivale a “dar permiso” para sostener relaciones sexuales o tentarlos a ello.
Es como si pensaran que estarán ajenos al tema en la escuela, los medios de comunicación y la publicidad, cada vez más sexualizados, observan las educadoras.
Funcionar bajo este esquema tiene dos consecuencias principales. Por un lado, se envía el mensaje de que la sexualidad es un tema vedado en el hogar, algo de lo que no se habla. Así es que cuando los menores tengan dudas buscarán aclararlas lejos de casa, exponiéndose a recibir información tergiversada o incorrecta.
Al no estar disponible para aclarar las dudas de sus hijos, los padres también pierden la valiosa oportunidad de ofrecerles una visión sobre la sexualidad que integre valores o principios importantes para ellos, pues la sexualidad involucra mucho más que la relación íntima con otra persona.
Cuando se habla de sexualidad es preciso abordar al menos tres aspectos principales, enfatiza Santos. Éstos son:

Biológico
Se refiere a la identificación de las partes del cuerpo y sus procesos (menstruación, reproducción, cambios en el físico, etc).

Sicológico
Tiene que ver con cómo se perciben a sí mismos, su autoestima, si están contentos con su cuerpo, cuán cómodos se sienten respecto a sus relaciones con otras personas, cómo enfrentan las presiones de grupo e interpersonales. Niños y niñas con lagunas en estas áreas pueden ser vulnerables a buscar afecto o aceptación a través de relaciones sexuales o intimidad con otra persona.

Social
Aborda todo lo que tiene que ver con interrelación con otras personas, los artistas, los medios de comunicación, la música que escuchan, las películas que ven, todo lo que en su entorno pueda influenciar o llevar una idea de lo que es la sexualidad.

Las educadoras sexuales señalan que integrar estos conceptos ayuda a los padres a hablar de sexualidad con sus hijos desde que son pequeños, de manera natural. Al hacerlo, el lenguaje debe ser claro. Las respuestas a preguntas deben adecuarse a la edad y madurez del menor, que no necesariamente van a la par.
Santos recomienda a los padres que busquen asesoría de pediatras, médicos de familia y educadores sexuales para aclarar dudas respecto a cómo hablarles a sus hijos.
Otros recursos valiosos son los libros y organizaciones de trayectoria como el Sexuality Information and Education Council of the United States (www.siecus.com).


_______________________
Referencia: Roldán Soto, C. (2009). Aclara las dudas de los chicos. Recuperado 16 de octubre de 2009, de http://www.elnuevodia.com/aclaralasdudasdeloschicos-626918.html

Wednesday, October 14, 2009

Cómo explicarles a los hijos el concepto de "huelga".

Cómo los padres deben afrontar este reto
Por Wanda I. Orengo Pérez / worengo@elnuevodia.com

Las manifestaciones en contra de politicas de gobiernos es una de las acciones que tienen los cuidadanos para dejar saber su sentir, un derecho constitucional. Gracias a los medios de comunicación, los adultos se mantienen informados en todo momento sobre lo que acontece, pero ¿y los menores? ¿Cómo explicarles el significado y las implicaciones de esta manifestación?
“Nosotros somos el espejo”, asegura la doctora Ivelisse Morales, psicóloga de niños. Ellos reaccionan en la medida en que los adultos reaccionan. “Lo más importante es explicarles que el paro es una protesta, una marcha, un modo de expresarse. Es esencial quitarle la carga negativa a la palabra protesta, porque lo que genera es temor, ansiedad y esto puede acarrear problemas”.
Para los más grandecitos, Morales recomienda “mantenerlos informados, pero no sobreinformados”. Aunque estén al tanto de lo que acontece en el país a través de la televisión, deben tener el menor contacto posible por las situaciones que pudieran darse.
Si los niños están cerca de la preadolescencia, “ésta debe ser una oportunidad para desarrollar su juicio crítico”, aconseja el doctor Enrique Gelpí Merheb, psicólogo clínico de niños y adolescentes.
“Es importante explicarles a los niños lo que ocurre de acuerdo con la etapa de desarrollo que estén y su temperamento para trabajar situaciones difíciles. A los más pequeños se les puede decir que es una protesta sobre los despidos, que hay gente a favor y en contra”. Añade, que “uno como padre debe ser neutral, no hay que asumir posturas negativas, exagerar ni sobrerreaccionar”.
Tanto Gelpí como Morales enfatizan en que lo fundamental es la seguridad. “Lo importante es infundirles seguridad. Es necesario explicarles que todo el mundo tiene derecho a la expresión, que más que un derecho, es una forma de decir cómo uno se siente y una alternativa a crear el diálogo”, acota la experta en niños.

____________________
Referencia: Orengo, W. (2009). Los niños ante el paro nacional. Recuperado 14 de octubre de 2009, de http://www.elnuevodia.com/losninosanteelparonacional-626428.html

Monday, October 05, 2009

Vínculo entre los dulces y la agresividad

La dieta de los menores puede influir directamente en los comportamientos violentos de adultos

Por El Mercurio / GDA

Londres - Los niños que se alimentan a diario con demasiados dulces tienden a ser más agresivos de edad adulta, según una investigación de científicos británicos.De acuerdo con el estudio, elaborado por expertos de la Universidad de Cardiff (Gales) y publicado en la revista especializada British Journal of Psychiatry, la dieta de los menores puede influir directamente en los comportamientos violentos de adultos.Los análisis de casi 17,500 participantes en el Estudio Británico Cohort de 1970 concluyeron que aquellos niños de 10 años que se alimentaron diariamente con golosinas tuvieron muchas más chances de ser sentenciados por actos violentos entre los 29 y 34 años. Según los científicos, el 69% de los participantes considerados como violentos en la edad adulta, admitieron haber comido diariamente muchos dulces y chocolates de niños, comparado con el 42% que no fue violento.El vínculo entre el consumo de golosinas y la violencia permaneció luego de que otros factores fueron considerados. "Nuestra explicación más favorable es que darles a los niños dulces y chocolates de forma regular impide que aprendan a esperar para obtener algo que quieren", declaró el científico Simon Moore, a cargo del estudio."No poder diferir la gratificación podría empujarlos a comportamientos más impulsivos, que son asociados fuertemente con la delincuencia", agregó.
Los expertos indicaron que la asociación entre el consumo de golosinas y la violencia "necesita más atención"."Aumentar los recursos para mejorar la dieta de los niños podría ser beneficioso para la salud y reducir la agresión", según la investigación.Por su parte, Julian Hunt, de la Federación de Alimentos y Bebidas, afirmó que el reporte "es pura basura"."Son los padres y otros factores sociales los que crean los comportamientos antisociales, y no las golosinas", subrayó Hunt.

Referencia: http://www.elnuevodia.com/vinculoentrelosdulcesylaagresividad-623012.html

APRENDE A IDENTIFICAR PROBLEMAS DE SUEÑO EN TU HIJO Y CÓMO RESOLVERLOS

Por Camile Roldán Soto

Si la hora de acostar a dormir a tus hijos se ha convertido en un momento de tensión, no estás sola. Se estima que alrededor de 24% de los niños de edad escolar experimentan algún problema, leve o severo, al conciliar el sueño.
La buena noticia es que mientras más temprano atiendas la situación mejores probabilidades tienes de criar un niño con buenos hábitos al dormir que lo acompañarán a lo largo de la vida.
El doctor George P. Fahed Iñigo, especialista en neumología, cuidado crítico y disturbios del sueño, explica que los patrones de descanso aprendidos durante la niñez en gran medida determinan la calidad del reposo en la adultez.
En la infancia, el sueño inadecuado puede ocasionar en el niño irritabilidad, problemas en la conducta, el desempeño académico o en la dinámica familiar. En casos severos, provocan dificultades en el crecimiento.
“Gran parte del desarrollo neurológico, de la memoria, los músculos y los huesos depende de liberación de hormonas que se secretan durante el sueño”, explica el doctor, director de la clínica Sommos en Ponce.
Lo ideal, sostiene Fahed, es desarrollar a partir del nacimiento una rutina consistente al dormir. Esto no siempre es fácil, debido al ritmo de vida, responsabilidades y, en ocasiones, la falta de organización familiar.
La psicóloga clínica, Giselle Medina, explica que desde el vientre los bebés son susceptibles a los cambios en la madre, por lo que resulta saludable que durante el embarazo, la madre mantenga una rutina de descanso lo más estable posible.
Como madre lactante de un niño de un año y tres meses, Medina reconoce lo cuesta arriba que puede ser lidiar con un bebé cuando despierta en la noche.
Explica que aunque algunas teorías afirman que los bebés deben dormir junto a sus padres los primeros años de vida, ella optó por mantener al pequeño en su cuarto, pues coincide con otros acercamientos acerca de la necesidad de que los niños estén seguros en su propio espacio.
A los padres que prefieren tener a su bebé cerca, les recomienda colocarlos en una camita aparte dentro de la alcoba. Una vez decidan colocarlo en su habitación, aconseja no sacarlos de ahí para calmarlos si despiertan en la noche.
Enfatiza que en todas las etapas, el apego a los padres es un elemento vital en la seguridad del niño, incluyendo a la hora de dormir.
“El apego es sumamente importante, especialmente en los dos primeros años de vida. Mientras más cariño y muestras de afecto reciba, mayor confianza tendrá ese menor”, apunta.
Aunque los niños pueden sufrir trastornos como el insomnio o la apnea del sueño, la mayoría de las quejas de los padres se reflejan en dos problemas principales:
• asociaciones del sueño: temprano en la infancia los niños suelen despertar en la noche y los padres reaccionan consolándolos, meciéndolos, alimentándolos o acostándose con ellos. Con el pasar del tiempo, aprenden a relacionar y “necesitar” estos estímulos para quedarse dormidos cuando despiertan en medio de la noche.
• resistencia al sueño: los niños comienzan a utilizar todo tipo de medios para evitar dormir, desde llanto a pedir leer otro libro, jugar otro juego o comer. Esta etapa puede manifestarse a partir de los dos años.
Para determinar si es necesario cambiar la conducta de sueño del menor pregúntate si necesita demasiada ayuda y tiempo para quedarse dormido, si despierta varias veces en la noche, si se muestra cansado, de mal humor o es necesario estimularlo mucho para que despierte en la mañana.
Aquí una guía de consejos para promover un ambiente propicio para el descanso y herramientas para establecer un horario y patrón de sueño adecuado a tu realidad.

¿Qué hacer?
Si no quiere dormir, tarda demasiado en conciliar el sueño o se niega a quedarse solo en su cuarto.
• Cambiar o modificar conductas requiere trabajo y tiempo. En este caso, espera al menos cuatro a seis semanas. Sé cariñoso, pero a la vez firme y consistente. “Los niños son retantes y a veces los padres sucumben, ceden y el niño aprende a manipular”, advierte el doctor Fahed. • Antes de decidir la hora que establecerás para ir a la cama, observa el comportamiento del niño. Si el menor suele quedarse dormido a las 9:00 p.m., comienza con ese horario y cada par de días, mientras se acostumbra a la rutina, ve modificándolo hasta llegar a la hora que deseas.
• Establece una rutina consistente para la hora de dormir que incluya actividades relajantes como un baño, leer o dialogar.
• Explica, de manera sencilla, el horario de sueño y la rutina nocturna.
• Finalizada la rutina, sal del cuarto mientras está despierto, para que se acostumbre a quedarse dormido por sí solo.
• Si grita o protesta pero se mantiene en su cama, visítalo cada cierto tiempo para asegurarle que todo está bien y que está seguro. Observa al niño y determina qué te funciona mejor. Si el niño está acostumbrado a quedarse dormido contigo al lado, ve reduciendo poco a poco el tiempo que te quedas ahí. Luego, sal de la cama y siéntate en una silla y después pararte en el marco de la puerta hasta que finalmente no necesite tu presencia.
• Si se sale de la cama, firme y calmadamente haz que regrese. Sigue los mismos consejos del punto anterior. Puedes cerrar la puerta del cuarto brevemente varias veces hasta que entienda que debe quedarse ahí. • Mantén la calma. No discutas y no lo consueles demasiado.
• Nunca cierres la puerta con seguro. El propósito es que el niño aprenda un hábito, no asustarlo o castigarlo.
• Recompensa con detalles y verbalmente los avances en el proceso o establece un premio como aliciente para cuando el menor cumpla con la meta.
(Fuente: A Clinical Guide to Pediatric Sleep y doctor George Fahed Iñigo, especialista en neurología, cuidado crítico y disturbios del sueño.)

Consejos para unos dulces sueños
1. Acostúmbralos a acostarse más o menos a la misma hora todos los días. En el fin de semana, el horario no debe modificarse más de una hora.
2. Establece una rutina a la hora de dormir que no se extienda más de 20 a 30 minutos. Puedes incluir actividades pasivas como leer cuentos o conversar acerca del día.
3. La habitación de los niños debe ser cómoda. Si el menor lo prefiere, puedes colocar una lamparita de noche. Procura una temperatura agradable. Evita enviar a tu hijo a su cuarto cuando lo regañes, pues idealmente debe asociar su alcoba con sentimientos placenteros.
4. No permitas que vayan a la cama hambrientos. Una hora antes de ir a dormir puedes ofrecerles una merienda liviana.
5. Evita que ingieran cafeína al menos 3 ó 4 horas antes de acostarse.
6. Una hora antes de ir la cama el niño no debe realizar actividades estimulantes como jugar vídeo juegos o deportes muy activos.
7. No coloques televisor en el cuarto de los niños. Puede parecer una solución fácil pero a largo plazo promueve en ellos la dependencia del aparato para quedarse dormidos, sin contar otros problemas que surgen por el pobre supervisión de la programación que observan.
8. Dependiendo de su edad, los pequeños necesitarán más o menos tiempo de siesta. Sin embargo, ten en cuenta que si son demasiado prolongadas puede afectar la calidad del sueño en la noche.
9. Ocúpate de que tu hijo realice algún tipo de ejercicio, deporte o actividad al aire libre todos los días.

¿Qué es lo normal?
Mientras más acelerado es el metabolismo de una persona, mayor cantidad de horas de sueño necesita. Los niños y adultos sedentarios pueden enfrentar problemas de insomnio, pues la necesidad de recargar energía es mucho menor.
Hasta los dos años de edad, aproximadamente, dormir es la actividad principal en la vida de un infante. Al cumplir dos años se estima que un niño ha dormido unas 10 mil horas, en contraste a las 7 mil u ocho mil horas que ha estado despierto.
Entre los dos a los cinco años se crea un balance equitativo, de 50%, entre el tiempo de actividad y el descanso. A partir de los cinco años hasta la adolescencia invierten el 40% de su tiempo en dormir.
Fahed recuerda que éstas son recomendaciones generales. Siempre hay que observar la personalidad del niño, pues unos necesitan más descanso que otros.

Casos especiales
Situaciones en el entorno del menor pueden afectar la calidad de su sueño. La psicóloga clínica, Giselle Medina, explica que algunos niños se vuelven ansiosos al experimentar la separación de los padres o la muerte de un familiar.
En su práctica, ha visto casos de infantes que se niegan a dormir porque se les relacionó el fallecimiento de un ser querido con la muerte.
“El pensamiento de los niños es muy concreto. Si se les dice que alguien que murió está dormido, pensarán que puede ocurrirle lo mismo a ellos”, apunta. “Es mejor explicarles la verdad”, sostiene.
En casos de separación o divorcio, la doctora recomienda no ceder al intento del niño de dormir acompañado, sino ofrecerles seguridad a través del diálogo y el cariño.

Recuperado de: http://www.elnuevodia.com/duermetenino-622206.html

Sunday, October 04, 2009

¿Por qué la Educación Musical para los preescolares?

Por: Misael Clemente

La Educación Musical es la herramienta idónea para propiciar un desarrollo balanceado en nuestros niños. Está comprobado científicamente que por medio de actividades musicales se pueden reforzar áreas de rezago (social –emocional, modificación de conducta, áreas motoras y audioperceptivas) mientras se le provee una experiencia musical completa a los niños/as.

Utilizando Instrumentos Musicales de todas las familias (cuerda, percusión, teclados y vientos) y aplicando los conceptos musicales (entonación, interpretación, ritmo, composición, improvisación y ejecución) definitivamente integraremos a la Educación Musical un refuerzo sin precendetes en las áreas antes mencionadas.

La Educación Musical es la especialidad educativa perfecta, porque ofrece sensibilidad, es retante, interesante y compleja, no es un complemento de la Pedagogía, es la misma en su expresión más artística, bien pudiera ser tan complejo como una operación de corazón abierto y tan entretenida como jugar. Los niños/as son muy receptivos a los juegos por tal razón, una Educación Musical de vanguardia debe combinar juegos infantiles entre otras dinámicas a tono con los objetivos programados. Es importante que como en cualquier campo, dicha responsabilidad recaiga en especialistas que dominen a plenitud las áreas mencionadas y que tenga experiencia en el área educativa para hacer una combinación perfecta para que los niños disfruten de la música.

Referencia:
Clemente, M. (s.f.). ¿Por qué la Educación Musical para los preescolares? Recuperado 4 de octubre de 2009, de http://www.thepreschooladvisor.com/

Friday, October 02, 2009

Mitad bebés nacidos en primer mundo vivirá hasta los 100 años

Por Kate Kelland (Ed. Español de Juana Casas)

LONDRES (Reuters) - Más de la mitad de los bebés nacidos en las naciones ricas durante la actualidad vivirán hasta los 100 años si las actuales tendencias de esperanza de vida se mantienen, según investigadores daneses.
El creciente número de personas ancianas podría presentar mayores desafíos para los sistemas sociales y de salud, aunque la investigación mostró que está situación podría ser mitigada por el hecho de que la gente se mantiene más saludable que en años anteriores.
"Vidas muy largas no son el privilegio distante de remotas futuras generaciones, tener vidas muy largas es el destino probable de mucha gente viva actualmente en los países desarrollados", escribió Kaare Christensen del Centro de Investigación de Envejecimiento Danés, en un estudio publicado en la revista médica Lancet.
El estudio usó Alemania como un caso de estudio y mostró que para el 2050, su población será sustancialmente más vieja y pequeña que ahora, una situación que, según el documento, ahora es típica de las naciones ricas.
Esto significa que menor fuerza de trabajo en las naciones ricas tendrá que llevar una mayor carga de crecientes pensiones y requerimientos de salud de los más ancianos.
Muchos Gobiernos en las naciones desarrolladas ya están tomando medidas tendientes a elevar la edad de retiro para tratar de lidiar con las poblaciones envejecidas.
Los investigadores señalaron que ésta era una estrategia importante, y agregaron que si el trabajo a tiempo parcial era considerado para una mayor cantidad de la fuerza de trabajo, eso podría tener aún más beneficios.
"Si la gente en sus 60 e inicios de sus 70 años trabajaran mucho más de lo que hacen actualmente, la mayoría de la gente podría trabajar menos horas por semana", escribieron.
"Evidencia preliminar sugiere que semanas de trabajo acortadas sobre vidas de trabajo extendidas pueden por lejos contribuir a incrementar la salud y esperanza de vida", apuntó.
¿VIVIR MEJOR?
Christensen y sus colegas dijeron que en los países desarrollados se han visto grandes aumentos en la esperanza de vida, de más de 30 años, durante el siglo XX.
Y las tasas de mortalidad en las naciones con las mayores esperanzas de vida, como Japón, Suiza y España, sugieren que, incluso si la mitad de las condiciones no mejoran, tres cuartos de los bebés vivirán para celebrar su cumpleaños número 75.
"Pero las expectativas de vida deberían seguir mejorando al mismo ritmo, la mayoría de los bebés nacidos en las naciones ricas desde el año 2000 puede esperar vivir hasta 100 años", escribieron.


Referencia:

Kelland, K. (2009, octubre). Mitad bebés nacidos en primer mundo vivirá hasta los 100 años. (Traducción al español de Casas; 2009). Recuperado 2 de octubre de 2009, de http://espanol.news.yahoo.com/s/02102009/2/n-health-mitad-bebes-nacidos-primer-mundo.html

Saturday, September 26, 2009

La recomendación de acostar a los bebés boca arriba puede causar una deformación del cráneo

Washington, 24 sep (EFE).- La recomendación de acostar a los bebés boca arriba cuando duermen ha reducido las muertes infantiles repentinas, pero ha llevado a un incremento en el número de bebés con una deformación craneal, según un artículo que publica hoy la revista Journal of Craniofacial Surgery.
Los bebés que presentan plagiocefalia deformativa tienen un riesgo más alto de presentar anormalidades del oído medio vinculadas con infecciones del oído, señala el artículo.
El síndrome de muerte infantil súbita, o "muerte en la cuna" es responsable de aproximadamente 0,5 muertes por cada 1.000 nacimientos vivos en Estados Unidos. Pero la incidencia ha disminuido en años recientes de 4.895 casos en 1992 a 2.247 en 2004, el último año del cual se tienen datos seguros.
En el mismo período la mención del síndrome como causa de muerte de infantes de menos de un mes bajó del 80 al 55 por ciento.
Una de las recomendaciones más comunes a padres y madres para evitar ese tipo de muertes es que no pongan a los bebés a dormir boca abajo.
La preocupación de los investigadores en el Centro Médico de la Universidad Wake Forest, de Carolina del Norte, es ahora porque muchos bebés que pasan horas en la cuna boca arriba sufran una deformación del cráneo con impacto potencial en el sentido de oído.
Los niños con plagiofefalia deformativa tienen un achatamiento de la parte de atrás de la cabeza que va de moderado a grave. El cráneo todavía blando de los bebés responde a la presión cuando permanecen por períodos prolongados en la misma posición.
El artículo señaló que para la mayoría de los infantes con este problema el tratamiento consiste en un casco o una banda que moldea, suavemente, el cráneo en una forma más normal.
Los investigadores preguntaron a las familias de 1.259 niños con plagiocefalia deformativa acerca de la historia de infecciones del oído en sus niños.
Casi exactamente la mitad de los niños había tenido, por lo menos, una infección antes de cumplir un año de edad, una tasa similar a la de la población normal. La tasa fue levemente más alta para los niños con plagiocefalia más grave, el 54 por ciento comparado con 49 por ciento para los que tenían una deformación más leve.
En 124 niños los investigadores llevaron a cabo una timpanograma, una prueba que mide las presiones dentro del oído medio. Ciertas pautas de timpanograma sugieren la presencia de otitis media.
Los resultados mostraron "una tendencia marcada" de relación entre las anormalidades relacionadas con la otitis media y la gravedad de la plagiocefalia, señaló el artículo.

Referencia
Recuperado el 26 de septiembre de 2009, de http://espanol.news.yahoo.com/s/24092009/54/n-usa-recomendacion-acostar-bebes-boca-causar.html

Friday, September 18, 2009

El "plomo" en los niños

BBC Mundo / -
La exposición al plomo en el medio ambiente está perjudicando el desarrollo intelectual y emocional de los niños, afirma una nueva investigación.
El estudio publicado en Archives of Diseases in Childhood señala que los efectos tóxicos del plomo en el sistema nervioso central “son obvios” incluso debajo de los “niveles seguros” de plomo en la sangre. Los investigadores recomiendan que los límites de seguridad sean reducidos en 50%.
Por ley, el plomo ha sido retirado de la gasolina en la mayoría de los países del mundo, pero todavía se encuentra ampliamente propagado en el medio ambiente y en artículos de uso doméstico.
El estudio, llevado a cabo en el Centro para la Salud del Niño y el Adolescente de la Universidad de Bristol en Inglaterra, intentaba analizar si había algún efecto en la conducta y el desarrollo de los niños que tenían niveles de plomo justo debajo de los “seguros” 10 mcg/dl (microgramos por decilitro) o la décima parte de un litro de sangre.
Los científicos tomaron muestras de 582 niños de 30 meses de edad. Descubrieron que 27% tenían niveles sobre los 5 mcg/dl. Luego, siguieron el desarrollo de estos niños tomando registros a intervalos regulares y analizando su rendimiento académico y patrones de conducta a los siete y ocho años.
Después de tomar en cuenta factores que podrían influir en los resultados, los investigadores descubrieron que los niveles de plomo en la sangre que los niños tenían a los 30 meses mostraban una asociación importante con el logro educacional, la conducta y los grados de hiperactividad cinco años más tarde.
Los niños que tenían niveles de hasta 5 mcg/dl no mostraron efectos obvios.
Pero los que tenían niveles de entre 5 y 10 mcg/dl obtuvieron puntuaciones significativamente más bajas en lectura (49%) y en escritura (51%).
Los niños que tenían niveles mayores de 10 mcg/dl tenían tres veces más posibilidades de mostrar patrones de conducta antisocial y ser hiperactivos que los niños con los niveles más bajos de plomo en la sangre.
Los efectos de la toxicidad de plomo en los niños fueron descritos por primera vez en 1892 en Australia. Desde entonces, los niveles aceptables de plomo en la sangre han disminuido.
En 1991, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, bajaron los niveles aceptados a 10 mcg/dl.
La Organización Mundial de la Salud cree que en todo el mundo la mitad de los niños menores de cinco años que viven en zonas urbanas tienen niveles que exceden este límite.
El profesor Alan Emond, quien dirigió el actual estudio, afirma que un 30% de los niños estudiados mostraban efectos adversos a pesar de que tenían niveles de sólo la mitad del límite “seguro”.
“El plomo en el organismo es uno de muchos factores que tienen un impacto en la educación”, explicó el investigador. “Estos resultados ponen de manifiesto la importancia de los factores medioambientales en el desarrollo y los pediatras deberían analizar más el plomo en la sangre de los niños con problemas de comportamiento”.
Las principales fuentes de plomo en el hogar son la pintura, el polvo, las tuberías de agua, la tierra, la pintura en los juguetes, las cuentas de collares y las luces que se usan en Navidad.

Recuperado de http://www.elnuevodia.com/hastalosnivelessegurosdeplomosondaninos-616421.html

Maneja los temores de los niños

Por El Mercurio /Chile / GDA

El control de la imaginación es central entre los recursos con que los niños deben aprender para manejar sus miedos.
Los miedos son una reacción normal frente a una situación que se percibe como peligrosa y, por lo tanto, en una justa proporción son normales y, más aún, deseables. Un niño que no tiene miedo frente a lugares o hechos que lo justifican puede exponerse a graves peligros. El miedo es una alarma que avisa y pone en movimiento mecanismos de defensa que funcionan en situaciones potencialmente dañinas. En este sentido, el miedo, como señal de alarma, es básico para la supervivencia.
Sin embargo, en algunos niños hay excesos de temores. Ellos parecen tener un sistema de alarma sobreactivado y mal regulado.
Experimentan miedos intensos injustificados con una frecuencia excesiva y en situaciones en que no corren peligro alguno.
Por ejemplo, María de la Luz, a sus diez años, tiene miedo a la oscuridad a pesar de que sus padres estén en la pieza de al lado. Si la dejan sola, se imagina que necesariamente van a venir ladrones e interpreta cualquier ruido como una amenaza.
El miedo de estos niños es un miedo a lo que imaginan, más que a hechos reales. En situaciones percibidas como difíciles, tienden a agrandar el peligro, al tiempo que minimizan o más bien ni siquiera visualizan los recursos que tienen para defenderse.
Si bien la presencia de los adultos tranquiliza y disminuye el miedo de los niños, de alguna manera quedan convencidos de que no les pasó nada porque estaban sus padres.
Enseñarles a los niños poco a poco a enfrentar sus miedos y ganarles la batalla y a confiar en los recursos que tienen para hacerles frente requiere paciencia y serenidad de los padres.
El control de la imaginación juega un papel central entre los recursos internos que los niños deben aprender para manejar sus miedos. En la medida en que ellos logren dominar o mandar sobre sus miedos y aprendan a poblar su fantasía con personajes positivos y protectores, avanzarán en la no fácil tarea de no dejarse invadir por miedos irracionales, que pueden llevarlos a reacciones ansiosas.

Recuperado de http://www.elnuevodia.com/manejalostemoresdelosninos-616592.html

Saturday, September 05, 2009

El ABC de las EMOCIONES

Por: Camile Roldán Sotos

Utiliza estas sugerencias de los profesionales para enseñar a tus chicos a identificar, entender, expresar y manejar lo que sienten

En diferentes confines, desde Irlanda hasta Nueva York, los hacedores de política pública en educación parecen estar llegando a la misma conclusión: estudiantes emocionalmente saludables tienen más oportunidades de progresar académicamente, y claro, ser más felices.Por eso no es casualidad que las iniciativas para promover en los niños la capacidad de entender y manejar sus sentimientos se esté tomando cada vez más en serio.En Irlanda, la reforma educativa implantada hace varios años en el sistema público estuvo acompañada de un protocolo para educar a los estudiantes en destrezas socio emocionales.¿La meta?: que los niños aprendan a identificar sus emociones, puedan expresarlas de manera clara y sean capaces de manejarlas.

En Illinois, se implantó un protocolo sobre éstas capacidades por niveles y los maestros son evaluados en su dominio sobre el mismo. Algo similar está por convertirse en realidad en otros estados como Filadelfia, Nueva York, Florida y California.“Las investigaciones hoy demuestran claramente que si incluimos destrezas sociales en el proceso de aprendizaje tendremos mejores resultados en la adquisición de conocimiento de los estudiantes”, afirma Gladys Hernández, sicóloga social comunitaria asesora de la Fundación Chana y Samuel Levis.

Estudios realizados en Irlanda para evaluar el impacto de su programa revelaron que, de entrada, el 23% de los estudiantes aumentaron el aprovechamiento en las materias básicas y el 11% incrementó la puntuación en las pruebas estandarizadas.Hernández sostiene que otra motivación para trabajar con el manejo de emociones es enfrentar problemáticas como la violencia y el acoso, que vienen repitiéndose en las sociedades durante tanto tiempo, a pesar de las iniciativas específicas para erradicarlas.

La responsabilidad de inculcar en los pequeños el conocimiento y control de sus emociones comienza prácticamente desde la cuna y es responsabilidad tanto de padres como de maestros, precisa Hernández.A veces se piensa que los niños aprenderán a ser conscientes de sus emociones naturalmente a través de la vida, pero esta es una realidad a medias.

Un niño que no desarrolle la capacidad de introspección para identificar sus emociones y aprenda el vocabulario para comunicarlas efectivamente se convertirá, muy probablemente, en un adulto incapaz de manejar sentimientos de ira, frustración o incluso alegría.“No podemos dar por sentado que los niños y niñas van a asumir cómo comportarse. Eso se enseña con modelaje”, apunta. Hernández establece que aunque no existe una receta mágica para enseñar éstas destrezas, sí hay métodos y sugerencias generales que logran resultados.En las próximas páginas te ofrecemos ideas elaboradas por profesionales de la conducta humana que puedes desarrollar en el salón de clases o en el hogar, a manera de juego e integrando diferentes materias.

Estas actividades sugeridas por Nereida J. Rodríguez, consultora educativa del Proyecto Metamorfosis Escolar de la Fundación Chana y Samuel Levis promueven el desarrollo de competencias emocionales y sociales. Las edades sugeridas son una referencia, pero las actividades pueden modificarse de acuerdo a las destrezas e intereses de los niños.

1. Socio-emocional: Crear autorretrato de los miembros de la familia. Dialogar, enmarcar y colocar en una pared del hogar. Destrezas que se desarrollan: escribir, crear, dibujar Edad: 2 a 10 años
2. Toma de decisiones responsable: Conversar acerca de los deberes que se deben realizar en el hogar. Escribir e ilustrar en una hoja de papel cada uno de ellos. Tomar decisiones de quién debe asumir responsabilidad de cada trabajo. Dialogar una vez a la semana del cumplimiento de los mismos.Destrezas: hablar en oraciones completas, escuchar, integrar palabras al vocabulario, escribir, dibujar, proponer alternativas. Edades 3 a 12 años.
3. Relaciones interpersonales: Dedicar una noche durante la semana a realizar juegos de mesa y juegos activos. Destrezas: estirar, manipular, agarrar. Todas las edades.
4. Relaciones interpersonales (identificación de emociones): Preparar dominós con tarjetas. En cada tarjeta y espacio del dominó puede haber rostros que representen gestos relacionados a los sentimientos. Jugar en familia el juego. Destrezas: dibujar, esperar el turno, interpretar, compartir. Edades 4 a 12 años.
5. Sensibilidad social (empatía): Selecciona del periódico fotografías y palabras que representen situaciones positivas que se viven en el país. Dialoguen y expresen las razones por las que fueron seleccionadas. Destrezas: leer, clasificar, conversar, conocer eventos del país. Edades 6 a 12 años.
6. Autoconocimiento (identificación de emociones): Preparen recetas de cocina en familia. Pueden hacer emparedados y galletas decoradas con gestos que signifiquen emociones (alegre, triste, enfadado, entre otros). Destrezas : contar, clasificar, crear, dialogar. Todas las edades.
7. Toma de decisiones responsable: Leer las críticas de las posibles películas en cartelera. Conversar sobre gustos y preferencias y decidir si ir a verla o no. Destrezas: leer, escuchar, indagar, enjuiciar, conversar. Edades 10 a 12 años.
8. Identificación de emociones (manejo de conflictos): Luego del cine, conversen acerca de lo que vieron en la película y categorizen en elementos o escenas que les gustaría hacer y cuáles están fuera de la realidad. Propongan maneras alternas de resolver conflictos presentados en la película: ¿cómo lo habrías hecho tú? Destrezas: establecer semejanzas y diferencias entre lo real e imaginario, categorizar, expresar ideas, conversar. Edades 4 a 12 años.
9. Relaciones interpersonales (autoconocimiento): Preparar un árbol genealógico. Conversar acerca de las semejanzas y diferencias. Destrezas: crear, investigar, establecer semejanzas y diferencias. Todas las edades.
10. Autoconocimiento: Investigar la historia de los miembros de la familia. Presentar información frente a la familia. Destrezas: leer, buscar datos, entrevistar. Edades 3 a 12 años.
11. Autocontrol (expresión de emociones, empatía): Utilicen papeles pequeños para dejarse mensajes en la noche y así cada miembro de la familia lo lea en la mañana. Destrezas: escribir, leer, compartir. Edades 8 a 12 años.
12. Toma de decisiones (sensibilidad social, manejo de conflictos, empatía): Planteen situaciones para solucionar problemas. Cada miembro de la familia puede escribir el problema, las alternativas, y la acción que realizarán. Una vez todos hayan realizado el ejercicio conversen y elaboren un plan de acción. Destrezas: leer, escribir, analizar. Edades 10 a 12 años.

Referencia: Roldán Soto, Camile. (2009). Recuperado 4 de agosto de 2009, de www.elnuevodia.com/elabcdelasemociones-611510.html

Friday, August 21, 2009

Nutrición infantil: cuando los chicos no quieren comer

Prefieren las salchichas y las hamburguesas, y huyen a las hojas verdes. O buscan excusas para evitar sentarse a la mesa. Cuando los conflictos con los chicos se desatan a la hora de la comida, además de rever qué se les sirve, los especialistas estudian el contexto familiar.
"Es importante la formación de hábitos alimentarios, y para eso el modelo es la familia. El niño observa todo en la mesa -señala la doctora Liliana Trifone, vicepresidenta de la Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez -. Entonces, si no quiere comer, que no lo haga, pero que se mantenga sentado y en familia." Esto, claro, descartando problemas fisiológicos del menor.
A los 3 años, suele presentarse un rechazo a los alimentos nuevos que se denomina neofobia. La comida deja de ser su principal interés, y dice No antes de probar un bocado. "Una opción es cambiar la forma de preparación y cocción. Además, no se recomienda hacerle un plato aparte porque tiene que comer lo mismo que el resto de la familia", explica la licenciada en nutrición Marisol Díaz, socia de la Asociación de Dietistas y Nutricionistas Dietistas .
Respecto a la alimentación, hay dos personalidades de chicos, los de buen comer y los siempre inapetentes. "La capacidad gástrica de los niños es el puño de su propia mano que, comparado con un adulto, es poco, pero alcanza", explica la pediatra María Eugenia Lier, del Hospital Alemán .
"Si los controles de peso, crecimiento y las habilidades que van adquiriendo, o sea su desarrollo, son acordes a su edad hay que estar tranquilos, aunque nos cueste. La alimentación es una forma más de comunicarse, por lo tanto debe estar en un ambiente placentero, cálido y divertido", agrega Lier.

El alimento no es sólo alimento
Es, además, contención y afecto. "La comida es un diálogo entre madre y niño. Ella, a través del alimento, le da afecto y contención. El chico cuando lo recibe se siente seguro y querido. Entonces los trastornos en la alimentación son complicaciones en este diálogo", concluye la licenciada Mónica Cruppi, miembro didacta de la Asociación Psicoanalítica Argentina .
Y esa comunicación se ve afectada cuando el centro de atención es la comida. En algunos casos, el rechazo puede expresar distintas emociones, como enojo o miedo, y también es una forma de llamar la atención. "Si un niño de 3 o 4 años necesita que la madre lo siga con la cuchara, termina transformando esa situación en un beneficio secundario, porque así logra obtener otra cosa", agrega Trifone.
Ordenar los horarios, respetar el ritmo de las comidas diarias y el apetito del niño, mantener un ambiente en la mesa tranquilo, libre de apuros, ansiedad o disgustos son algunas de las pautas de las Guías Alimentarias para la Población Infantil , del Ministerio de Salud y Ambiente de la Nación (MSAL).
¿Cuáles son los alimentos necesarios para el desarrollo de los niños? La pirámide nutricional tiene una versión local: la gráfica de alimentación saludable, conocida como óvalo alimentario. Un esquema realizado por el MSAL, que incluye el consumo de agua y remarca la importancia de los hidratos de carbono (pan, cereales, pasta y arroz) seguidos por frutas y verduras, lácteos y, en menor escala, proteínas (carnes, pescado y huevos), grasas y aceites y, por último, azúcares.
Para los chicos, remarca Díaz, los nutrientes fundamentales son el hierro, presente en las carnes, y el calcio, en lácteos. A lo que se suma un buen aporte de vitaminas y minerales de las frutas y verduras. La nutricionista recomienda no exagerar con el uso de jugos comerciales ni con las gaseosas, que desplazan a la leche como alimento fundamental y que, además, proveen calorías vacías que sólo incorporan azúcares y predisponen a la formación de caries y al sobrepeso.
Evitar embutidos, el exceso de sal y las grasas saturadas (productos de copetín y comida rápida), que no aportan nutrientes esenciales. ¿Prohibir las golosinas? El criterio es el sentido común. Depende de la frecuencia y el significado: "Es mejor no relacionarlas con un premio, así el niño las puede disfrutar", dice Trifone. Ricas e inevitables.

Decálogo de recomendaciones , de la licenciada Mónica Cruppi:
No forzar a un niño a comer determinado alimento porque así se puede conseguir que rehúse todos
Evitar las discusiones relacionadas con la comida
El rechazo de la comida puede ser una forma de afirmar su independencia
Evitar castigos, súplicas y sobornos
No permitir que los chicos jueguen mientras come
No leer libros o ver televisión durante las comidas


Referencia: López Salon, M. (2009, 18 de agosto). Nutrición infantil: cuando los chicos no quieren comer. De la Redacción de lanacion.com : Argentina. Recuperado 21 de agosto de 2009 de http://espanol.news.yahoo.com