Search This Blog

Wednesday, September 11, 2013

Ponencia sobre el Plan Decenal para la Educación Puertorriqueña

La educación debe ser la gestión más importante de toda sociedad. Es mediante la misma que se arraiga la cultura de los pueblos, se cimentan los futuros de las naciones y se garantiza los procesos democráticos. Los gobernantes de todas las naciones saben que la educación es la herramienta que convierte a los hombres y mujeres en seres libres. Es lo único en este mundo que nada ni nadie puede arrebatarle al ser humano, pues después de aprendido algo jamás será olvidado. En Puerto Rico, es muy lamentable que, a sabiendas por parte del gobierno, no se desarrollen plataformas firmes en cuanto a materia educativa se refiere. Es muy lamentable entender que es mejor para el gobierno mantener un nivel de educación media en sus conciudadanos para poder manipular sus pensamientos y hacerlos votar a favor del uno o del otro cada cuatro años. Tanto así, que en la educación de los libres se empeña un dólar mientras que en la educación del delincuente se empeñan diez de éstos. La educación es la que ayuda a forjar hombres y mujeres de bien. Es el educador quien dirige la vida de los alumnos para hacerlos capaces de satisfacer las necesidades de la sociedad en la que se desarrolla. Es la educación la única herramienta eficaz y eficiente para mover a la sociedad desde el inmovilismo hacia la acción. Los grandes de Puerto Rico tenían muy entendido esta fórmula: Eugenio María de Hostos, José Celso Barbosa, Luis Muñoz Marín, Mariana Bracetti, Luisa Capetillo, entre otros. Por eso fueron perseguidos por muchos años, y con la excepción de LMM quien llegó a convertirse en el primer gobernador electo de Puerto Rico, gracias a la educación que recibió y a su entendimiento de que la misma lo hacía libre, los demás fueron marginados e incluso, alguno de ellos, obligados a morir fuera de la patria por defender sus ideales. Y, a pesar de haber pasados cientos de años de luchas, el gobierno aún no ha aceptado que para poder enderezar las riendas de la sociedad puertorriqueña moderna es preciso copiar los ideales de aquellos ilustres que murieron en sus luchas, pero es impensable que gobierno alguno acepte que ha sido lanza mortal de las libertades del puertorriqueño. Ahora bien, existe la oportunidad de cambio en la misma sociedad. No es el gobierno quien debe tomar las riendas de la educación, sino que el sistema debe comenzar a (re)evolucionarse desde sus bases, desde el pueblo hacia arriba, pues es éste quien tiene el poder absoluto del cambio. Es el pueblo, como dice Maquiavelo, quien puede dar pero también quitar lo que con agrado ha dado. La propuesta de un plan decenal para la educación ha vendido a mover los cimientos de la pobre planificación educativa de Puerto Rico, esa misma educación que se ha engañado a sí misma con la frase de “educación de calidad y excelencia”. El plan decenal es una idea de buenas propuestas, pero que debe ser revisada con el objetivo de que sea funcional para el logro de las metas y los objetivos que se pretenden con el mismo. Que sea uno factible a los grandes intereses de la población y no en beneficio de unos grupos, como hasta ahora ha sido, pues de nada valdría el esfuerzo. Es necesario que el mismo sea desarrollado tomando en cuenta que los maestros y los estudiantes deben ser parte esencial de mismo y que son estos quienes deben estar presentes en la preparación del plan maestro. Es necesario que exista un acuerdo colaborativo entre la comunidad general y la comunidad escolar para que el mismo sea viable, desde la calle hacia el sistema; y que no se vea al sistema como una obligación sino como una necesidad de ser, Es necesario llevar la educación a la calle mediante el uso de las corporaciones para la difusión pública. Crear mecanismos en que los padres sean obligados, pero no presionados, a cumplir con su responsabilidad de educadores primarios y de colaboradores del sistema. Es fundamental que se cree un currículo que sea cónsono con las necesidades actuales y que la escuela sea convertida en un extensión de la educación superior (que en las escuelas elementales e intermedias se enseñen las materias básicas y que la escuela superior sea una de carreras técnicas). Que se enseñe más de un idioma. Que la educación sea accesible las 24 horas del día (bibliotecas abiertas, acceso ilimitado al Internet, talleres comunitarios, otros). Que se enseñen las artes como medio de consciencia y de valores. Que exista la educación de género. Que se involucre a la educación especial en todos los ámbitos de la educación. Que la escuela sea una extensión del hogar y el hogar una extensión de la escuela. Que sea un cambio radical, que sea constitucional. Que no sea cosa de moda de un partido político ni de un grupo de fundamentalistas (de todos los ámbitos). Que exista un verdadero compromiso. Que el secretario de educación sea a 10 años y escogido directamente por los maestros (con mecanismo para poder ser removido sino cumple con las expectativas). Que la educación sea para el pueblo y con un compromiso de las Instituciones Educativas Superiores (universidades y colegios), tanto públicos como privados. Que se involucre a la sociedad económica privada que la misma haga un compromiso de contratación de servicios de estudiantes para que los mismos sean útiles a la sociedad puertorriqueña. Sin duda, un plan decenal es una opción real pero que debe ser bien ponderado, bien pensado y con expectativas reales. Un plan de pueblo con el visto bueno del colectivo. Un plan de educación real como lo quería el Maestro Cordero. Sin duda alguna este es un buen paso. Es hora de darle lugar a la educación, pero no cualquier lugar, sino el primer lugar en la prioridad social. Es hora de hacer los cambios pertinentes para que la misma sea esa herramienta de libertad, que se convierta en lanza para ser y dejar ser, y no de opresión y manipulación como lo ha sido en las últimas décadas. Es momento de educar a niños y niñas con la única idea de hacerlos libres y capaces de sostener una sociedad moderna y cambiante que beneficie a todos, los hombres libres de antes, los actuales y los futuros. Presentado a la comisión de educación de la Asamblea Legislativa vía Internet hoy miércoles, 11 de septiembre de 2013 desde Hinesville, Georgia. Dr. Norman Joel de Jesús de Jesús, Ed.D. Educador santaisabelino

Saturday, September 07, 2013

El educador infoempresarial (Revolución Educativa Puertorriqueña)

Por: Norman Joel de Jesús de Jesús (2010)
La sociedad actual se ha ido moviendo de la era industrializada a la era de la información. El educador debe, por obligación magisterial, moverse a una gestión del conocimiento que sea cónsona con las realidades actuales del mundo y el país. Sin duda alguna, el educador debe convertirse en un infoempresario.
            El conocimiento es información. El empresarismo es la capacidad de ofrecer un servicio. La información es un servicio necesario en la comunidad, por tanto, es responsabilidad del que posee el conocimiento el ofrecerla mediante la empresa, o sea, convertirse en un infoempresario.
            Pero, en qué radica el infoempresarismo en la educación. Este concepto se fundamenta en tres pilares importantes: el aprender, el compartir y el patrocinar. Una formula sencilla, pero con un gran potencial que cambia vidas.
            El educador tiene la responsabilidad de aprender. El proceso de aprendizaje es constante durante la vida, pero es imprescindible que se adquieran las herramientas necesarias para saber distinguir en qué es útil y qué no lo es. El educador debe desarrollar esa intuición en beneficio propio y de los demás.
            Como educador, el maestro es el encargado de enseñar y, por consiguiente, el responsable de compartir adecuadamente lo que sabe o conoce. Este proceso es el que genera una verdadera gestión del conocimiento, pues activa la información y la hace viva en la sociedad. Le da pertinencia y validez a lo que ha aprendido. El compartir la información es la responsabilidad absoluta del educador.
            Finalmente, el educador tiene el deber de patrocinar la educación. Este debe poseer las destrezas empresariales para hacer del proceso de enseñanza y aprendizaje un verdadero ambiente positivo, reflexivo y útil. El patrocinio es la capacidad de generar acción con lo aprendido y ser capaz de enseñarlo a los demás.
            Sin duda alguna es necesaria esa movilidad hacia el infoempresarismo. El educador  debe ser el mejor comerciante de la sociedad, pues su servicio es el de la información y el conocimiento. Un servicio que no pesa ni ocupa espacio, pero que transforma vidas.

El uso de la tecnología en la sociedad cubana del siglo XXI

Por: Prof. Norman J. de Jesús de Jesús
Julio, 2008
PUCPR-Ponce

            La sociedad cubana, a través de su Ministerio de Educación, ha venido teniendo desde comienzo del siglo XXI  una revolución tecnológica con el propósito fundamental de incursionar en las nuevas corrientes de las sociedades del conocimiento. A tales efectos, se han hecho las mejoras necesarias para que las escuelas y la comunidad puedan contar con un servicio tecnológico adecuado a sus necesidades. Justo Chávez Rodríguez, Profesor Titular e Investigador del Instituto Central de Ciencias Pedagógicas, expuso en una intervención en el Congreso Pedagógico de Colombia en el 2002 que “la tecnología educativa es un paso de progreso, lo que resultará negativo es su mal uso o su empleo unilateral”.
            Es imprescindible definir como tecnología cubana todo aquel equipo o medio tecnológico que sea utilizado para difundir material educativo o para mantener un proceso de comunicación directo con la comunidad. Por lo que, su uso es estrictamente pedagógico y con una retroalimentación constante para su funcionalidad. También, es preciso dejar establecido que para los cubanos la palabra pedagogía es sinónimo de educación a todos los niveles (niños, jóvenes y adultos) sin hacer diferencia entre los procesos educativos necesarios para cada grupo en particular.
            Ya definidos los conceptos necesarios, lo que atañe a este estudio es el uso de la tecnología como herramienta educativa en la sociedad cubana. Los cubanos se han interesado en los últimos años en atemperar su educación con las nuevas corrientes tecnológicas para satisfacer las necesidades sociales que les afectan. A demás, de que se ve a la tecnología como un medio de aprendizaje y crecimiento para obtener beneficios a largo plazo, pues a mayor conocimiento mejores oportunidades laborales.
            El Ministerio de Educación Cubana ha implementado, como política de enseñanza, la incursión de la Universidad en la Comunidad. Para realizar la tarea pedagógica comunitaria las universidades cubanas presentan, a través de la televisión, cursos básicos (técnicos, idiomas y otros) para que la ciudadanía se auto eduque en el hogar. Estos programas educativos son en horario diurno para niños y en horario nocturno para adultos lo que permite que los trabajadores puedan acceder a los cursos a distancia. A demás, los mismos cuentan con manuales instructivos que se pueden comprar semanalmente en los kioscos de revistas.
            Otro esfuerzo cubano por educar tecnológicamente a sus ciudadanos es la creación de organizaciones de interés educativo en las comunidades. Estos grupos se reúnen en centros de computadoras, establecidos en sectores de fácil acceso, para dialogar e instruir a las personas en el uso y manejo de los medios tecnológicos. Con el propósito de garantizar la propuesta que establece que cada cubano tendrá acceso directo a una computadora.
            La radio y la televisión cubana están alineadas con el fin de educar a la ciudadanía. Ambos medios de comunicación tienen en su programación material educativo, entre un 30% a un 40% de lo que difunden lo es, mediante un acuerdo entre el Instituto de Ciencias Pedagógicas y el Ministerio de Educación. A demás, se comparte material educativo con otras entidades y gobiernos extranjeros.
            La oferta tecnológica cubana, también, se ofrece a los estudiantes y personas con necesidades espaciales. Por ejemplo, en el Congreso Internacional de Educación y Pedagogía Especial ofrecido este año (2008) por el Centro de Referencia Latinoamericano para la Educación Especial (CELAEE) y por el Instituto Pedagógico Latinoamericano y del Caribe (IPLAC), se ofreció como curso de actualidad y trascendencia la ponencia sobre Tecnología y Discapacidad. En la misma se discutió las nuevas tendencias en el uso de la tecnología para tratar problemas específicos de aprendizaje como la sordera, problemas visuales y otros.
            Otros esfuerzos de fomentar el uso de la tecnología en la educación es el hecho de la fundación de bibliotecas virtuales o videotecas, la creación de nuevos softwares, la utilización de redes de comunicación internas, las alianzas entre sistemas gubernamentales y ciudadanía, y otros proyectos que se han estado gestionando para mejorar la calidad de los servicios.
            Sin embargo, la tecnología cubana cuenta con una supervisión extrema que la hace poco accesible. Este factor hace que el uso de la tecnología sea una exclusiva de sectores, lo que podría afectar críticamente el uso ilimitado de los procesos tecnológicos y comunicativos entre la población que desea aprender el uso de la nueva tecnología tal como lo hace el resto del mundo.
            Ejemplo de esta supervisión tecnológica es el hecho de que los cubanos sólo pueden ver y escuchar aquel material que es aprobado como educativo por las agencias. A demás, las mismas tiene acceso directo de los correos electrónicos de cada usuario y se les restringe el uso de páginas cibernéticas mediante el bloqueo electrónico. El tiempo de uso es limitado al calendario escolar o al costo que puedan pagar los ciudadanos por el uso de las computadoras en los centros de cómputos comunales.
            La falta de infraestructura es otro de los factores que han hecho del desarrollo tecnológico uno lento. Según la propuesta educativa, es el acceso de los cubanos a las computadoras una de las prioridades, sin embargo el acceso es mayor en los estudiantes doctorales que en el resto de la ciudadanía ya que se carece de la cantidad necesaria para cubrir la demanda. Cabe señalar que los estudiantes doctorales pueden poseer su propia computadora en el hogar, pero el uso es limitado solo a material educativo que tenga pertinencia a sus propuestas de investigación (según entrevista a un estudiante doctoral, 2008).
            La enseñanza en el uso de la tecnología es, igualmente, limitada a la cantidad de computadoras, materiales y educadores. Se ofrecen cursos en los centros de cómputos comunales o en las iglesias con pequeñas cantidades de materiales y por profesores con conocimientos básicos en el uso de la tecnología. Sin embargo, son muchos los grupos que se interesan en aprender el uso de las mismas con el objetivo de desarrollarse y hacerse competentes en el mundo del trabajo.
            A Cuba le falta un gran recorrido hacia el mundo tecnológico. Sin embargo, es de admirarse su decisión de incursionar en el proceso de avance en la tecnología. También, es digno de admirar su sistema de educación mediante circuito radial y televisivo ya que los mismos deberían ser imitados por otros países, pues es cada vez más evidente la necesidad de que las universidades se acerquen a las comunidades y les ofrezcan, de manera gratuita, la oportunidad de auto educarse y ser participes del proceso de enseñanza y aprendizaje. Esta es la única manera de llevar a la sociedad a ser una verdaderamente basada en el conocimiento como herramienta laboral y de paz. Como dice José Martí: “¿Para qué, si no para poner la paz entre los hombres, han de ser los adelantos de la ciencia?”