Search This Blog

Wednesday, September 11, 2013

Ponencia sobre el Plan Decenal para la Educación Puertorriqueña

La educación debe ser la gestión más importante de toda sociedad. Es mediante la misma que se arraiga la cultura de los pueblos, se cimentan los futuros de las naciones y se garantiza los procesos democráticos. Los gobernantes de todas las naciones saben que la educación es la herramienta que convierte a los hombres y mujeres en seres libres. Es lo único en este mundo que nada ni nadie puede arrebatarle al ser humano, pues después de aprendido algo jamás será olvidado. En Puerto Rico, es muy lamentable que, a sabiendas por parte del gobierno, no se desarrollen plataformas firmes en cuanto a materia educativa se refiere. Es muy lamentable entender que es mejor para el gobierno mantener un nivel de educación media en sus conciudadanos para poder manipular sus pensamientos y hacerlos votar a favor del uno o del otro cada cuatro años. Tanto así, que en la educación de los libres se empeña un dólar mientras que en la educación del delincuente se empeñan diez de éstos. La educación es la que ayuda a forjar hombres y mujeres de bien. Es el educador quien dirige la vida de los alumnos para hacerlos capaces de satisfacer las necesidades de la sociedad en la que se desarrolla. Es la educación la única herramienta eficaz y eficiente para mover a la sociedad desde el inmovilismo hacia la acción. Los grandes de Puerto Rico tenían muy entendido esta fórmula: Eugenio María de Hostos, José Celso Barbosa, Luis Muñoz Marín, Mariana Bracetti, Luisa Capetillo, entre otros. Por eso fueron perseguidos por muchos años, y con la excepción de LMM quien llegó a convertirse en el primer gobernador electo de Puerto Rico, gracias a la educación que recibió y a su entendimiento de que la misma lo hacía libre, los demás fueron marginados e incluso, alguno de ellos, obligados a morir fuera de la patria por defender sus ideales. Y, a pesar de haber pasados cientos de años de luchas, el gobierno aún no ha aceptado que para poder enderezar las riendas de la sociedad puertorriqueña moderna es preciso copiar los ideales de aquellos ilustres que murieron en sus luchas, pero es impensable que gobierno alguno acepte que ha sido lanza mortal de las libertades del puertorriqueño. Ahora bien, existe la oportunidad de cambio en la misma sociedad. No es el gobierno quien debe tomar las riendas de la educación, sino que el sistema debe comenzar a (re)evolucionarse desde sus bases, desde el pueblo hacia arriba, pues es éste quien tiene el poder absoluto del cambio. Es el pueblo, como dice Maquiavelo, quien puede dar pero también quitar lo que con agrado ha dado. La propuesta de un plan decenal para la educación ha vendido a mover los cimientos de la pobre planificación educativa de Puerto Rico, esa misma educación que se ha engañado a sí misma con la frase de “educación de calidad y excelencia”. El plan decenal es una idea de buenas propuestas, pero que debe ser revisada con el objetivo de que sea funcional para el logro de las metas y los objetivos que se pretenden con el mismo. Que sea uno factible a los grandes intereses de la población y no en beneficio de unos grupos, como hasta ahora ha sido, pues de nada valdría el esfuerzo. Es necesario que el mismo sea desarrollado tomando en cuenta que los maestros y los estudiantes deben ser parte esencial de mismo y que son estos quienes deben estar presentes en la preparación del plan maestro. Es necesario que exista un acuerdo colaborativo entre la comunidad general y la comunidad escolar para que el mismo sea viable, desde la calle hacia el sistema; y que no se vea al sistema como una obligación sino como una necesidad de ser, Es necesario llevar la educación a la calle mediante el uso de las corporaciones para la difusión pública. Crear mecanismos en que los padres sean obligados, pero no presionados, a cumplir con su responsabilidad de educadores primarios y de colaboradores del sistema. Es fundamental que se cree un currículo que sea cónsono con las necesidades actuales y que la escuela sea convertida en un extensión de la educación superior (que en las escuelas elementales e intermedias se enseñen las materias básicas y que la escuela superior sea una de carreras técnicas). Que se enseñe más de un idioma. Que la educación sea accesible las 24 horas del día (bibliotecas abiertas, acceso ilimitado al Internet, talleres comunitarios, otros). Que se enseñen las artes como medio de consciencia y de valores. Que exista la educación de género. Que se involucre a la educación especial en todos los ámbitos de la educación. Que la escuela sea una extensión del hogar y el hogar una extensión de la escuela. Que sea un cambio radical, que sea constitucional. Que no sea cosa de moda de un partido político ni de un grupo de fundamentalistas (de todos los ámbitos). Que exista un verdadero compromiso. Que el secretario de educación sea a 10 años y escogido directamente por los maestros (con mecanismo para poder ser removido sino cumple con las expectativas). Que la educación sea para el pueblo y con un compromiso de las Instituciones Educativas Superiores (universidades y colegios), tanto públicos como privados. Que se involucre a la sociedad económica privada que la misma haga un compromiso de contratación de servicios de estudiantes para que los mismos sean útiles a la sociedad puertorriqueña. Sin duda, un plan decenal es una opción real pero que debe ser bien ponderado, bien pensado y con expectativas reales. Un plan de pueblo con el visto bueno del colectivo. Un plan de educación real como lo quería el Maestro Cordero. Sin duda alguna este es un buen paso. Es hora de darle lugar a la educación, pero no cualquier lugar, sino el primer lugar en la prioridad social. Es hora de hacer los cambios pertinentes para que la misma sea esa herramienta de libertad, que se convierta en lanza para ser y dejar ser, y no de opresión y manipulación como lo ha sido en las últimas décadas. Es momento de educar a niños y niñas con la única idea de hacerlos libres y capaces de sostener una sociedad moderna y cambiante que beneficie a todos, los hombres libres de antes, los actuales y los futuros. Presentado a la comisión de educación de la Asamblea Legislativa vía Internet hoy miércoles, 11 de septiembre de 2013 desde Hinesville, Georgia. Dr. Norman Joel de Jesús de Jesús, Ed.D. Educador santaisabelino

No comments: