Search This Blog

Sunday, January 31, 2010

Sea precavido antes de ponerlos a jugar: Piense en la seguridad de los niños antes de instalar esos columpios y chorreras


Por Yaritza Santiago Caraballo / end.ysantiago1@elnuevodia.com

Cuando se trata de ofrecer diversión a los niños, el hogar es una opción para instalar equipos de recreo como columpios y chorreras. Por esto, antes de exponer a los menores a estos juegos, es esencial tomar las debidas precauciones para evitar accidentes.

Según la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor (CPSC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, más de 200,000 niños llegan anualmente a las salas de emergencia con lesiones en la cabeza o en los brazos provocadas por el equipo utilizado en áreas de recreo infantiles. La mayoría de las lesiones son caídas porque muchos equipos de recreo en los hogares están emplazados sobre tierra o grama que no protegen adecuadamente a los niños cuando caen.

En Puerto Rico, se desconoce la cifra de niños lesionados, según Carmen Salgado, subsecretaria del Departamento de Asuntos al Consumidor (DACO). Pero aseguró que estos accidentes ocurren porque hay adultos que adquieren equipos sin tomar en cuenta la edad del menor, no se aseguran de que el equipo cumple con las regulaciones de seguridad, y no toman las debidas precauciones durante la instalación.

“Siempre hay que seleccionar y comprar este tipo de juguete de acuerdo a la edad y el peso del niño”, apuntó.

Para asegurar que el área de recreo de los niños en su hogar sea un lugar seguro para jugar, la CPSC recomienda instalar y mantener una superficie que absorba el choque del niño que cae alrededor del área de recreo infantil.

Salgado dio como ejemplo, que si se instalan chorreras en el hogar, el área donde el niño cae debe ser rellena con gravilla o arena o tener un tipo de goma de seguridad que amortigüe el impacto.

Si se usa gravilla o arena, la CPSC recomienda instalar una capa de al menos nueve pulgadas de grosor para los equipos de hasta cinco pies de altura, y usar al menos nueve pulgadas de virutas de madera, paja o goma cortada en trozos pequeños para los equipos de hasta siete pies de altura.

Es importante, indicó la funcionaria, que el equipo de recreo esté ubicado en un lugar espacioso, que no choque con paredes, y proteger las partes filosas con terminaciones de plástico para evitar cortaduras.

No añada ni permita que los niños añadan cuerdas, sogas de saltar, cintas de colgar la ropa, o correas de llevar atados a los perros al equipo de recreo, ya que pueden quedar atrapados en ellos y estrangularse.

Se recomienda además revisar el equipo para ver si hay ganchos en forma de “S”, los cuales pueden ser peligrosos, y verificar si hay espacios que puedan atrapar a los niños, como aberturas en los barandales o entre los peldaños de las escaleras.

“La supervisión es bien importante. Hay que estar echando siempre el ojo porque aunque sea un juguete o equipo seguro, los niños son curiosos”, concluyó Salgado.

____________
Referencia:
Recuperado el 31 de enero de 2010, de http://www.elnuevodia.com/seaprecavidoantesdeponerlosajugar-666019.html

Foto de http://www.flickr.com/photos/blaster_po/2882874406/

Saturday, January 30, 2010

A hijos parecidos, padres más dedicados


26 de enero de 2010
Por: www.neomundo.com.ar


Durante décadas se pensó que, evolutivamente, los hombres cuidarían más a aquellos hijos que se les parecieran físicamente que a otros, por ver en el parecido una constatación de su paternidad. Ahora, científicos franceses aseguran que esta teoría es cierta a partir de los resultados de una investigación llevada a cabo en aldeas de Senegal (Africa), entre familias polígamas. Los datos obtenidos revelaron que, efectivamente, los padres volcaban más recursos y más tiempo de dedicación en los hijos que más se les parecían, lo que garantizaba la salud y el bienestar de los niños.

La manera en que se involucra un padre en el cuidado y en la educación de un hijo o de una hija es un factor decisivo para el desarrollo de los niños, para su crecimiento, e incluso para su supervivencia, particularmente en países donde la tasa de mortalidad infantil es alta.

Por otro lado, los autores de la investigación, Alexandra Alvergne, Charlotte Faurie y Michel Raymond, señalan que en especies en el que el cuidado paterno de la descendencia es importante pero la paternidad no es certera, se han desarrollado mecanismos de reconocimiento de parientes.

En el caso concreto del ser humano, estos mecanismos permitirían a los padres diferenciar a sus hijos de los hijos de otros hombres, basándose en similitudes fenotípicas (el fenotipo define los rasgos físicos o conductuales visibles que expresan la información genética invisible), para así destinar recursos a su verdadera descendencia.

Hasta ahora, fueron pocos los estudios destinados a demostrar que los hombres detectan su paternidad fijándose en el fenotipo, de ahí la importancia de la presente investigación, que ha constatado realmente una relación entre inversión (de tiempo y recursos) en los hijos, y el parecido físico entre éstos y sus padres.

La investigación se llevó a cabo en varias aldeas de Senegal, en las que la población era rural y polígama. En ellas, los científicos examinaron los parecidos reales entre padres e hijos, a través del fenotipo facial y olfativo (similitud de olores entre un hombre y sus descendientes).

Asimismo, se estudió la dedicación y los recursos destinados por los padres a cada niño y, por último, se analizaron las condiciones nutricionales de los niños de las aldeas. Los científicos siguieron un método que simultáneamente permitió cuantificar la inversión realizada por los padres en los hijos, y su parecido con éstos.

En el estudio participaron un total de 30 familias, cada una de ellas con dos hijos. Por un lado, las madres de estas familias contestaron a un cuestionario en el que estimaban el tiempo que el padre pasaba cuidando a los niños, su atención, sus afectos, e incluso el dinero que les proporcionaba.

En función de las respuestas obtenidas, cada padre fue definido según un índice de inversión. Por otro lado, un grupo de gente que no conocía a estas familias, fue elegido como evaluador del parecido físico y de los olores existente entre los niños y los padres.

Para el reconocimiento facial, los investigadores mostraron a los evaluadores fotos de cada niño, junto con imágenes de tres hombres, entre ellos el padre de cada niño. Para el reconocimiento de los olores, los evaluadores tuvieron que comparar el olor de una camiseta usada por los niños con los olores de las camisetas de dos hombres.

Cada vez que los evaluadores pudieron reconocer al padre que correspondía a un hijo determinado, se añadió un punto a un índice de parecidos.

Futuro estudio con familias francesas

Con toda esta información, los investigadores pudieron encontrar una relación entre los índices de parecidos y los índices de inversión de cada padre en sus hijos, obtenidos estos últimos de los cuestionarios respondidos por las madres.

El estudio confirmó claramente, además, que la presencia del padre tenía un impacto positivo en la nutrición y el crecimiento de sus hijos. Concretamente, en la región estudiada, los niños que se benefician de la presencia de sus padres gozan claramente de mejores condiciones de vida, con un estatus nutricional más alto que otros niños.

En la actualidad, estos resultados representan un paso importante en el conocimiento de la evolución de la implicación paterna. El equipo del ISEM ha realizado recientemente, además, otra investigación sobre dicha implicación, en este caso en Francia, cuyos resultados serán publicados en los próximos meses.


_________________
Referencia:
Artículo recuperado el 30 de enero de 2010, de http://espanol.news.yahoo.com/s/26012010/93/hijos-parecidos-padres-mas-dedicados.html

Foto de Istockphoto (Hijo besando a su padre).

Espacios creativos y de crecimiento

Por Eileen Rivera Esquilín / erivera1@elnuevodia.com

Las habitaciones de los niños suelen ser los espacios más llamativos y especiales de una residencia. Están llenos de color, secretos y sueños. Así, deben tratarse como espacios que les permitan libertad y que responden a los gustos y necesidades de cada chico o chica. ¿Qué los hace diferentes a las demás estancias de la casa? ¿Cuáles son las tendencias?

“Las tendencias van dirigidas a maximizar el espacio del cuarto. Lo que predomina actualmente es la cama tipo ‘day bed’ y un mobiliario mínimo que sea muy práctico y funcional. Por lo general ya no se utilizan elementos como los llamados juegos de cuarto. En cuanto a los colores, hay una tendencia más atrevida, se mezclan colores inusuales con resultados muy vibrantes”, destaca Pilar Espinosa.

Se trata, según explica, de un estilo más libre, de muebles más lineales, las telas muy coloridas y de que cada cosa tenga su espacio para lograr una armonía. Que nada compita, que todo se aprecie.

“También está muy de moda el arte digital impreso en tela (giclée), que te permite trabajar todo tipo de líneas geométricas con figuras sobrepuestas. Estos se imprimen en tamaños grandes que resaltan sobre paredes pintadas de blanco. En esa misma línea, vemos combinaciones más atrevidas. Las casas de telas van dando unas pautas con las colecciones nuevas que sacan para cada temporada. Hoy nos estamos alejando un poco del famoso ‘chartreuse’ y acercándonos a los tonos amarillos, que son muy hermosos por la gran luz que poseen. A su vez, como color primario, resulta fácil de combinar”, agrega Espinosa, no sin antes señalar que también están en boga los tonos grises, berenjenas, violetas y naranjas.

La experta recalca, además, que no debe perderse de perspectiva que, como se ha comprobado, los colores bien utilizados pueden reducir estados de ansiedad que afectan a los niños. Se recomiendan los tonos pasteles para los más activos e inquietos y los más brillantes para los más tranquilos.


Diseños actuales

En lo que a diseño de espacios se refiere, Espinosa destaca que en las construcciones actuales los dormitorios tienden a ser pequeños y, por esto, “es conveniente fabricar sistemas de módulos”.

“Pueden trabajarse piezas que se unen entre sí. Puede ser un escritorio, ‘bench’, un pequeño gavetero para archivar o cualquier otro tipo de almacenaje. Van adosados a la pared y siempre se le pueden añadir más piezas dependiendo de las necesidades. De igual forma, es importante tomar en consideración la adaptabilidad de estos muebles para poder modificarlos al ritmo del crecimiento de los niños”, agrega.

La mezcla de maderas sigue vigente, sólo que ahora se le está incorporando el blanco. La creatividad no tiene límites. Dice Espinosa que “diseñar un espacio es como pintar un cuadro, se parte casi de cero”. Todo comienza con el tamaño de la habitación, los colores preferidos del niño o niña y sus necesidades. “De ahí partimos para crear una historia”, destaca Espinosa.

“Hoy día, hasta los niños más pequeños prefieren no tener personajes de caricaturas en sus habitaciones. Cuando están en ese proceso de crear una identidad propia, prefieren que eso sea lo que se refleje en sus propios cuartos”, termina la experta.

Para el pequeño príncipe

De otra parte, están los que prefieren los diseños más clásicos. Para este espacio, Ileanita Martínez Palacios optó por las tonalidades claras de azul para que el resultado fuera -aunque se tratara de un bebé- un ambiente elegante y moderno.

“El punto focal era la cuna que se transforma en camita y luego en sofá. La ubicamos en el área de la pared principal para que estuviera enmarcada por dos ventanas. Luego, pensamos en un sofá cama grande por tratarse de una pieza con la que el niño puede crecer”, explica.

El diseño de Martínez, incluye además un mueble blanco -para darle amplitud al espacio- hecho a la medida, en lugar del tradicional clóset, con gavetas y barras para colgar la ropa. Al momento, el centro de este mueble sirve como cambiador, pero cuando el niño crezca se puede convertir en escritorio.

Mientras, las paredes están vestidas con un ‘wallpaper’ de listas de terciopelo. La iluminación que completa la decoración -tanto en el techo como en las paredes- es parte esencial de la misma.

Una propuesta diferente

“El vinilo puede aportar muchísimo a la decoración de una habitación. Es una manera creativa de que el niño se sienta a gusto en su espacio. Es importante tomar en cuenta sus gustos y preferencias antes de decorar su cuarto”, explica Elizabeth Cardona González. Actualmente, explica, se cuenta con 40 diseños dedicados a niños y niñas. Cada diseño se puede ajustar de tamaño, según las medidas de la pared en la cual se colocará el vinilo.

“La ventaja es que los diseños se pueden personalizar, el cliente puede escoger entre una variedad de colores y el costo es asequible. También se pueden hacer ilustraciones con la foto y nombre del niño. Además, hay acabados mate o brillo. El vinilo es un material resistente y tiene una durabilidad de 5 a 7 años. Es apto para toda clase de superficies lisas (‘gypsum board’, cemento, madera, cristal y aluminio). Se puede limpiar con un paño húmedo y es resistente al agua”, agrega Cardona.

_______________
Referencia:

Recuperado el 30 de enero de 2010, de
http://www.elnuevodia.com/espacioscreativosydecrecimiento-665273.html


**Artículo editado para este Blog, sí desea ver el original dirijase al URL arriba mencionado. En el mismo encontrará nombres de tiendas, páginas WEB de las mismas y algunos precios que fueron omitidos en la edición.

Monday, January 25, 2010

LAS MASCOTAS Y LOS NIÑOS

Dr. Elías Jiménez F.

Las mascotas pueden constituirse en un complemento importante para el desarrollo de los niños, tanto desde el punto de vista físico como afectivo.
Los niños aprenden a cuidar a las mascotas, llegan a conocer la importancia del cariño y el respeto hacia los animales, aprenden a dar para recibir, y muchas veces la mascota se convierte en la mejor compañía para el niño, y en algunos casos, en la única.
Pero precisamente por la importancia que tienen para algunos niños, es que debemos conocer bien los riesgos, con el propósito de prevenirlos apropiadamente.
Con los perros y los gatos, siempre existe el riesgo de un mordisco o un arañazo. Los niños tratan de jugar con los perros en los momentos más inoportunos, por ejemplo cuando están comiendo, y el perro o el gato, que aparentaban ser muy pacíficos, los muerden, o el perro que el niño tiene como mascota, no es el más apropiado por su temperamento. El problema entonces tiene que ver con la lesión física que provoca el mordisco y con el riesgo de la infección, ya que la saliva está siempre muy contaminada con bacterias. Las infecciones son más frecuentes en las mordeduras de los gatos que de los perros.
Por otra parte, los arañazos de los gatos, especialmente de los "cachorritos", se pueden complicar y provocar la llamada "Enfermedad por arañazo de gato", con fiebre y crecimiento importante de los ganglios cercanos al arañazo.
Otras infecciones que pueden presentarse son la Toxoplasmosis, la cual es transmitida por los gatos y es especialmente peligrosa cuando se adquiere durante el embarazo, la infección por Toxocara, transmitida por perros y gatos, y que consiste en un parásito, semejante a las lombrices, que lesiona el hígado y otros órganos, la Psitacosis, una neumonía atípica transmitida por los pájaros, y las infecciones por hongos que afectan el cuero cabelludo o la piel (Tiña), y que pueden ser transmitidas por los perros y los gatos.
Especial mención merecen las infecciones por Salmonella, los síntomas son generalmente digestivos, con fiebre, diarrea severa, deshidratación y en ocasiones septicemia. Lo destacable es que dentro de las mascotas que transmiten la Salmonella, una de las más importantes es la iguana.
La iguana excreta la Salmonella por las heces y se contamina prácticamente en todo su cuerpo con esta bacteria, por lo que con sólo tocarla podemos contaminarnos las manos, y después infectarnos a través de la boca. Al popularizarse la iguana como mascota, aumenta el riesgo de esta infección.
El otro gran problema que pueden provocar las mascotas, son los cuadros alérgicos, especialmente el asma.
Muchos niños son alérgicos al pelo de los animales, y pueden desarrollar asma crónica por el contacto directo y prolongado con algunos de ellos, especialmente perros y gatos. El problema es que aún sacando a la mascota, los antígenos pueden permanecer en el ambiente por muchos meses.
Y por último, tenemos que mencionar a las pulgas, que para su reproducción necesitan de la sangre de los animales. Cuando estas pican a los humanos, pueden provocar una reacción alérgica local, con infección secundaria por el rascado frecuente.
En resumen, antes de decidir si es necesaria una mascota en la casa, debemos considerar las condiciones de salud de los niños, sus antecedentes, el tipo de mascota, las facilidades en cuanto a espacio y separación de los humanos, los riesgos reales, y estar dispuestos a consultar frecuentemente, tanto con el veterinario como con el pediatra.

________________
Recuperado el 25 de enero de 2010, de http://www.trejos.com/Pediatrics/Sano/mascotas.stm

Sunday, January 24, 2010

“Los niños no tienen infartos, ¿verdad?”


Por Jonathan Dienst / The New York Times

Mi hijo Jared yace en una cama en el hospital New York-Presbiterian Weill Cornell, cojo y pálido, con su cuerpo de 7 años amarrado a una maraña de tubos y cables de monitoreo.

Una neuróloga, la doctora Maurine Packard, estaba de pie a su lado. “Jared”, recuerdo a ella haberle dicho. “Pon atención a lo que te digo”. Y luego, con voz fuerte y firme: “El granero es rojo”.

Ella espero unos momentos, y preguntó: “¿De qué color es el granero?”

Jared empezó a contestar, luego se congeló. Mi esposa y yo, sentados detrás de Packard, nos congelamos también.

Dos días antes, él había sido un niño de segundo grado feliz y atlético, un niño hermoso a quien le gustaba jugar béisbol y baloncesto en el parque. Ahora él no podía caminar; tenía que esforzarse por recordar el color de un granero. Él trató de nuevo, y luego contestó con una voz suave y arrastrando las palabras. “No”, dijo Jared.

Packard hizo un movimiento de cabeza, como si fuera aquella la respuesta que estaba esperando.

Antes del 23 de junio de 2008, mi esposa, Victoria, y yo jamás habíamos oído decir de un niño que hubiese tenido un derrame cerebral. La mayoría de las personas, muchos médicos incluidos, todavía no lo han oído decir. En los agonizantes meses siguientes, nosotros lo oímos una y otra vez: “Pero los niños no tienen infartos”. Cuán poco es lo que sabemos. Resulta ser que el infarto, según algunos cálculos, es la sexta causa principal de muerte en infantes y niños. Y los expertos dicen que los médicos y hospitales tienen que ser mucho más dinámicos en detectarlo y tratarlo.

La doctora Rebecca N. Ichord, directora del programa de infarto pediátrico del Children's Hospital of Philadelphia, quien continúa estando profundamente envuelta en el cuidado de Jared, dijo que, a pesar de que condiciones como la migraña y el envenenamiento pueden causar síntomas similares, “los proveedores de salud de primera línea tienen que tener el infarto en su pantalla de radar como una posible causa de enfermedad neurológica repentina en los niños”.

El doctor Heather J. Fullerton, un destacado investigador de infarto pediátrico de la Universidad de California, San Francisco, fue más enfático todavía. “Cuando un niño llega a la sala de emergencia con síntomas parecidos al infarto”, dijo Fullerton, “debe considerarse como un infarto a menos que se demuestre otra cosa”.

Una pequeña parte del cerebro de Jared había resultado dañado. Parecía ser un infarto isquémico, y el daño probablemente fue causado por un coágulo sanguíneo. Los médicos alabaron a mi esposa por su rápida decisión de llevar a Jared al hospital inmediatamente.

Mas, a pesar de todos los esfuerzos, jamás pudimos descubrir qué fue lo que causó que nuestro hijo de 7 años tuviera un infarto. Sabemos lo afortunados que somos de tener un buen plan de seguro de salud. Las facturas médicas por los procedimientos de emergencia de Jared y los cuidados intensivos se acercaron a una cifra de seis dígitos.

Sin embargo, dicen los expertos, con demasiada frecuencia un infarto en un niño será pasado por alto. Fue en parte por este motivo que Jared accedió a permitir que sus padres compartieran esta historia.

__________________________

Recuperado el 24 de enero de 2010, de http://www.elnuevodia.com/losninosnotieneninfartos,¿verdad?-663429.html

Foto de http://www.nph.org/ml/images/pictures/volunteers/opportunities/nurse-internal-clinic.jpg

Sunday, January 17, 2010

El sueño de los bebés

A continuación Palladino (2009), una madre de dos pequeños, ofrece información sobre dos métodos distintos para ayudar a los bebé a dormir. Según esta madre existen miles de corrientes respecto de cómo es mejor dormir a los hijos. Las más extremas y las más polémicas son el "Duérmete niño" por un lado y el colecho por el otro. Además señala que las defensoras acérrimas de una y otra postura jurarán que ellas tienen la verdad absoluta del asunto.

Duérmete niño
El método del Dr. Estivill se basa en: Diferenciar entre la luz y el ruido del día y la oscuridad y el silencio de la noche. Establecer una rutina diaria con horarios ordenados y repetitivos. El niño debe dormir en su cuna, nunca en la cama de sus padres (recomienda pasarlo a su cuarto a los 3 meses). Si el niño llora al momento de dormir: Ponerle en su habitación un objeto querido y explicarle que éste lo va a cuidar por la noche. Si usa chupete, dejar varios sobre la cuna para que pueda encontrar alguno si se despierta durante la noche. Al acostarlo a dormir, separarse de él y desearle buenas noches con un discurso corto y salir de la habitación. Si el niño empieza a llorar, uno de los padres debe volver a la habitación (en función a una tabla de tiempos variable), consolarlo manteneniendo distancia y explicarle que sus padres no lo abandonaron y que sólo le están enseñando a dormir.

Colecho
El colecho es una práctica en la que bebés o niños pequeños duermen en la cama con sus padres. En algunos casos se usa una cuna convencional sin uno de los lados y se adosa a la cama donde duermen los padres. En otros, en lugar de una cuna se pone otra cama individual junto a la cama mayor. Este método es apoyado principalmente por los partidarios de la crianza con apego.

Palladino (2009), concluye diciendo: "Yo pienso que los libros, corrientes, websites y similares son buenísimos para algunas familias y no tan buenos para otras. No existe el método infalible ni perfecto. Algo que para algunos es "la salvación" a otros puede no servirles para nada.
No me gustan los absolutismos y no estoy de acuerdo con los que aducen que si seguimos determinada corriente (sea cuál sea) nuestros hijos van a sufrir daños irreversibles a su psiquis.
Creo que cada padre hace lo que siente que es mejor para sus niños y que generalmente ese instinto no nos falla, no?"

Para saber más sobre el método Colecho: http://www.crianzanatural.com/art/art1.html

Para saber más sobre el método Estivill: http://www.medicina21.com/doc.php?apartat=Farmacia&id=1917


_____________________
Referencia:
Palladino, K. (2009, 30 de noviembre). El sueño de nuestros bebés. Recuperado el 17 de enero de 2010, de http://espanol.blogs.mujer.yahoo.com/aqui-esta-mama/article/post/mujer_blog/13/El-sue%c3%b1o-de-nuestros-beb%c3%a9s.html

Tuesday, January 12, 2010

El cuento de la cigüeña es un error

Los padres deben hablar desde temprano con sus hijos para que tengan una sexualidad sana

Por El Tiempo / Colombia / GDA

A pesar de que muchos adultos creen que la mejor forma de evitar que sus hijos tengan relaciones sexuales es no hablarles de sexo, están equivocados.
Hay que tener en cuenta que el cuento de la cigüeña que vino volando de París para dejar en casa a un bello y rozagante bebé es mentira, y los niños lo saben.
Hablar de temas relacionados con el sexo, de forma clara y directa, es la única manera de que los niños y adolescentes desarrollen una sexualidad sana en el futuro y, además, identifiquen peligros a tiempo, aseguró Oscar Misle, psicoterapeuta y presidente de Cecodap.
"Muchos padres no les hablan sobre sexo a los niños para no despertarles el interés. Pero eso es falso. Si no tienen apoyo de sus padres en estos temas, sacarán sus propias conclusiones por informaciones -la mayoría distorsionada- que obtengan por otras vías, como los amigos del colegio, la publicidad o internet", dijo.
Hay que comenzar desde temprano en la educación sexual. Desde los tres años de edad los pequeños comienzan a tocarse y a reconocer distintas partes de sus cuerpos: las orejas, las manos, los pies, la boca, el pene y la vagina.
"Comienzan a explorarse. Muchos padres los reprimen cuando se tocan los genitales. Niegan una realidad, pero sí les piden que les digan dónde está la nariz o la boca. Esto se evidencia también con los sobrenombres. A la oreja no le ponemos sobrenombre. Pero sí hablamos de pipí o totonita. Nunca se dice pene o vagina. Si le cambiamos el nombre al genital, pareciera algo prohibido", advirtió Misle.

Entre preguntas
Cómo nacen los bebés, por qué las niñas no tienen pipí y para qué se usa un condón son algunas de las preguntas incómodas que pueden hacer niños pequeños, que dejan boquiabiertos a muchos padres. ¿Cómo contestar?
La mejor respuesta es una repregunta, según Misle. "¿Cómo crees tú que nacen los bebés?", pregunta. Misle aseguró que la repregunta permite indagar qué sabe el pequeño, no dar información demás y satisfacer su duda o curiosidad.
Para Gerardo Giménez, médico sexólogo, es importante que siempre se le diga la verdad a los niños y adolescentes. De lo contrario, cuando descubran la mentira no confiarán más en sus padres para estos temas y buscarán información en otros lados.
"El cuento de la cigüeña es un error. Hay maneras de explicar cómo nacen los niños con palabras sencillas dependiendo de la edad. Si el niño pregunta es por algo. De seguro ya tiene una información o, por lo menos, alguien le dijo algo", indicó.
En algunos casos, los niños no preguntan y la oportunidad de hablar de sexo no salta en una sencilla conversación. La tarea se hace un poco más difícil para los padres. Entonces es recomendable que se estimule la conversación. "Hablar del embarazo de algún familiar es una buena forma de comenzar.
Aunque no pregunten, seguramente tienen la curiosidad", indicó Misle.
Responder las dudas de los niños y adolescentes los ayuda a prevenir abusos de extraños o familiares. "El abuso sexual no es sólo penetración. Es importante que el niño esté preparado.
Muchos familiares se valen de la relación afectiva para abusar del menor. Tienen que aprender a diferenciar una expresión de afecto a una caricia sexual", dijo.

Recuperado el 11 de enero de 2010, de http://www.elnuevodia.com/elcuentodelaciguenaesunerror-657665.html

Monday, January 11, 2010

Ayúdalos a crear hábitos de estudio saludables

Por Camile Roldán Soto / end.croldan@elnuevodia.com


A los cuatro años, Estela llegaba al hogar con al menos dos asignaciones todos los días.

“Las hacíamos cuando llegábamos a casa a las 7:30 de la noche y corriendo, porque de lo contrario no podía acostarla a las ocho y por la mañana era un lío levantarla”, cuenta su madre.

Este año, Estela cursa el kinder en un colegio donde las asignaciones comienzan el año que viene. Sin embargo, con la experiencia del pasado muy presente, la madre ya tiene un plan para evitar que las tareas escolares le quiten la paz. Mientras ella cumple con su turno de trabajo, la pequeña alumna pasará la tarde en un centro de estudios supervisados justo en la empresa donde trabaja.

Opciones como esta, que no están disponibles para la mayoría, son la alternativa ante las crecientes exigencias de algunos currículos educativos, donde el enfoque es hacer cada vez más, y más temprano. Muchos niños de hoy llegan a casa cargando cuadernos de preescritura y prematemática a los tres o cuatro años.

Un estudio de la Alianza para la Niñez publicado el año pasado encontró que en los kinder de Nueva York y Los Ángeles los niños invertían la mayoría de su tiempo aprendiendo destrezas de lectura y matemáticas, y apenas destinaban media hora al juego libre. Atribuyen el hecho a la intención, tanto de los padres como de los sistemas, de que los niños enfrenten el desafío académico sin quedarse atrás.

El informe, titulado “Crisis en kinder: por qué los niños necesitan jugar en la escuela”, levantó bandera sobre la necesidad de rescatar el tiempo de imaginar, explorar y socializar como medio principal de aprendizaje. Además, planteó la urgencia de evaluar más extensamente el impacto de los cambios de políticas educativas en el desarrollo social e intelectual de los estudiantes. Los investigadores del estudio señalan que estas prácticas con estricto enfoque didáctico contrastan con las que distinguen a varios de los sistemas educativos más exitosos, como Noruega o Japón, donde la educación formal comienza a los seis años.

La psicóloga clínica Giselle Medina opina que el enfoque académico señalado en el informe tiene aspectos positivos y negativos. Por un lado, sostiene, ayuda a crear sentido de responsabilidad y a desarrollar ciertas destrezas. Por otro, puede atentar contra los beneficios del tiempo de esparcimiento de los chicos. Desde su perspectiva, es preferible que los estudiantes realicen la mayor parte de sus tareas en la escuela, pues allí cuentan con la supervisión de los maestros, y disponen de más tiempo para descansar y jugar en el hogar.

“Hasta edad preescolar, una de las cosas que más debe hacer el niño es jugar. Así aprende socialización, organización, seguir reglas y tener disciplina. Ponerlos a hacer asignaciones y mucho trabajo individual es limitar un espacio perfecto”, apunta la también catedrática de la Escuela de Medicina de Ponce.

A los padres, les recomienda estar alertas a la reacción de sus hijos a las demandas de la escuela, debido a que algunos pueden asumir las responsabilidades mejor que otros.

Marta Rodríguez, madre de una estudiante de segundo grado, afirma que aunque a veces piensa que la niña tiene exceso de tareas “nunca se queja de estar cansada de estudiar”. Incluso, en ocasiones, le pide más trabajo.

Una de las técnicas para velar por el desempeño académico de la menor que mejor le ha funcionado es fomentar diariamente un período de estudio de todas las clases.

“Hay veces que se me olvida que hay examen y sale bien porque ya había estudiado durante la semana”, apunta.

Michelle Martínez, por su parte, tiene dos hijos de siete y nueve años. Trabaja de noche, estudia de día, pero aún así se las ingenia para repasar con los chicos todos los días.

“Comienzo preguntándoles qué dieron en las clases y les pregunto sobre los temas. Hasta ahora me ha funcionado porque ambos tienen A en todas las clases, pero a mí me da un estrés enorme”, apunta.

Sin embargo, no todos los alumnos responden igual a las exigencias de la escuela. Hay quienes son expuestos a currículos sumamente rigurosos y pueden necesitar ayuda adicional. Cuando carecen de ella, enfrentan rezago y frustración.

“También hay muchos estudiantes que están sobrecargados con prácticas de deportes o música todos los días. O quizás nunca aprendieron a organizarse y los padres optan por hacerles el trabajo porque no hay tiempo para explicar”, explica la psicóloga Shaira González, del centro de estudios supervisados Sylvan Learning.

“La situación más común que veo es la falta de organización para realizar las tareas. Muchos estudiantes de escuela superior necesitan mucha supervisión para hacer las asignaciones, lo cual no se supone que ocurra. Generalmente, los padres deben supervisarlos hasta sexto o séptimo grado. El problema recae en la falta de tiempo de algunos padres para ayudar a sus hijos a crear rutinas y hábitos que los ayuden a organizarse mejor y establecer prioridades”, explica.

Para identificar potenciales problemas, los adultos pueden preguntarse: ¿será exceso de trabajo, falta de organización, falta de supervisión, rezago o todas las anteriores? Es importante evaluar también el comportamiento del niño, si las dificultades con las tareas son con una asignatura determinada o si alguna situación está afectando su atención y desempeño.

Las psicólogas recomiendan desarrollar hábitos de estudios desde temprano. El factor clave, afirman por separado, es la rutina.

Construye el hábito

-Repasa el material todos los días, aunque no haya asignaciones. Esta práctica ayuda a refrescar el material.

-Establece un horario y una rutina consistente.

-Crea un espacio adecuado para el estudio, lejos de distracciones, con buena luz, preferiblemente natural

-Al estudiar, organiza el escritorio únicamente con el material que necesitas. Evita la sobrecarga de papeles y libros.

-Si el niño tiene problemas para concentrarse, intenta establecer un periodo de tiempo determinado para terminar la tarea. Motívalo o rétalo a cumplir con el mismo a modo de juego.

-No dejes las asignaciones como última actividad del día, pues la energía y la motivación pueden ser escasas.

-Conversa con ellos sobre las asignaturas y actividades escolares.

-En ocasiones recompensa el buen trabajo con palabras bonitas o actividades divertidas, pero no abuses de los halagos. “Si todo lo que hacen es maravilloso, ¿para qué se van a esforzar?”, sostiene Medina. Igualmente, si deseas ofrecer algún premio material, establece límites. Acostumbrarlos a estudiar a cambio de algo crea expectativas irreales.



Referencia:
Roldan, C. (2010, 11 de enero). Tareas Escolares. Recuperado el 11 de enero de 2010, de http://www.elnuevodia.com/tareasescolares-657524.html

Sunday, January 10, 2010

Cuando los padres pelean sobre cómo criar a los hijos

Leanne Italie / Prensa Asociada
martes, 29 de diciembre de 2009




La comida, la hora de acostarse, la disciplina: Las razones que llevan a los padres a pelear entre sí por la forma en que crían a sus hijos es interminable, especialmente ahora en Estados Unidos, donde hay más padres desempleados pasando más tiempo en casa mientras la economía deprimida entra en su segundo año.

Los nervios están definitivamente tensos en el frente hogareño actual, planteando un desafío para los padres que tienen puntos de vista dispares en cuanto a la crianza de los niños.

“Nunca había visto tal tensión entre padres de familia”, afirmó Michele Borba, madre de tres niños y una psicóloga que ha escrito 22 libros sobre cómo ser mejores padres. “La recesión está causando tensión, en primer lugar. Número dos, es un mundo atestado de presión. Los padres caen en eso cuando creen que una lista de cosas por hacer es más importante que sus hijos”, agregó.

Borba y otros expertos en crianza sugieren a los padres que establezcan un plan que reconozca sus diferencias como algo positivo en lugar de una fuente de desdén y reproches, pero cambiar de actitud en medio de la presión cotidiana puede ser una tarea titánica.

“Cada uno ya sabe su rol”, afirmó Jennifer Aniskovich, quien con su marido, Bill, crían a sus hijas Celia y Emi, de 17 y siete años respectivamente, en Branford, Connecticut.

“El es el papá divertido y yo la que siempre dice no. Se pensaría que después de 20 años de matrimonio ya lo habría solucionado”, dijo. “Nos conocimos en la Facultad de Derecho y bromeábamos que nos enamoramos mientras estábamos aprendiendo a litigar”, agregó.

“Hay momentos cuando lo peor de nosotros sale a flote y nos alejamos enfadados, murmurando mientras respiramos agitadamente, y es una crisis total, pero eso no pasa normalmente”, dijo Jennifer. “Pero no importa cuán cuidadoso se sea, siempre hay el peligro escondido de verse como que ambos están en equipos separados. Ese es el desafío más grande de ser padres”, añadió.

Kyle Pruett, psiquiatra infantil y coautor con su esposa, Marsha Kline Pruett, del libro “Partnership Parenting” (Padres asociados), cree que las parejas a menudo caen en el juego de llevar un marcador imaginario.

“La idea de llevar cuenta, de compartir toda la labor de crianza, simplemente está equivocada”, afirmó. “’Yo hice más sándwiches que tú. Yo estoy cambiando más pañales’. Hay esa idea equivocada y distorsionada de que los dos tienen que hacer exactamente lo mismo. Eso es imposible, no son clones”, agregó.

La congruencia es quizás el asunto que más provoca problemas entre los padres, dijo Borba, quien ha escrito un nuevo libro del tamaño de una guía telefónica llamada “The Big Book of Parenting Solutions: 101 Answers to Your Everyday Problems and Wildest Worries” (El Gran Libro de Soluciones en la Crianza de los Hijos: 101 Respuestas a sus Problemas Cotidianos y sus Máximas Preocupaciones).

“Cuando se debilita la unidad paternal en un hogar debido a conflictos, puede haber un impacto importante en el sentido de confianza y seguridad de los niños”, explicó la psicóloga, que le sugiere a los padres que definan reglas claras sobre cosas como los castigos. Dijo que ambos padres deben estar resueltos a no cambiar de una “solución temporal” a otra para salir de apuros.

“Los hijos no sólo pueden sentirse confundidos y frustrados al recibir mensajes contradictorios, sino que cuando los problemas vuelven a surgir, también vuelven a surgir las peleas”, dijo Borba.

El asunto se complica aún más en situaciones como la actual, cuando los padres se ven obligados a cambiar de papeles.

Katelyn Odria, de 27 años, y su marido, Mark, viven en Carrollton, Texas, con su hijo de siete años Nicholas y una hija de nueve meses, Ava. Mark fue despedido en abril de 2007 y luego consiguió otro trabajo en enero de este año pero fue despedido de nuevo en julio.

Katelyn no ha dejado de trabajar, así que se deshicieron de su niñera y Mark se hace cargo de los hijos a tiempo completo.

“Mark es muy bueno en cuidar a los hijos y mantener la casa, pero yo soy más indulgente”, admitió. “Si Nicholas no recoge sus juguetes, la reacción de mi marido es ’Si no los recoges, los tiraré a la basura’, mientras que yo le doy una segunda o una tercera oportunidad. Mi marido se molesta porque él cree que le estoy restando autoridad”.

Borba insta a los padres que evalúen las posibles consecuencias de la fricción entre padre y madre:

— Sus hijos le perderán la confianza: Un conflicto conduce a la pérdida de confianza y sensación de seguridad en los niños, haciendo más difícil disciplinarlos y reconfortarlos.

— Sentimientos de impotencia: Padres que sienten que no tienen el apoyo de su esposo experimentan una caída drástica en su capacidad de resolver problemas, buscar soluciones y comunicarse de forma eficaz, tanto con los hijos como en su matrimonio, afirmó Borba.

— Alianzas dañinas entre un padre y su hijo: Tomar el “lado del niño” cuando dos esposos discrepan en lugar de presentar un frente unido es comprensible pero nocivo. “No lo haga. Hacerlo no sólo mina la autoridad del otro padre, sino que además crea una dinámica que anima a los hijos a manipularlos y enfrentarlos el uno contra el otro”.

Algunas veces, dijo Borba, lo único que queda es admitir ante sus hijos y ante uno mismo que no tiene todas las respuestas.

“Aprender cómo pelear justo”, agregó, “es la mitad de la batalla”.



Recuperado el 10 de enero de 2010, de http://www.primerahora.com/diario/noticia/bienestar/viveatumanera/cuando_los_padres_pelean_sobre_como_criar_a_los_hijos/354150

Familias buscan sumar enfermedades raras a análisis para bebés

Lauran Neergaard / Prensa Asociada
martes, 5 de enero de 2010

Washington.- Cuando cumplió un año, John Klor no se podía sentar solo. Unos meses después, ya era un infante saludable como cualquier otro, gracias a una dieta especial con la que se le trata de una enfermedad misteriosa.

Los doctores primero habían diagnosticado que este niño de Carolina del Norte tenía parálisis cerebral, pero luego descubrieron que sufría de una infrecuente enfermedad metabólica, que atacaba su cerebro y sus músculos, y que se puede atender si se descubre a tiempo.

A instancias de la familia de John, investigadores de la Universidad Duke ahora desarrollan un examen para detectar esta enfermedad, conocida como deficiencia de GAMT (guanidinoacetato metiltransferasa).

Es parte de una creciente serie de iniciativas que buscan agregar algunas de las enfermedades menos frecuentes a la lista de análisis a la que se somete a los bebés en las horas siguientes a su nacimiento.

"Hay otros niños por ahí que pueden recibir ayuda y salvarse", dijo Melissa Klor, la madre de John.

Sin embargo, ¿cuántas enfermedades realmente se pueden detectar de una pequeña gota de sangre extraída del talón de un bebé? Y, dado que no todas son tratables, ¿cuándo es apropiado realizar análisis a todos los recién nacidos?

"Las familias pasan por odiseas de diagnósticos" para saber qué le pasa a un niño, dijo el doctor Alan Fleischman de la Marcha de los Décimos (monedas de diez centavos), quien forma parte de un comité asesor del gobierno estadounidense que estudia qué análisis se pueden agregar a la lista nacional.

Con frecuencia, agregó, los familiares "argumentan que hubiera sido mejor para ellos saber (de la enfermedad), aun si no había un tratamiento disponible".

Desde 2004, los especialistas instan a que cada recién nacido pase por análisis para 29 enfermedades genéticas raras pero graves, a través de esa mínima extracción de sangre. La meta es detectar al pequeño número de bebés que necesitan tratamiento urgente para evitar retraso mental, enfermedades graves y hasta la muerte.

Los estados norteammericanos han seguido las recomendaciones en forma gradual y los funcionarios de salud federales dicen que los análisis detectan a unos 5,000 bebés por año, que sufren desde anemia de células falciformes hasta la llamada enfermedad de orina con olor a jarabe de arce y otros desórdenes poco frecuentes.

Empero, la enfermedad que sufrió John Klor aún no aparece en esa lista, ya que fue descubierta en 1994 y hasta ahora sólo se han reportado 40 casos en las publicaciones especializadas de medicina. Por suerte, la variedad que él tenía era tratable.

Esa y otras enfermedades, como la enfermedad de Pompe, la de Krabbe y otras, son parte del movimiento que busca aumentar el número de desórdenes incluidos en los análisis para recién nacidos.


Recuperado el 10 de enero de 2010, de http://www.primerahora.com/diario/noticia/bienestar/viveatumanera/familias_buscan_sumar_enfermedades_raras_a_analisis_para_bebes/355519