Search This Blog

Monday, January 25, 2010

LAS MASCOTAS Y LOS NIÑOS

Dr. Elías Jiménez F.

Las mascotas pueden constituirse en un complemento importante para el desarrollo de los niños, tanto desde el punto de vista físico como afectivo.
Los niños aprenden a cuidar a las mascotas, llegan a conocer la importancia del cariño y el respeto hacia los animales, aprenden a dar para recibir, y muchas veces la mascota se convierte en la mejor compañía para el niño, y en algunos casos, en la única.
Pero precisamente por la importancia que tienen para algunos niños, es que debemos conocer bien los riesgos, con el propósito de prevenirlos apropiadamente.
Con los perros y los gatos, siempre existe el riesgo de un mordisco o un arañazo. Los niños tratan de jugar con los perros en los momentos más inoportunos, por ejemplo cuando están comiendo, y el perro o el gato, que aparentaban ser muy pacíficos, los muerden, o el perro que el niño tiene como mascota, no es el más apropiado por su temperamento. El problema entonces tiene que ver con la lesión física que provoca el mordisco y con el riesgo de la infección, ya que la saliva está siempre muy contaminada con bacterias. Las infecciones son más frecuentes en las mordeduras de los gatos que de los perros.
Por otra parte, los arañazos de los gatos, especialmente de los "cachorritos", se pueden complicar y provocar la llamada "Enfermedad por arañazo de gato", con fiebre y crecimiento importante de los ganglios cercanos al arañazo.
Otras infecciones que pueden presentarse son la Toxoplasmosis, la cual es transmitida por los gatos y es especialmente peligrosa cuando se adquiere durante el embarazo, la infección por Toxocara, transmitida por perros y gatos, y que consiste en un parásito, semejante a las lombrices, que lesiona el hígado y otros órganos, la Psitacosis, una neumonía atípica transmitida por los pájaros, y las infecciones por hongos que afectan el cuero cabelludo o la piel (Tiña), y que pueden ser transmitidas por los perros y los gatos.
Especial mención merecen las infecciones por Salmonella, los síntomas son generalmente digestivos, con fiebre, diarrea severa, deshidratación y en ocasiones septicemia. Lo destacable es que dentro de las mascotas que transmiten la Salmonella, una de las más importantes es la iguana.
La iguana excreta la Salmonella por las heces y se contamina prácticamente en todo su cuerpo con esta bacteria, por lo que con sólo tocarla podemos contaminarnos las manos, y después infectarnos a través de la boca. Al popularizarse la iguana como mascota, aumenta el riesgo de esta infección.
El otro gran problema que pueden provocar las mascotas, son los cuadros alérgicos, especialmente el asma.
Muchos niños son alérgicos al pelo de los animales, y pueden desarrollar asma crónica por el contacto directo y prolongado con algunos de ellos, especialmente perros y gatos. El problema es que aún sacando a la mascota, los antígenos pueden permanecer en el ambiente por muchos meses.
Y por último, tenemos que mencionar a las pulgas, que para su reproducción necesitan de la sangre de los animales. Cuando estas pican a los humanos, pueden provocar una reacción alérgica local, con infección secundaria por el rascado frecuente.
En resumen, antes de decidir si es necesaria una mascota en la casa, debemos considerar las condiciones de salud de los niños, sus antecedentes, el tipo de mascota, las facilidades en cuanto a espacio y separación de los humanos, los riesgos reales, y estar dispuestos a consultar frecuentemente, tanto con el veterinario como con el pediatra.

________________
Recuperado el 25 de enero de 2010, de http://www.trejos.com/Pediatrics/Sano/mascotas.stm

No comments: