Search This Blog

Thursday, October 13, 2011

Los dibujos también hablan


Por Paula Halperín Thursday October 6, 2011

-El dibujo en los niños no sólo es una herramienta para desarrollar su imaginación. También puede servir como recurso para que los adultos podamos interpretar el mundo de los pequeños. Si prestamos atención, un dibujo puede expresar mucho más que una imagen bonita.


-La licenciada en psicopedagogía Florencia Diggs, que también trabaja como maestra en un kinder, nos ayuda a entender mejor el significado de sus ilustraciones.


-“El dibujo en si mismo siempre tiene un significado, es la ‘palabra oculta’”, explica Diggs. “No importa la edad, si se trata de niños o adultos, una ilustración nos dice más que las propias palabras. En él representamos nuestro inconsciente, los sentimientos, las emociones, los deseos y los temores más profundos”.


- “Nunca podemos basarnos en el significado estricto de cada dibujo. Debemos interpretarlo en función de muchísimas otras variables, referidas a la vida e historia de cada uno”.


-“Por ejemplo, en una casa podemos leer las ventanas y las puertas. Se refieren al contacto que tenemos con el medio ambiente y también con la familia; nos hablan principalmente de la comunicación. El sentido más preciso estará en relación al tipo de ventanas o puertas, su tamaño, la cantidad, si están abiertas o cerradas, si tienen persianas o no, si tienen picaportes, etcétera”.


-“El techo nos habla de la fantasía. Cuando las tejas están dibujadas va a estar en relación con el control o represión de quien lo realizó”.


-“En el dibujo de una persona leeremos sus ojos y manos, nos dará información sobre la comunicación que el sujeto establece. Si hay ausencia de manos debemos preguntarnos qué tipo de personalidad posee: si es retraído, si siente miedo a comunicarse, si tiene alguna lesión en sus extremidades, visibles para el resto y para él. A veces sucede que remarcamos, exageramos o eliminamos ciertas partes del cuerpo, como por ejemplo una quemadura, que haya dejado la marca”.


-“También debemos observar qué es lo primero que la persona dibujó: si comienza por las piernas y los pies nos puede estar hablando de desaliento o depresión”.


-¿Es igual el sentido aunque se trate de diferentes chicos? “El significado principal o lo que refiere ese dibujo generalmente es lo mismo. Pero la interpretación del dibujo va a variar siempre, porque cada persona es diferente”.


-“Por eso, es importante saber que todos los significados dependerán de la particularidad de cada uno, de su contexto, de su crianza y de si se encuentra pasando por alguna situación fuera de lo común, como un duelo”.


-A medida que el niño crece va variando su modo de expresarse. “Lo primero que representan gráficamente los chicos son garabatos descontrolados. En ellos no hay planificación, es únicamente una descarga motriz. Es más, si les preguntamos qué significa podrán responder diferentes cosas en relación a ellos: primero puede ser una nena, luego un avión y así cuantas veces los interroguemos. No respetan el límite del espacio ofrecido para dibujar porque no tienen noción del mismo”.


-“Más adelante este garabato pasará gradualmente a ser más organizado. En este caso continúa siendo una descarga motriz, pero ya se respetan los límites de las hojas, aparecen líneas con un poco más de forma… Luego, le dan nombre y comienzan a mantenerlo”.


- “Un tiempo más tarde esas líneas se transforman en óvalos o círculos cada vez más claros. Así comienza la representación de la cara, en relación con lo primero que nos encontramos al nacer: el rostro de mamá. Más tarde surgen las extremidades. A medida que la maduración individual se desarrolla, aparece el tronco y las extremidades se dibujan desde éste, no desde la cabeza como en un principio (célula bi pedestada). Más tarde se agrega la línea de base (piso) y la de cielo. Por último, surgen los detalles y las inclusiones”.


-“Así realizamos un recorrido que comienza con el garabato descontrolado, luego el controlado, continúa el garabato controlado con nombre, la célula bipedestada, el monigote, el monigote evolucionado y la figura humana completa. Estas etapas pueden ser atravesadas a distintas edades según la maduración intelectual y emocional de cada uno”.


-¿Cómo nos damos cuenta de que están en problemas? “Es importante observar si repite la misma temática del dibujo, si utiliza siempre el mismo color, sobre todo si éste es oscuro. Debemos mirar detalladamente lo que nos llama la atención, pero siempre hay que tener en cuenta que esas características sean reiteradas por un tiempo prolongado, ya que en ocasiones puede tratarse de etapas pasajeras. Por ejemplo, las siluetas de monstruos pueden estar relacionadas con dibujos de la televisión”.


-Dibujos sin colores: “Puede no ser significativo, lo que debemos observar es que esto no perdure por años. En el caso de qué así sea suele ser de utilidad hacer una consulta con el especialista en desarrollo y salud infantil”.


-Para estimularlos:”Primero debemos actuar como modelo, los chicos imitan y generalmente se interesan por aquellas cosas que hacen los adultos”.


-“Podemos darles una caja decorada o decorarla junto con ellos, con personajes de su interés. En ella podrían guardar materiales coloridos y llamativos, lápices de cera, tizas, rotuladores, lápices, hojas, etcétera”.


-“Su cuarto puede tener un pizarrón para que lo utilice como una herramienta más”.


-“También se lo puede estimular comprando revistas para colorear, siempre con personajes y temas de su interés”.




Recuperado el 13 de octubre de 2011, de http://espanol.blogs.mujer.yahoo.com/tu-familia/article/post/tu_familia/55/Los-dibujos-tambi%C3%A9n-hablan.html

No comments: